Una iniciativa apoyada por Ibarretxe, Garaikoetxea y Torra pide firmas para un nuevo estatus

El exlehendakari Juan José Ibarretxe (3d); el exconsejero vasco, Joseba Azkarraga (2d), el excoordinador de general de Ezker Batua, Javier Madrazo (d); el exsecretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga (2i); y la edil donostiarra y exconsejera de Cultura del Gobierno Vasco, Miren Azkarate, entre otros, durante la presentación San Sebastián del manifiesto de la plataforma Demokrazia Bai./EFE
El exlehendakari Juan José Ibarretxe (3d); el exconsejero vasco, Joseba Azkarraga (2d), el excoordinador de general de Ezker Batua, Javier Madrazo (d); el exsecretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga (2i); y la edil donostiarra y exconsejera de Cultura del Gobierno Vasco, Miren Azkarate, entre otros, durante la presentación San Sebastián del manifiesto de la plataforma Demokrazia Bai. / EFE

Demokrazia Bai comienza a moverse para hacer presión en favor del derecho a decidir

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

La iniciativa ciudadana Demokrazia Bai, que apoyan el president de Cataluña, Quim Torra, los exlehendakaris Carlos Garaikoetxea y Juan José Ibarretxe, y los exconsejeros del Gobierno Vasco Joseba Azkarraga, Javier Madrazo y Anjeles Iztueta, ha puesto en marcha una campaña con la que prevé recabar en las próximas semanas un millar de firmas de «personas de referencia» a favor de un nuevo estatus para la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra. Además, el programa contempla la celebración de un acto multitudinario en febrero. Demokrazia Bai, que había celebrado ya algunos actos, empieza a perfilarse como un nuevo movimiento creciente para hacer presión en favor de un referéndum sobre el futuro marco político de Euskadi.

Medio centenar de sus promotores, entre ellos Ibarretxe y el histórico de la izquierda abertzale Rafa Díez Usabiaga, han presentado en San Sebastián, en el campus de la UPV-EHU, un nuevo manifiesto en el que llaman a «no sucumbir ante las políticas involutivas y neoliberales que alumbran nuevas formas de autoritarismo, que, a su vez, nos seduzcan con meros retoques cosméticos al volátil modelo autonómico vigente, incumplido ya a día de hoy».

El manifiesto de Demokrazia Bai cuenta ya con el apoyo de cerca de un centenar de personalidades entre las que se encuentran el senador de Podemos Josetxo Arrieta, el sindicalista Jesús Uzkudun, el ex gobernador civil socialista de Bizkaia Daniel Arranz, el exrector de la UPV/EHU, Iñaki Goirizelaia, los miembros de la izquierda abertzale José Luis Elkoro, Tasio Erkizia, o Eugenio Etxebeste 'Antton', a los que se han sumado recientemente, entre otros, el escritor y exmiembro de ETA Joseba Sarrionaindia, que lleva 30 años en Cuba; los representantes del PNV Miren Azkarate y Xabier Ezeizabarrena, o el presidente de Eusko Ikaskuntza, Iñaki Dorronsoro.

El acto en Donostia ha contado también con dos vídeos en los que se ha ofrecido el saludo de Garaikoetxea y de Torra. Este último ha considerado que el manifiesto de Demokrazia Bai es «una expresión de compromiso social con un pueblo que debe avanzar sin más limitaciones que las que se quiera autoimponer».

El manifiesto de Demokrazia Bai defiende que la elaboración y puesta en vigencia de un nuevo estatus para Euskadi «es ya una tarea inaplazable». En esa línea, tras 40 años de vigencia de la Constitución Española, considera que «la actualización de las aspiraciones de la sociedad vasca, con vistas a los retos de un futuro que vienen impuestos ya en clave global, reclaman una urgente y profunda reformulación de nuestros entramados institucionales, así como de nuestros consensos y determinaciones».

Tras remarcar que «no sería comprensible un estatus futuro sin competencias plenas para las instituciones vascas en materia de convocatoria de consultas y referendos», destaca que el nuevo estatus «ha de estar dotado de competencias plenas y exclusivas, blindadas en un contexto de acuerdo, desde el reconocimiento bilateral de la soberanía de las partes, en aquellas materias vinculadas al desarrollo humano y sostenible del país«. »Planteamos un cambio profundo de naturaleza democrática en las relaciones del conjunto del país en el marco del Estado español. El estatus y las reformas que se proponen requerirán una transformación del actual modelo territorial, dando paso a un Estado plurinacional, de corte federal o confederal, en el que la propia reforma de Estado esté sujeta a legitimación democrática. Entendemos que ello contribuiría a materializar un escenario de estabilidad política y económica«, concluyen en euskera y castellano.

 

Fotos

Vídeos