diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 25 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Cuando Gipuzkoa era San Sebastián

2016

Cuando Gipuzkoa era San Sebastián

El Museo Zumalakarregi inaugura hoy la exposición '1823. Los Cien Mil Hijos de San Luis' dentro del proyecto Tratado de Paz de 2016

20.09.13 - 00:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cuando Gipuzkoa era San Sebastián
Vista de San Sebastián desde el campamento francés. .

. El Museo Zumalakarregi se convierte en el epílogo de esta primera parte de Tratado de Paz, proyecto que se enmarca dentro de 2016 y que se va a ir desarrollando hasta el inicio oficial de la Capitalidad Cultural Europea. Las exposiciones del Museo San Telmo, Museo Naval y Casa de la Paz de Aiete se complementan ahora con la que se inaugura hoy en Ormaiztegi.

La muestra da un pequeño salto en el tiempo y avanza respecto a la muestra '1813. Asedio, incendio y reconstrucción de San Sebastián' y se sitúa diez años después, cuando a solicitud del rey de España, Fernando VII, Francia intervino militarmente en España el 7 de abril de 1823 para apoyarlo frente a los liberales y restablecer el absolutismo, en virtud de los acuerdos de la Santa Alianza que estaba constituida por Austria, Prusia y Rusia. '1823. Los Cien Mil Hijos de San Luis' plasma, a través de testimonios gráficos e impresos, los sitios de San Sebastián y Pamplona y el avance de las tropas francesas. Si hasta ahora el Museo Zumalakarregi ha albergado una visión contemporánea de esa expedición, -que casi se puede considerar un paseo triunfal-, con obras de Andrés Rábago, -conocido como El Roto-, Juan Pérez Agirregoikoa y Azucena Vieites, el relevo es histórico, a través de testimonios gráficos e impresos de los artistas que acompañaron al duque de Angulema durante la expedición, y se centra en la puesta en valor de las producciones de artes gráficas del siglo XIX.

Mikel Alberdi, responsable del Centro de Documentación del Museo Zumalakarregi, señalaba ayer en la presentación de la muestra que «se podría decir que es una especie de espejo de las otras exposiciones porque cuenta con los mismos protagonistas pero que en esta ocasión juegan otro papel. Por ejemplo las tropas francesas pasan de ser las expulsadas a sitiar a la población como en el caso de San Sebastián. La ofensiva no fue tan trágica como en 1813, pero sí muy dura porque duró seis meses y la población pasó mucha hambre. También hay que destacar que mientras aquí, en el tema de las litografías estábamos bastante atrasados, Francia e Inglaterra estaban mucho más desarrollados y cuidaban mucho el aspecto visual. Los artistas les acompañaban y después presentaban sus trabajos en distintos libros».

La exposición comienza con la jura por parte de Fernando VII de la Constitución de Cádiz con la famosa frase «marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional», aunque después intrigó para que se aboliera. A través de una serie de estampas se ve ese momento concreto -en una imagen que hasta hace poco formaba parte de la muestra de San Telmo-. También se encuentra una glorificación del general liberal Rafael Riego. Alberdi recordaba ayer que «todos estos militares estaban reuniendo sus tropas para marcharse a América donde había un fuerte movimiento independentista y debían pararlo. Decidieron no marcharse y alzarse contra los franceses».

La muestra continúa con una serie de litografías firmadas por el barón Isidore Justin Taylor, ayudante de campo del general d'Orsay que tomó apuntes de todo su recorrido con las tropas denominadas Los Cien Mil Hijos de San Luis que después llevó al libro 'Voyage pittoresque en Espagne, en Portugal et sur la côte d'Afrique, de Tanger à Tétouan'. Se trataba de un personaje muy reconocido en Francia porque fue el encargado de trasladar el Obelisco de Luxor de Egipto a París y el responsable de crear la Galería Española en el Museo del Louvre.

Sus dibujos reflejan los escenarios por donde pasaron las tropas francesas comenzando por el Bidasoa, Hondarribia, Pasaia y Donostia Una de las características de sus imágenes es que no son estampas militares sino paisajes. Lo contrario de las realizadas por Víctor Adam, un famoso litógrafo francés, que sí recreó los avances de las tropas en su búsqueda de Fernando VII, primero hasta Madrid y después hasta Cádiz.

Trienio Liberal

En el centro de la sala de exposiciones temporales del Museo Zumalakarregi se encuentran varios documentos fundamentales para entender cómo se gestó la primera guerra carlista que tuvo como preludio el enfrentamiento entre liberales y absolutistas. Entre ellos figura un periódico editado durante el Trienio Liberal entre 1820 y 1823 'Liberal Guipuzcoano' que contaba con la ventaja respecto a otra prensa española que como estaba muy cerca de la frontera era el primero en recibir las noticias provenientes de Francia.

Era una época que en Gipuzkoa la capital era itinerante y estaba allí donde se establecía la Diputación pero el gobierno liberal decidió que San Sebastián fuera definitivamente la cabeza de la provincia, algo que no gustó nada en Tolosa a donde se llevó una imprenta para realizar la primera litografía guipuzcoana que aparece recogida en el libro de actas de su Ayuntamiento. Se trata de un sencillo mapa donde se explica la influencia mucho mayor que tenía Tolosa en el resto del territorio que Donostia por lo que reclamaban ser la capital. Fue remitido al Parlamento español sin ningún éxito.

El Gobierno también exigía que el nombre de la provincia debía ser el mismo que el de la capital, así que durante tres años Gipuzkoa pasó a llamarse San Sebastián tal y como figura en el 'Sello del Gobierno Político de la Provincia de San Sebastián'. Aunque en principio la Diputación no vio con demasiados malos ojos las decisiones procedentes de Madrid con el tiempo su malestar fue creciendo porque, entre otras cosas, obligaban a los varones a realizar el servicio militar del que estaban exentos gracias al Fuero. Además trasladaron la aduana del Ebro al Bidasoa de forma que tenían que pagar por el trigo francés lo que encareció el precio del pan, sin olvidar el incremento de los impuestos, especialmente en el tema de las herencias.

Otro de los documentos que figuran en la muestra del museo es un detallado informe del jefe de la guerrilla Francisco María Gorostidi, cura de Anoeta y afín a Tomás Zumalakarregi, que tuvo, entre 1822 y 1823, 64 enfrentamientos con los liberales que contaban en sus filas con el que después sería el general Jáuregui que contaba con una tropa de ochocientos voluntarios. «Hay que destacar que antes habían luchado juntos contra los franceses, pero ahora Zumalakarregi se apoyaba en ellos. Se puede considerar que ahí comenzaron a gestarse los argumentos que llevarían a la primera guerra carlista que se inició diez años después», apuntaba ayer Alberdi.

Una de las pequeñas joyas que se exhiben en Ormaiztegi, en palabras del responsable del centro de documentación, es el catecismo político con el que se enseñaba a los niños con el sistema de pregunta respuesta la Constitución de Cádiz. Está traducido al euskera por el párroco de Mutiloa José Félix Amundarain que se lo dedicó a Miguel Antonio Zumalakarregi, hermano del general carlista, que fue un reconocido liberal, además de ministro de Justicia, miembro del Tribunal Supremo y presidente de la Audiencia de Burgos. Como homenaje se ha colgado un cuadro de este reputado jurista.

Además, en la exposición hay una serie de litografías de Desplan, Pasquier, Le Camus y varias del teniente Salneuve que en 1824 publicó un libro. Entre algunas de estas imágenes destacan vistas de Vitoria, 'Montdragón' y especialmente una de Tolosa que se realizó 'in situ', mediante una imprenta portátil. Es la primera vez que en Gipuzkoa se empleaba este instrumento.

Ayer, durante la presentación de la muestra, Fernando Bernués, director artístico de 2016, destacó la importancia de la colaboración con la Diputación y con el propio museo, que en el futuro y también dentro de Tratado de Paz se encargará específicamente de desarrollar el apartado del Abrazo de Bergara «para realizar proyectos como este. Sin este trabajo en red hubiera sido imposible realizarlo». Por su parte Garazi Lopez de Etxezarreta, directora de Cultura de la Diputación Foral, recordó la importancia de un proyecto como 2016 para todo el territorio guipuzcoano, y de estas exposiciones porque «permiten hacer una reflexión en profundidad sobre la guerra y los conflictos».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.