Los sindicatos de los colegios concertados hacen oficiales las ocho huelgas de enero

Una de las manifestaciones de la educación concertada en Bilbao. /IGNACIO PÉREZ
Una de las manifestaciones de la educación concertada en Bilbao. / IGNACIO PÉREZ

Tampoco descartan más movilizaciones y hasta un paro indefinido si no se atienden a sus reivindicaciones

MARTA FDEZ VALLEJO

La vuelta al 'cole' tras las vacaciones de Navidad en los centros de la red concertada va a ser complicada a causa del grave conflicto laboral entre trabajadores y patronal. Los sindicatos han registrado este viernes a la mañana de forma oficial en el Gobierno vasco los ocho días de huelga que habían anunciado entre el 16 y el 25 de enero, y que se suman a los seis paros de este curso. Las centrales, todas las del sector -ELA, LAB, Steilas, CC OO y UGT-, han advertido que las movilizaciones se van a intensificar, incluso sin descartar una huelga indefinida, si la patronal de Kristau Eskola y AICE no hacen una oferta que responda a sus reclamaciones de mejoras laborales.

Los portavoces sindicales han explicado que la última propuesta de diciembre «está alejada aún de nuestras reivindicaciones» . Las centrales han marcado unos mínimos para aceptar cualquier propuesta de la patronal: «Dar pasos para recuperar el poder adquisitivo perdido desde el último convenio de 2009, reservar horas para trabajo personal de los docentes con el fin de reducir la carga de tareas actual y la mejora de las condiciones laborales de los sectores más precarizados, los de Educación Especial y primer ciclo de Infantil», ha detallado Miren Zubizarreta, portavoz de ELA. Zubizarreta ha destacado también que el Gobierno vasco «en ningún momento» se ha puesto en contacto con los representantes de los trabajadores a pesar de que consideran que debería «implicarse» en un conflicto que afecta a una red sostenida con fondos públicos.

Estas huelgas afectarán a más de 100.000 alumnos de los colegios religiosos de Kristau Eskola y centros de AIZE -las ikastolas han firmado ya su convenio laboral-, en los que trabajan cerca de 9.000 empleados. Las asociaciones de familias han comenzado a movilizarse para protestar por los paros y reclamar una solución al enfrentamiento a las dos partes implicadas y al Departamento de Educación, ya que consideran que está poniendo en riesgo «el curso» para los alumnos.