Diario Vasco

Las disputas entre los dos socios acaban con 38 años de historia

La caída de Gigante, nacida en 1979 de la mano de la alianza de dos socios, Manuel y Benito, quienes aportaron cada uno su supermercado (uno en Cerdedilla y otro en Los Molinos), se debe a la mala relación desatada entre los herederos de aquellos pioneros, que supieron dar el paso del pequeño colmado de pueblo a una tienda algo más grande, mejor surtida y con precios competitivos. Nació lo que en la Sierra Norte madrileña se conoció como el 'Cash' de Guadarrama. Gigante, como tal, llegaría en 1982, en El Escorial. Esa falta de entendimiento entre los socios hizo que una multa de Hacienda de algo más de dos millones de euros no se atendiera. Y de ahí al desastre de la quiebra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate