Kristau Eskola negocia con los sindicatos por separado para desbloquear el conflicto

Protesta de los sindicatos de Kristau Eskola. /MICHELENA
Protesta de los sindicatos de Kristau Eskola. / MICHELENA

ELA denuncia la maniobra de la patronal mayoritaria de los centros de iniciativa social de la red concertada

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO SAN SEBASTIÁN.

Kristau Eskola, la patronal mayoritaria entre los centros de iniciativa social integrados en la red concertada, ha mantenido estos días reuniones bilaterales con cada uno de los sindicatos por separado -ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT-. Miren Zubizarreta, representante de ELA, ha criticado esta forma de actuar porque «pretende romper el frente común de la plataforma» al buscar «un pacto en minoría». Esta central abertzale ostenta el 60% de los representantes en los centros que han vivido catorce días de huelga.

«No es la primera vez que lo hacen. Pedimos que dejen esas estrategias y se pongan serios a la hora de plantear la negociación porque, no nos han dado respuesta a nuestras peticiones», comenta.

ELA es el sindicato que mantiene una actitud más dura ante la negociación. Algunas centrales vascas entienden que hay un margen para acercar posturas con la patronal más allá de la cuestión económica -los trabajadores de estos centros concertados llevan diez años con el sueldo congelado, los mismos desde que se firmó el último convenio- y son partidarios de negociar cuestiones como un acuerdo para garantizar el empleo y recolocar al personal que pudiera resultar afectado por hipotéticos cierres de aulas o la mejora de condiciones para los cuerpos más precarizados entre los que se encuentran las especialistas de apoyo educativo y el personal del primer ciclo de Infantil.

Las centrales explicarán esta tarde su postura a los padres de los alumnos guipuzcoanos

Zubizarreta no quiere profundizar en los contenidos del encuentro con la dirección de Kristau Eskola, pero sí avanza que «apenas ha habido movimiento», salvo que les han transmitido que la patronal no puede asumir las reivindicaciones de los sindicatos. Por esta razón quiere dejar claro que «la gente no se haga ilusiones ni se cree falsas expectativas sobre una rápida resolución del conflicto. Los planteamientos de la patronal no responden para nada a nuestras propuestas».

Con el Departamento de Educación también se han mantenido contactos pero «no se ha llegado a nada concreto» de momento. De momento, el Gobierno Vasco está a la espera de actualizar el concierto, aumentando un 2,25% los ingresos de los docentes de esta red, la misma subida prevista para los funcionarios públicos. Para ello es necesario que el Parlamento apruebe el Proyecto de Ley de Medidas Presupuestarias Urgentes para el año 2019, que complementará la Prórroga de los Presupuestos Generales del 2018. Otras medidas en las que el departamento de Cristina Uriarte trabaja son incentivar las jubilaciones, un plan para recolocar de los docentes cuyas aulas se cierren ante el descenso de la natalidad y reforzar la educación especial.

Las reuniones con patronal y Gobierno Vasco no son las únicas que mantienen esta semana los sindicatos. Esta tarde tendrán un encuentro en Donostia con la Federación Libre de Asociaciones de Padres de Alumnos de Gipuzkoa, que ha solicitado un encuentro con los sindicatos para «escuchar cómo está la situación» porque consideran que sus hijos han sido los más afectados por los ocho días consecutivos de huelga que concluyeron el pasado viernes. Esta asociación ya acudió hace unos días al encuentro que la dirección de Kristau Eskola mantuvo en Deusto con las ampas vascas.

Los padres guipuzcoanos consideran que la última huelga «ha sido un estropicio», pero que de nada sirve lamentarse. Opinan que ahora «hay que conocer cuál va a ser el futuro» porque temen que el conflicto se prolongue de forma que los alumnos, sobre todo los de 2º de Bachillerato por la próxima Selectividad, se vean más afectados.