Diario Vasco

Así suena el mestizaje de ultramar

vídeo

La arpista Sara Águeda y el contratenor José Hernández Pastor. / Alberto Ferreras

  • vi jornadas futuro en español

  • La arpista Sara Águeda y el contratenor José Hernández Pastor traen al presente las obras del siglo de oro español y de las Américas del siglo XVII con el concierto 'Músicas del Nuevo y Viejo Mundo'

Que la música es el lenguaje universal se le ocurrió al compositor alemán Carl Maria von Weber allá por el siglo XVIII, y la atinada observación continúa repitiéndose como un mantra siglos después. Una herencia que mantiene intacta la idea de la expresión melódica como paradigma de intercambio cultural; del mestizaje que acerca orillas, amansa, iguala y nos permite reconocernos en el otro.

  • FotogaleríaMúsicas del Nuevo y Viejo Mundo

Por las mismas fechas que von Weber, mediado el siglo XVIII, llegaba a similar conclusión el religioso navarro Baltasar Jaime Martínez Compañón, nombrado obispo de Trujillo en el Virreinato del Perú en el año 1780. El legado de este religioso de ultramar -que incluye una exhaustiva y valiosa lista de lenguas precolombinas ya extintas-, comprende igualmente una serie de partituras transcritas que destacan la función social de la música y la reivindican como el idioma común entre España y el Nuevo Mundo.

Siglos después, la arpista Sara Águeda y el contratenor José Hernández Pastor traen al presente esta "armonía de las dos orillas" con el concierto 'Músicas del Nuevo y Viejo Mundo', una exquisita recopilación que interpretaron este jueves en la iglesia de Palacio en la ciudad de Logroño, dentro de las jornadas Futuro en Español que organizan Vocento y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.

Bajo el título del recital 'La Tonada del Diamante', los artistas repasaron la música antigua española, barroca y americana de los siglos XV al XVIII, en una evocación musical de lo que supuso el encuentro de esas dos culturas. A través de un arpa de dos órdenes -madre del arpa andina, que mezcla una doble fila de cuerdas como símbolo de este encuentro transoceánico- y con la voz del contratenor (el antiguo castrati y bastante inusual hoy en día), la pareja de artistas seleccionó una serie de piezas con la que dibujaron el exquisito abanico del mestizaje musical.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate