Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Motos, meseta y aire gélido

Un grupo de moteros llegan al pinar de las afueras de Valladolid donde se realiza la concentración. / GABRIEL VILLAMIL
Un grupo de moteros llegan al pinar de las afueras de Valladolid donde se realiza la concentración. / GABRIEL VILLAMIL

Pilotos de toda Europa se reúnen en Valladolid en la mayor concentracióncontinental. Les esperan -14 grados. «Hay que vivirlo una vez en la vida»

Antonio Corbillón
ANTONIO CORBILLÓN

Hace tres años Paulo, chileno afincado en Madrid desde los 90, consiguió que todo cuadrara. La moto, la climatología, los días libres. Y se acercó solo a Valladolid, a Pingüinos, esa concentración de la que había oído hablar tantas veces. Ayer, a primera hora de la tarde, aún con un cielo despejado que hacía presagiar la helada que se avecinaba, montaba sus tiendas junto a los asturianos Juan y Jessica y Julio, de Talavera de la Reina. El quinto componente de la banda era Mau, un perro labrador de cuatro años que acompaña a Julio a festivales de música, concentraciones moteras y hasta al Descenso del Sella en verano. «Nos conocimos aquí», cuentan mientras se afanan en preparar leña para la hoguera.

 

Fotos