El consumo de drogas favorece la muerte súbita por fallo cardiaco en jóvenes

El consumo de drogas favorece la muerte súbita por fallo cardiaco en jóvenes

Una investigación de la UPV revela que el 48% de los que perdieron la vida de manera repentina había consumido algún tóxico en las horas previas

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIABILBAO.

El especialista médico Koldo Callado, profesor agregado de Farmacología de la UPV/EHU, valoraba ayer para este periódico el último hallazgo sobre las consecuencias del consumo de tóxicos. El trabajo revela que el consumo de drogas está asociado de manera clara con la muerte súbita por fallo cardiaco entre los jóvenes. El fallecimiento repentino entre los menores de 35 años no es algo frecuente, pero se produce con asiduidad. Hasta ahora, se conocía como dolencia propia de los deportistas. Como consecuencia del ejercicio intenso, los músculos se desarrollan más; y el corazón, que no deja de ser un músculo, también lo hace. Ese mayor tamaño, lejos de ser una ventaja, entraña un mayor riesgo porque expone al músculo cardiaco a un mayor esfuerzo, que bien puede llevar a la muerte. El equipo de la UPV ha demostrado la estrecha relación que existe entre los consumidores de drogas y la muerte sin explicación aparente.