Diario Vasco
Karra Elejalde, ayer, durante el rodaje del spot de La Gula del Norte en un caserío de Igara.
Karra Elejalde, ayer, durante el rodaje del spot de La Gula del Norte en un caserío de Igara. / MICHELENA AFP

Karra Elejalde: «No haré más '8 apellidos' por muchos duros que me den»

  • Karra Elejalde, Actor, Rueda en Donostia un spot de La Gula del Norte «que saldrá en marzo porque los vascos comemos bien cuando nos da la gana». Aquí habla hasta del Athletic

En un caserío de Igara, en la falda de Igeldo, un baserritarra con jersey de montañero cocinaba ayer gulas para su hijo. «Ya sé que no es Navidad, pero los vascos comemos bien cuando nos da la gana», decía. El casero es en realidad el actor Karra Elejalde, que rueda la nueva campaña de La Gula del Norte.

Charlamos con el intérprete guipuzcoano/alavés (más abajo explica su doble condición) en un descanso del rodaje. Y aunque quiere hablar sobre todo de gulas, termina repasando su dulce momento profesional, la película que comienza la semana que viene, también en San Sebastián, y su 'morreo' con Dani Rovira en la gala de los Goya. Aclara hasta su relación con el Athletic, objeto de polémica en el pasado, y vuelve a dejar patente que no hará otra secuela de '8 apellidos vascos' «por muchos duros que me ofrezcan. No quiero que cuando me muera digan que ha fallecido 'Koldo' el de 8 apellidos; tenía una carrera antes y la he tenido después», asegura.

- El personaje que hace en el spot recuerda, de todos modos, al protagonista de las dos entregas de '8 apellidos'...

- Pero no lo es. Ya dije en su momento que para interpretar a Koldo me inspiré en mi padre. Aquí hago de 'vasco' amante del buen comer, uno de tantos... Repito con La Gula del Norte porque en la anterior campaña acabamos todos contentos. Yo siempre digo que sería incapaz de anunciar un producto que no me guste: trabajo con esta marca porque es la que inventó la gula. Me gustan las gulas y me gusta la idea de promocionarlas por primera vez fuera de las Navidades. Sabes el chiste de dónde nacen los vascos en general y los de Bilbao en particular, ¿no?

- Sí: donde quieren.

- Pues la idea aquí es la misma: los vascos comemos bien cuando queremos, no hace falta que sea Navidad. Si te apetece cenar esta noche gulas, pues las cenas. Aunque sea febrero o marzo. Para los vascos, una celebración sin comida no funciona. Parece un tópico, pero es verdad: yo fui a la fiesta de los castellers en Molins de Rey, en Cataluña, y ¡no había bares! Un pueblo sin casco viejo y sin bares en la plaza central no es pueblo. Un vasco, si no come y no bebe, no celebra. Aquí lo que nos gusta es reunirnos en torno a una mesa. Suena rotundo, pero pienso que es así.

- Usted nació en Vitoria, pero siempre que pasa por Donostia reivindica su condición guipuzcoana.

- A veces dicen que soy «un actor guipuzcoano afincado en Álava» y en otras ocasiones, «un vitoriano oriundo de Gipuzkoa». Vamos a aclararlo de una vez, porque me pasa lo mismo que a Zubizarreta, el portero del Athletic, cuya familia vivía en nuestra misma zona de Gipuzkoa. Eskoriatza, Aretxabaleta, Salinas de Leniz... Para parir, nuestras madres tenían dos alternativas: podían coger un 'gordini', aquellos coches, y recorrer 97 kilómetros para parir en San Sebastián, o subir el puerto de Arlabán y plantarse en Vitoria en solo 17 kilómetros. Todos los chavales nacíamos en Gasteiz; yo, también.

- Siga.

- Mi ama es vitoriana y mi padre de Leintz Gatzaga, el último pueblo de Gipuzkoa.Mi madre me gestó en Gatzaga pero me llevó a parir a Vitoria, me bautizó también allí y me trajo otra vez a Gatzaga, donde viví hasta los 14 años. A esa edad mi ama cerró el restaurante y abrió una pescadería en la 'Cuchi', en Vitoria. Desde los 14 hasta los 39 he vivido en Gasteiz. ¿De dónde soy?

La dedicatoria del Goya

- Algunos resuelven esas dudas en función de sus afinidades futbolísticas.

- Pues yo soy de la Real y del Alavés, claro. Pero un día tuve la mala suerte de que me preguntaran en un periódico deportivo qué me parecía el Athletic, «el único equipo con jugadores vascos», según el periodista. Yo simplemente dije que lo de «vascos» era relativo, porque hay riojanos o navarros (y eso que para mí 'Nafarroa Euskadi da', siempre que los navarros quieran). Terminé metido en un jardín, con una bronca en las redes en la que alguno hasta me deseaba la muerte. Yo no frecuento las redes sociales, pero me lo contaron.

- ¿Qué hizo entonces?

- Me callé esperando que pasara la bola. «Ya llegará la ocasión para aclarar todo esto», pensé. Y quería haberlo hecho en la reciente gala de los Goya. Se lo anuncié a mi amigo, el actor Asier Hormaza: si gano el Goya, al que estaba nominado por '100 metros', se lo dedico a Josu Urrutia, a la junta directiva del Athletic, al Txingurri Valverde (soy amigo de su hermano Mikel, gran dibujante de comics)... y a todo el Athletic. Aupa Real, Aupa Alavés y Aupa Athletic, hubiese dicho. No me gustó esa polémica y era buen momento para aclarar que no tengo nada contra el Athletic, al contrario... ¡Pero tampoco me revuelvas ahora el tema, que en esto del fútbol hay mucho forofo ! Hablemos mejor de gulas.

- Al final se quedó sin Goya y sin dedicatoria. Ya tenía dos galardones, precisamente por '8 apellidos' y por 'También la lluvia'. Hay gente que de la gala de los Goya se quedó, sobre todo, con su beso en los labios a Dani Rovira.

- Supongo que todo el mundo se dio cuenta de que estaba en el guion: no fue espontáneo. Es más, se trataba de un gag que dependía de si ganaba mi Goya o no. Cuando se vio que no me lo daban, porque lo obtuvo Manolo Solo por su papel en 'Tarde para la ira', salí discretamente del auditorio, me microfonaron y volví a mi butaca. Teníamos un diálogo ensayado. «Te regalo mi Goya», me decía Dani. «Si ya tengo dos», respondía yo. «Pues así tienes tres», insistía él. Y entonces Antonio de la Torre irrumpía. Era un beso preparado...

- Vive un momento profesional intenso. La semana que viene empieza el rodaje de un largometraje, también en San Sebastián.

- Sí, es una película que se llama 'Operación Concha', está dirigida por Antonio Cuadri y en el reparto están también Jordi Mollá y otros actores vascos como Unax Ugalde, Ramon Agirre y Barbara Goenaga. Es una comedia de enredo con desfalcos y atracos y distintas peripecias... La produce Portela y sí, se rueda parte en Donostia.

- De '8 apellidos' y sus consecuencias me parece que no quiere ya ni hablar, ¿no?

- Es una etapa cerrada, al menos por mi parte. A mí lo que me apasiona en los trabajos es crear los personajes, pero una vez que ya están realizados termina el reto. No me gusta el 'glamour' de la promoción y todo eso: soy vasco. Hacer el 'Koldo' de '8 apellidos' no fue más que interpretar a mi aita: él era así, un 'giputxi' pero de cerca de Otxandiano o Aramaio, con deje vizcaíno. Pero ya vale de Koldo y de todo eso, por favor.

- ¿Por qué?

- Porque hay un momento que te excede el personaje y eso no puede ocurrir: yo soy yo, no Koldo. Hay gente que me sigue diciendo por la calle «¡muy buena la película!» y yo respondo: ¿cuál de todas las que he hecho antes o después?

«El éxito nos rebasó a todos»

- El problema es que las televisiones siguen reponiendo '8 apellidos vascos' y '8 apellidos catalanes' y continúan cosechando grandes audiencias.

- Sí. Que nadie se enfade, pero yo, como profesional, no puedo dejar que '8 apellidos' sea una cota que borre todo lo anterior y todo lo posterior. Que cuando me muera, que espero que sea dentro de muchos años, no digan «ha muerto 'Koldo' el de '8 apellidos'». Nadie trabaja por la cara y todos estamos en esto para ganar dinero. Pero por muchos duros que me den no voy a destrozar tantos años de trabajo, desde los 18. He interpretado más de cincuenta películas, he fundado cinco grupos de teatro, he participado en muchas aventuras, para quedar reducido a solo ese personaje. Es una película que estaba muy bien, pero nadie de los que la hicimos esperaba que obtuviera semejante éxito. El éxito nos rebasó a todos, pero ya está: hicimos una, hicimos otra, y terminó, al menos para mí.

- En La Gula del Norte también está haciendo «segunda parte».

- Sí, y encantado. Pero el personaje que hago en el spot no tiene que ver con 'Koldo', ni en la anterior campaña ni en ésta. Incluso había una versión del spot que jugaba con la idea de la feria de Sevilla y demás, pero yo pedí que huyéramos de eso. No era inteligente ni para la campaña ni para mí.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate