La ópera apasiona en la pantalla

La soprano rusa Anna Netrebko, en un montaje de 'La Traviata' ofrecido en el Festival de Salzburgo, con dirección de escena de Willy Decker. / DV

El género vive un momento dulce con más de 40 funciones que se proyectarán en cines del país EL DIARIO VASCO presenta la colección 'This is opera' para descubrir y entender las obras maestras sin salir de casa

ISABEL URRUTIA CABRERASAN SEBASTIÁN.

Hace más de 20 años las malas lenguas daban por moribundo el género lírico. El 'boom' extraordinario de los Tres Tenores -que sacudió y revivió el panorama lírico en 1990- no bastaba para atraer a las nuevas generaciones a los teatros. La ópera como espectáculo no conseguía liberarse del sambenito de algo plúmbeo y ridículamente artificioso. Incomprensible para la sensibilidad del público contemporáneo. ¿Cómo se entiende que alguien se apuñale al son de la música de Donizetti? ¿O que languidezca en una mazmorra sin perder el compás de Beethoven?

A estas alturas del siglo XXI, se entiende perfectamente. La ópera como manifestación artística está gozando de un momento muy dulce. Los cineastas más reputados pierden la cabeza por subirse al carro de la lírica y seguir la estela de Woody Allen y Sofia Coppola. El primero ha trabajado como director de escena con Plácido Domingo en 'Gianni Schicchi' de Puccini, y la hija del realizador de 'El Padrino' se ha animado con 'La Traviata', en los escenarios de Roma y Valencia.

1
El nacimiento de la ópera.
2
Vivaldi y Venecia.
3
El rey de la ópera en Londres (Händel).
4
'Don Giovanni'.
5
'Così fan tutte'.
6
'La flauta mágica'.
7
'Fidelio'.
8
Bel canto. (Donizetti).
9
'El barbero de Sevilla'.
10
'El cazador furtivo'.
11
'Nabucco'.
12
'Rigoletto'.
13
'La Traviata'.
14
'Tristán e Isolda'.
15
'El anillo del Nibelungo'.
16
'Carmen'.
17
'Eugene Onegin'.
18
'Parsifal'.
19
'Manon'.
20
'Pagliacci'.
21
'La bohème'.
22
'Tosca'.
23
'Rusalka'.
24
'Pélleas et Mélisande'.
25
'Salomé'.
26
'El caballero de la rosa'.
27
'Madama Butterfly'.
28
'Turandot'.
29
'Lulu'.
30
'Porgy and Bess'.

A Quentin Tarantino le está costando un poquito pegar el salto. El actor Christoph Waltz -que también ha debutado como 'regisseur'- no para de animarle para que eche mano de 'El anillo del nibelungo' de Wagner. Para hincar el diente al compositor alemán, hace falta mucho cuajo y veteranía. Como los que tenía el realizador Patrice Chéreau, cuando revolucionó en la década de los 70 el Festival de Bayreuth al poner en escena la mítica Tetralogía con una modernidad insólita.

LAS CLAVESRITMO Y ENTRETENIMIENTO Lo mismo se habla de sexo con un paleontólogo que se entrevista en Londres al nieto de Oscar Wilde UN REPASO VERTIGINOSO AL GÉNERO Se abarcan más de 400 años, desde Monteverdi a Gerschwin, con fogonazos de montajes modernos

Caruso, también actor

Al séptimo arte siempre le ha gustado la ópera. Muchos cantantes y cineastas, lo mismo Caruso que Ingmar Bergman, han intercambiado papeles para probar suerte en el otro medio. El tenor protagonizó una película en 1918 y el director sueco hizo, allá por 1975, una versión muy interesante de 'La flauta mágica' para la gran pantalla.

Los lazos se han reforzado con la proyección de ópera en salas de cine. Se trata de retransmisiones, ya sea en directo o diferido, desde Londres, Milán, Nueva York o Salzburgo. Entre septiembre y junio, hay más de 40 funciones en cines de toda España. Las entradas cuestan entre 12 y 23 euros. Divos y divas se ven obligados a brillar como astros de Hollywood. Guapos, atléticos y... cantantes portentosos. La pantalla impone su ley: la imagen. La belleza física se ha convertido en una baza muy importante para abrirse camino en la carrera hacia el estrellato.

Los tiempos cambian pero la ópera siempre conservará sus señas de identidad con orgullo. No en vano nació en el Renacimiento como síntesis de todas las genialidades que tienen cabida en un escenario: canto, música, teatro, danza, coreografía... Su objetivo siempre ha sido fascinar y seducir hasta el límite. Eso sí, exige unas nociones básicas para disfrutar de todos sus encantos. Y precisamente para ilustrar a los potenciales aficionados se concibió el programa 'This is Opera', de TVE, que llegará cada domingo al quiosco junto con DV, a partir del próximo 24 de septiembre.

Su presentador, Ramón Gener (Barcelona, 1967), es un barítono reconvertido en comunicador de masas que sabe tocar las teclas correctas. Un fenómeno mediático. Su don de lenguas (inglés, francés, italiano y alemán), la puesta en escena de los capítulos y los viajes por media Europa deslumbraron a los espectadores que tuvieron ocasión de seguir 'This is Opera' en televisión. La clave de su éxito reside en el entuasiasmo divulgativo y el desparpajo.

La oferta de EL DIARIO VASCO incluye un DVD, un CD recopilatorio de arias y demás fragmentos musicales, así como un librillo informativo de 48 páginas. La primera entrega costará 1,95 euros, y las restantes se podrán conseguir por un importe de 9, 95. La colección abarca 30 capítulos que no solo han gustado en España, sino también en Australia, Italia y Alemania.

El 'cerebro reptil'

Los 30 capítulos de 'This is Opera' son un repaso al género, desde los tiempos de Claudio Monteverdi (1567-1643) a George Gerschwin (1898-1937). Más de 400 años que se simplifican al máximo, con fogonazos de montajes modernos para que el espectador se haga a la idea de lo que se cuece en las temporadas de Salzburgo, Parma o Berlín sin tener que coger el avión.

En los monográficos de 'Don Giovanni' y 'Manon', por ejemplo, lo mismo se habla de sexo y mujeres con un paleontólogo de Atapuerca que se invita a un experto en neuromárketing para hablar del 'cerebro reptil' -que activa las reacciones instintivas- ubicado en la sesera de todo el mundo. Y entre una cosa y otra, se informa de que la suite más grande de Barcelona se encuentra en la novena planta del hotel Majestic del barrio de Gracia. Es un penthouse que abarca 467 metros cuadrados y sale por más de 15.000 euros la noche.

Más

Fotos

Vídeos