Diario Vasco

«Gracias a la ayuda de Ademgi, mi vida ha dejado de ser un caos»

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Un día, hace siete años, Paqui Almeida estaba en su puesto de trabajo de la residencia Ama Xantalen. «De repente, me quedé como sin luz y me iba para los lados, me tambaleaba. Pensé que sería una bajada de tensión o algo así. Fui a mi médico de cabecera, el doctor Elorz, que se portó conmigo de maravilla y me mandó rápidamente al Hospital Comarcal, donde quedé ingresada». Paqui Almeida no recuperó la vista de su ojo izquierdo, «pero poquito a poco fui recuperando la movilidad de la pierna y del brazo. Lo pasé muy mal. Estuve unos nueve meses sin salir de casa. He sufrido mucho y he hecho sufrir mucho a mi familia y a mis amigos, porque en realidad yo no sabía lo que me estaba pasando. Un día tenía las piernas agarrotadas y otro día perdía la fuerza en las manos». Hace dos años, Paqui acudió a la sede de Ademgi, «y desde entonces mi vida ha dado un giro de 180 grados. Me recibieron con los brazos abiertos y encontré todo el apoyo del mundo. Gracias a los fisios, a la psicóloga y a todo el equipo de la asociación, mi vida ha dejado de ser un caos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate