La ópera más representada de la historia llega a Irun con sorpresas

Manuel de Diego, Ángel Pazos y Luis Cansino, sobre el escenario del Amaia mientras se monta el decorado y las bailarinas ensayan.
/DE LA HERA
Manuel de Diego, Ángel Pazos y Luis Cansino, sobre el escenario del Amaia mientras se monta el decorado y las bailarinas ensayan. / DE LA HERA

La Asociación Lírica Luis Mariano ofrece hoy y mañana en el Amaia una versión de 'La Traviata' a la que han dado «una vuelta de tuerca»

JOANA OCHOTECO IRUN.

El equipo de montaje coloca el decorado, las bailarinas ensayan sus pasos y a cada rato se escucha a los intérpretes afinar la garganta. Es el ambiente que se vive en uno de los ensayos previos a las representaciones, hoy y mañana, de la ópera 'La traviata', de Verdi. Todo avanza según lo previsto, salvando un impedimento de última hora: la soprano Mercedes Gancedo, que iba a interpretar el papel de Violetta, está enferma y muy a su pesar no podrá subir al escenario del Amaia este fin de semana.

«En el ensayo con la orquesta del miércoles vio que no podía cantar y se derrumbó», cuenta Ángel Pazos, director artístico de la Asociación Lírica Luis Mariano. En ese momento, la soprano argentina se disculpó «y se llevó todos los aplausos de la orquesta», que la arroparon en ese difícil momento. Mercedes Gancedo volvía a Irun para protagonizar 'La traviata' tras haber ganado, en 2016, el Concurso Internacional de Canto Luis Mariano. «Tiene una voz preciosa y es muy buena actriz y transmite mucho cuando interpreta». Ángel Pazos manifestó su deseo de que la soprano pueda regresar a Irun para representar algún otro título la próxima temporada.

Hoy y mañana
Las representaciones de 'La traviata' tendrán lugar a las 19.00 horas en el Centro Cultural Amaia.
Entradas
Tienen un precio de 32 euros para el público general, 25 euros para los socios de la Asociación Lírica Luis Mariano y 5 euros para los menores de 30 años.
Puntos de venta
A través de la página web de Kutxa Sarrerak, en la Oficina de Turismo de Luis Mariano o en taquilla.

Una trágica historia de amor con dosis de crítica social son los principales ingredientes de la obra

Pero el espectáculo debe continuar, y a última hora de la tarde del jueves la soprano madrileña «de renombre» Guiomar Cantó ya estaba de camino hacia Irun para meterse en la piel de Violetta. «Necesitábamos a alguien que hubiera cantado 'La traviata' hace poco; que la tuviera en voz, como dicen los intérpretes. Hemos tenido la suerte de que Guiomar estaba libre», explica Ángel Pazos. Será ella quien, hoy y mañana, interprete a la cortesana protagonista de 'La traviata', que vive una trágica historia de amor con Alfredo, al que pondrá voz el tenor Manuel de Diego. Éste destacó que su personaje, «aunque no es uno de mis fetiches, tiene su dificultad y fragmentos muy bonitos; sobre todo en los dúos con la soprano hay momentos muy brillantes».

«Creo que 'La traviata' es la ópera más representada de la historia de la lírica. Es un símbolo, que narra una historia tan común que ha pasado en el siglo XVIII, en el XIX, en el XX y pasará en el XXI. Eso es lo que la hace tan apetecible», comenta Manuel de Diego. 'La traviata' cuenta una historia universal pero, como añade el barítono Luis Cansino, «es una ópera que es exitosa ahora, pero que no lo fue en absoluto en su estreno», en el año 1853. Él interpretará a Giorgio Germont, el padre de Alfredo, que se opone al romance de su hijo con Violetta. «Es un personaje muy bien construido» que, en el segundo acto, «tiene un dúo largo y complejo con la soprano». El personaje de Germont también tiene «una de las arias más hermosas y conocidas para barítono, 'Di Provenza'», señala Luis Cansino.

Tal y como explica el barítono, la ópera de Verdi «reflejaba la sociedad de la época, que por primera vez se veía representada tal cual. Y eso era algo que la gente no quería ver». Esa carga de crítica social que acompaña a la trágica historia de amor provocó que, en un primer momento, 'La traviata' resultase un fracaso. Pero, con el tiempo, «la calidad y la música se impusieron», transformando la obra de Verdi en el título más representado del género.

La de este fin de semana es la segunda ocasión en que la Asociación Lírica Luis Mariano ofrece en Irun 'La traviata': en 2007 «representamos la obra en su versión más clásica», recuerda Ángel Pazos. Sin embargo, el espectáculo que se podrá ver hoy y mañana en el Amaia reserva algunas sorpresas: François Ithurbide, director escénico de la representación, «le ha dado una vuelta de tuerca» a la obra, en base a ese «concepto de crítica social» presente en la historia. Esta versión de 'La traviata' realizará una «crítica a la sociedad del consumismo», que se reflejará «en la puesta en escena. Los personajes viven para el dinero y están faltos de humanidad; son como muertos en vida, muertos vivientes... Y hasta ahí puedo leer», comenta Ángel Pazos.

El misterio se desvelará hoy sábado, a partir de las 19.00 en el Amaia; y mañana a la misma hora habrá una nueva ocasión de revisitar, con una mirada diferente, este clásico inmortal de la historia de la ópera.

Fotos

Vídeos