¿Por qué el zika puede amenazar los Juegos de Río?

Trabajadores sanitarios fumigan un parque infantil en un barrio residencial./
Trabajadores sanitarios fumigan un parque infantil en un barrio residencial.

La duda de Pau Gasol sobre acudir a las Olimpiadas por el miedo al contagio hace saltar las alarmas, a pesar de que la OMS considera que no hay razón de salud para trasladar o retrasar la cita deportiva

EDURNE MARTÍNEZmadrid

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro comienzan el próximo 4 de agosto y congregará a más de 500.000 personas de todo el mundo en la ciudad brasileña. Este es el miedo de las delegaciones, muchos deportistas e incluso expertos internacionales. Ayer mismo Paul Gasol afirmó que está dudando acudir a estos Juegos precisamente por el miedo al contagio de una infección generalmente leve pero que puede tener complicaciones neurológicas en los fetos, ya que se traspasa de madre a hijo, además de parálisis temporales.

"Hemos de tomar decisiones para que el sueño olímpico no se convierta en una pesadilla olímpica", reclamó Pau Gasol, además de advertir de que "pocos saben" que el zika "puede derivar en algunos casos en un síndrome de Guillain-Barré, que provoca parálisis temporada y puede llegar a ser letal".

noticias relacionadas

Posibles consecuencias

Brasil es uno de los 58 países y territorios que hasta la fecha han informado de la transmisión continua del virus de Zika por mosquitos. Aunque los mosquitos son los vectores primarios, una persona infectada con el virus de Zika también puede transmitir el virus a otra persona a través de relaciones sexuales sin protección. La enfermedad por el virus de Zika generalmente causa síntomas leves y la mayoría de las personas no desarrolla ninguno.

Sin embargo, existe un consenso científico de que el virus de Zika es una de las causas de la microcefalia y otras malformaciones cerebrales y trastornos en los bebés nacidos de mujeres que fueron infectadas con el virus de Zika durante el embarazo, y del síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico poco frecuente pero grave que puede conducir a la parálisis y la muerte.

Un problema de "salud global"

Ese precisamente es el miedo de 125 científicos de todo el mundo, que han emitido una carta abierta a la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidiendo posponer los Juegos o desplazarlos a otra ciudad por la amenaza que supone el brote de zika.

Los expertos recalan que no solo están preocupados por la salud de los atletas, sino en la salud global. Y es que pocos saben que puede haber infección sin síntomas, y que cuatro de cada cinco personas infectadas no muestren síntoma alguno y que el virus se transmite a través de las relaciones sexuales, incluso meses después del contagio.

Pau Gasol insiste además en que lo importante no es solo la salud de los deportistas, sino de los aficionados y las familias que vayan a ir a Brasil. No me extrañaría que algunos atletas decidieran no participar en los Juegos y no poner en riesgo su salud y la de sus familias, sentenció la gran estrella del baloncesto español, para quien "la salud es lo primero, por encima de unas Olimpiadas". "Es tu salud y la salud de tus futuros hijos y de tu mujer", reconoció quien no descarta ni siquiera un boicot a Río 2016 ante la amenaza del zika

Los firmantes de la misiva afirman estar de acuerdo con la recomendación del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos de que todos los trabajadores deben considerar retrasar sus viajes a áreas con transmisión activa del virus del zika. Los expertos explican que si se siguiera este consejo e forma unánime, ningún atleta tendría que elegir entre arriesgarse a contraer la enfermedad o participar en una competición para la que muchos han entrenado toda su vida.

Más deportistas preocupados

No ha sido solo Pau Gasol el único preocupado por el tema. Varias figuras mundiales del deporte, además del español, han comenzado a expresar su duda en asistir a la cita deportiva. Es el caso del golfista australiano Marc Leishman, número 35 del mundo, que ya ha anunciado su renuncia a los Juegos por temos al virus.

Según ha argumentado, su mujer estuvo a punto de morir a causa de una enfermedad infecciosa recientemente y teme que él pueda contagiarla y recaiga. Leishman es el segundo referente del golf australiano que se baja de los Juegos tras la decisión de Adam Scott, número 7 del mundo, quien aludió a "un calendario deportivo muy ocupado en la época de los Juegos Olímpicos".

Desaconsejan viajar a embarazadas

Además, hay cierta incoherencia entre la respuesta de la OMS, que afirma que no hay justificación de salud pública para posponer o cancelar los Juegos, con su propia recomendación, así como la del Ministerio de Asuntos Exteriores español, de desaconsejar cualquier desplazamiento a embarazadas o a mujeres que quieran tener un hijo en los próximos meses.

Eso sí, la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) reconocen que los atletas y visitantes que participarán en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016 necesitan más información sobre los riesgos del virus de Zika y las maneras de prevenir la infección.

Recomendaciones a los asistentes

Se aconseja a los atletas y personas que visiten Río de Janeiro y otras áreas donde el virus de Zika está circulando lo siguiente:

-Seguir las recomendaciones de viaje proporcionadas por las autoridades de salud de sus países y la OMS, y consultar con un profesional de la salud antes de viajar.

-Cuando sea posible y durante el día, protegerse de las picaduras de mosquitos mediante el uso de repelentes de insectos y el uso de ropa -preferiblemente de colores claros- que cubra la mayor parte del cuerpo posible.

-Practicar sexo seguro o no tener relaciones sexuales durante su estadía y por lo menos cuatro semanas después de su regreso, sobre todo si han tenido o tienen los síntomas de la infección del virus de Zika.

-Elegir un alojamiento con aire acondicionado (donde las ventanas y las puertas generalmente se mantengan cerradas para evitar que el aire frío se escape y que los mosquitos entren a las habitaciones).

-Evitar visitar zonas empobrecidas y con problemas de hacinamiento en ciudades y pueblos sin agua potable y con saneamiento deficiente (caldo de cultivo ideal para los mosquitos), donde el riesgo de ser picado es más alto.