EH Bildu confirma que apuesta por «posibilitar» con su abstención el Gobierno de Chivite en Navarra

EH Bildu confirma que apuesta por «posibilitar» con su abstención el Gobierno de Chivite en Navarra
EFE

La coalición abre el proceso para que las bases tomen la decisión definitiva, y recuerda su posición de fuerza para «incidir» en las políticas de la comunidad foral por la falta de mayoría del tripartito

Miguel Ángel Mata
MIGUEL ÁNGEL MATA

La dirección de EH Bildu ha confirmado este sábado que apuesta por «posibilitar con las abstenciones que sean necesarias» la investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra al frente de un Ejecutivo conformado por el Partido Socialista (PSN), Geroa Bai y Podemos, que cuenta también con el apoyo externo de Izquierda-Ezkerra (I-E). La coalición soberanista marca así oficialmente su posición de cara a la consulta a la que someterá a sus bases en la comunidad foral, que serán las que tomen la decisión definitiva. La pregunta concreta y la fecha de la votación están aún por determinar. Quienes quieran participar deberán estar inscritos antes.

Un día después de que el viernes las formaciones de izquierdas dieran luz verde al programa de gobierno y acordasen el reparto de responsabilidades en el futuro Ejecutivo, la mesa política de EH Bildu ha recordado que uno de los objetivos que tiene la coalición es evitar gobiernos de la derecha allí donde esté en su mano, y en el caso de Navarra la única alternativa al tripartito de izquierdas es que gobierne Navarra Suma, la coalición que agrupa a Unión del Pueblo Navarro (UPN), PP y Ciudadanos. «Hay que evitar la recomposición del régimen tal y como lo hemos conocido», apunta el comunicado hecho público por la formación soberanista en referencia a la posibilidad de que la comunidad foral vuelva a estar gobernada por UPN tras cuatro años de gobierno de un cuatripartito formado por Geroa Bai, Podemos, I-E y la propia EH Bildu.

La coalición remarca a sus afiliados que con la repetición de tres de los cuatro miembros de lo que se denominó el 'gobierno del cambio', aunque EH Bildu ya no forme parte de él, «no se perderían todos los pasos dados, no al menos completamente». Además, subraya que ante la falta de mayoria del tripartito (22 escaños de 50; 23 si se añade el parlamentario de I-E), EH Bildu tendrá «capacidad» para «condicionar e incidir en las políticas del Gobierno», ya que el Ejecutivo necesitará de sus votos en el Parlamento para conseguir mayorías. Las elecciones del 26 de mayo dejaron una Cámara con 20 escaños para Navarra Suma, 11 para el PSN, 9 de Geroa Bai, 7 de EH Bildu, 2 de Podemos y uno de I-E, por lo que la coalición soberanista es clave para decantar no solo la investidura sino la aprobación de los presupuestos y leyes a lo largo de la legislatura.

EH Bildu lamenta la «ambigüedad» y las «generalidades y poca concreción» que destila el acuerdo programático alcanzado por PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E, a pesar de lo cual apuesta por facilitar el gobierno de izquierdas para, desde la oposición, «sin ningún compromiso con respecto a ese gobierno y con las manos libres para presentar las iniciativas pertinentes y tomar nuestras propias decisiones con base en nuestro programa y las necesidades de la ciudadanía navarra», marcar «perfil propio y afianzar nuestra referencia de alternativa de izquierdas».

La postura adoptada por la dirección nacional de EH Bildu se produce tras un debate interno en el que las razones apuntadas para facilitar el gobierno de Chivite confrontaban con quienes defendían votar en contra de su investidura, dado que la líder socialista ha vetado a EH Bildu, formación con la que rechaza no solo negociar, sino incluso hablar. Es por ello que la pregunta que la coalición formulará a sus militantes navarros es si el voto debe ser un 'no' o una abstención, ya que el 'sí' no se plantea. La decisión de la militancia será vinculante.