Diario Vasco

MOTOR

Sorpresas y sustos en el arranque del Dakar

Xavier de Soultrait, en carrera.
Xavier de Soultrait, en carrera. / EFE
  • En la primera etapa del Dakar, el francés Xavier de Soultrait, que se había llevado la victoria en motos, es sancionado y le da la primera victoria de esta edición al español Joan Pedrero

  • Al Attiyah gana en coches, aunque su Toyota acaba remolcado hasta la meta, con Pons segundo

La primera especial del Dakar, prácticamente un calentamiento sobre sólo 39 kilómetros cronometrados, dejaron a los primeros líderes de la 39ª edición del Dakar. No deja de ser irónico que, precisamente en la etapa más corta y ‘sencilla’ de las que se esperan en el raid, casi todas sean por pistas sin cronometrar y que acabasen en la localidad de Resistencia.

En motos, el ganador por sólo dos centésimas fue el francés Xavier de Soultrait, al menos por unas horas. Tras tres ediciones disputadas, el galo parecía que le iba a dedicar a sus chicos de la ONG ‘Acción contra la exclusión’ una victoria de etapa. Esta ONG, centrada en intentar sacar de la calle a jóvenes con desafecciones sociales y familiares de la que De Soultrait es embajador, tendrá que esperar para que su ídolo les brinde el éxito. Casi ocho horas después de la llegada a meta, la organización informó que al piloto galo le habían sancionado por exceso de velocidad, con lo que ha perdido nueve puestos con respecto a lo que había conseguido.

Dado que justo detrás de él acabó el español Joan Pedrero, siempre habitual en las pistas rápidas y que suele dejar muy buenas sensaciones en las primeras etapas de los Dakar, la victoria de la jornada se la llevó el de Canet de Mar casi sin darse cuenta. A lomos de su Sherco, Pedrero fue el primero de los 14 corredores de dos ruedas españoles que entraron en meta. Además, en apenas 40 kilometros ya vivió un gran duelo con el estadounidense Brabec, a quien superó entre el único punto de control de la jornada y la meta por apenas ocho centésimas.

Pedrero tendrá que abrir pista en la jornada de este miércoles, que apunta a ser muy complicada. De hecho, todo apunta a que De Soultrait decidió pasarse de velocidad para ser castigado y, de paso, no tener que ser el primero en jugársela, en una etapa que ya pondrá a prueba los sistemas de la nueva navegación que debuta en este Dakar.

Joan Barreda, el gran favorito para la victoria, finalizó a casi medio segundo del vencedor del día. Su séptimo tiempo de la jornada le valió para tener confianza de cara a la segunda etapa de este Dakar, que ya será algo más competida y complicada para los dakarianos, con previsible aparición del popular ‘fesh-fesh’ sobre 275 kilómetros entre Resistencia y Tucumán. Gerard Farrés e Iván Cervantes entraron en el ‘top 10’ de la jornada, con menos de un minuto de desventaja sobre Pedrero, mientras que Laia Sanz se dejó más de 2 minutos y no entró ni en el ‘top 20’ de la primera jornada.

Al Attiyah gana ardiendo

Nasser Al Attiyah, uno de los favoritos en las apuestas en coches, se llevó la victoria de la primera etapa, pero acabó con un susto al volante de su Toyota Hillux. El príncipe qatarí acabó remolcado por el veterano Giniel de Villiers, aunque lo hizo fuera de los 39 kilómetros de la especial, por lo que no le penalizó en la jornada de este lunes. El motor del coche de Al Attiyah echó a arder, lo que obligó al sudafricano a ayudarle para acabar el enlace hasta Resistencia.

El problema es que este contratiempo puede suponer un serio problema para las aspiraciones de Al Attiyah. Nani Roma ya avisaba antes de la disputa de este Dakar que una de las cosas que más temía es que la fiabilidad no les acompañase, algo que ya le dejó tirado en la misma salida de la edición de 2016 aún con el Mini. El Toyota Hillux que pilotan el español, el qatarí y De Villiers cuenta, como el Mini, con una brida de admisión más amplia que la del Peugeot, por ejemplo, lo que también obliga a prestar más atención de la habitual al aspecto mecánico. Los mecánicos del fabricante japonés tendrán mucho trabajo para revisar el motivo de esa avería del líder de filas, un sobrecalentamiento que ya les dio problemas en el 'shakedown' de este Dakar y que, teóricamente, habían solventado.

Como en 2016, Xevi Pons sacó lo mejor de sí en esta etapa 'prólogo' con un tiempo que le vale para acabar a menos de medio minuto de Al Attiyah al volante de su Ford. Pese a que no es uno de los favoritos, Pons ha podido superar en la primera jornada a Nani Roma, con otro Toyota como el de Al Attiyah, y a un Carlos Sainz que con el cuarto tiempo de la jornada aspira a dar una primera dentellada en la etapa de este miércoles, algo más 'seria'. Roma y Sainz se han tomado esta primera jornada con relativa tranquilidad, aunque no tanta como Stepháne Peterhansel, el vigente campeón, que se dejó más de minuto y medio. La jornada de este miércoles será prácticamente llana, pero con un reto muy complejo para los corredores, especialmente los menos habituados: el polvo en suspensión será el reto de los que quieran llegar a San Miguel de Tucumán.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate