Agentes de la escuela pública acusan a Educación de no evitar la segregación

Representantes de centros escolares, asociaciones de madres y padres y sindicatos, esta mañana ante el Koldo Mitxelena. /USOZ
Representantes de centros escolares, asociaciones de madres y padres y sindicatos, esta mañana ante el Koldo Mitxelena. / USOZ

Representantes de centros escolares, grupos directivos, asociaciones de madres y padres y sindicatos opinan que «se está creando un sistema de dos velocidades»

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

Diversos colectivos relacionados con la escuela pública vasca en Gipuzkoa, -las asociaciones Ehige, Baikara y Heize, sindicatos (ELA, CC OO y Steilas), y representantes de distintos centros- han exigido este martes al Departamento de Educación del Gobierno Vasco que tome las medidas necesarias para evitar la segregación en las escuelas guipuzcoanas y para conseguir un sistema educativo donde prime «la diversidad equilibrada, la inclusión, la igualdad y la euskaldunización».

En una rueda de prensa conjunta, han señalado que «cada vez es mayor la diversidad del alumnado en nuestras escuelas. Vivimos esa diversidad como un valor positivo, pero para gestionarlo adecuadamente nos parece imprescindible garantizar cierto equilibrio». Equilibrio que, entienden, «no se da en muchas ciudades, pueblos y barrios de la Comunidad Autónoma Vasca». Para evitar esta situación consideran que el sistema educativo necesita «medidas eficaces y los medios suficientes» para hacer frente a «esas diferencias de partida», pero entienden que las decisiones del Gobierno Vasco «van en sentido contrario» y su política educativa «está construyendo un sistema de dos velocidades» en detrimento de la escuela pública.

Los datos que han facilitado reflejan que en Gipuzkoa la escuela pública vasca acoge a un 6% más de alumnos de origen extranjero que los centros privados concertados. En el seno de estos también hay diferencias porque los de iniciativa social cuentan con un porcentaje mayor que las ikastolas, sobre todo en Educación Infantil, con un 8% más en los primeros. Especifican que se trata de una media porque «en ciertos pueblos las diferencia es todavía mayor, llegando en algunos casos a los 32% puntos porcentuales». Así lo ya comentado Usoa Urbieta, presidenta de Baikara, la federación de madres y padres de la escuela pública de Gipuzkoa.

La situación, según Urbieta, es similar «en términos generales» en todos los territorios del País Vasco, aunque cada uno cuenta con perfiles distintos. Así en Álava, donde las diferencias son un poco más elevadas, casi toda la escolarización se centra en Gasteiz, donde «se agudiza el problema», al igual que en La Rioja alavesa. En Bizkaia, los números son similares a los guipuzcoanos, pero es en el Gran Bilbao donde se produce una mayor concentración. En Gipuzkoa la situación es más homogénea, está más repartida entre todos los municipios, «y por eso se habla menos del tema».

«La red pública acoge a un 6% más de alumnado inmigrante que la concertada»

«Euskaldunizamos a los procedentes de otros países y es un trabajo muy complicado»

Prestan especial atención al conocimiento del euskera por parte de los alumnos porque «2 de cada 3 alumnos de modelo D están matriculado en la escuela pública, por lo que es la principal columna de euskaldunización de la sociedad vasca». En este sentido, Mabel Cía, una de las asistentes, ha recordado que «en la escuela pública trabajamos para euskaldunizar a la mayor parte de alumnos de origen extranjero y es un trabajo complicado, nos está constando mucho llevarlo adelante. En la mayoría de los concertados hay menos alumnos procedentes de otros países y más autóctonos, de forma que ya conocen el euskera, lo hablan en familia y dominan la lengua».

«En Ordizia el Departamento no cumple el decreto»

La situación que se está viviendo respecto a las matriculaciones en Ordizia es un ejemplo, según comentaron ayer los representantes de la escuela pública vasca que piden actuaciones contra la segregación, de cómo actúa el Departamento de Educación.

Aseguran que no respeta el decreto del 9 de enero de 2018. Según denunciaron, el centro privado-concertado Jakintza Ikastola recibió 62 solicitudes para el aula de 3 años para este curso. Teniendo en cuenta que este centro tenía planificados 50 puestos escolares, 12 alumnos no obtuvieron puesto en el centro que sus familias, todas autóctonas, habían señalado como primera opción y que se debían matricular en el centro elegido como segunda opción. En el centro público Urdaneta de Ordizia había plazas vacantes, «a donde podían ir y como son euskaldunes habría mayor equilibrio».

Explicaron que en lugar de derivar esos alumnos a la escuela pública o a otra ikastola de Lazkao, Educación autorizó la matriculación, en la modalidad privada, en Jakintza de los 12 niños, «algo irregular e incumpliendo el decreto de admisión y escolarización», y que de cara al próximo curso «se va a aprobar la ampliación del concierto con Jakin-tza en esas 12 plazas».

Por estas razones, y porque consideran que una gestión eficaz de «la diversidad de nuestro pueblo redundará en una mejor inclusión y convivencia», los representantes de los centros de la escuela pública vasca, grupos directivos, asociaciones de padres y madres de alumnos, sindicatos y diferentes agentes, exigen al Departamento de Educación que, en primer lugar, se constituya una mesa de planificación formada por agentes de todo el sistema educativa que evite las situaciones de segregación. También consideran que habría que priorizar las plazas de los centros públicos y condicionar la planificación de las escuelas concertadas «al cumplimiento de las funciones sociales».

Baja natalidad

En sus reclamaciones también ponen la mirada en uno de los problemas que rondan a todo el sistema educativo, la baja natalidad. En este caso piden «priorizar las plazas de los centros públicos y adoptar medidas que minimicen el desequilibrio entre centros». Asimismo solicitan una planificación escolar que equilibre la situación «en aquellos pueblos en los que la segregación escolar sea notable».

Estas peticiones surgen, entre otras cosas, porque las medidas que el propio departamento recogió en 'Escolarización del alumnado de origen extranjero en el sistema escolar de la CAV. Diagnóstico y nuevas medidas de intervención' «lamentablemente no han tenido ningún efecto relevante a fin de buscar una solución a la situación».