El presunto miembro de ETA Luis Miguel Ipiña queda en libertad tras ser detenido en Barajas

Luis Miguel Ipiña Doña, en una imagen de archivo. /Reuter
Luis Miguel Ipiña Doña, en una imagen de archivo. / Reuter

Ha sido arrestado cuando descendía de un avión procedente de Bogotá | Pretendía entrar en España empleando un pasaporte de México, país en el que residía desde 1980

DV Y AGENCIAS

Efectivos de la Policía Nacional e Interpol han detenido a las 08.00 horas de este miércoles en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas al presunto miembro de ETA Luis Miguel Ipiña Doña, que estaba huido desde 1980, cuando descendía de un avión procedente de Bogotá. Según ha informado el Ministerio del Interior, Ipiña pretendía entrar en España empleando un pasaporte de México, país donde residía desde 1980 y en el que se nacionalizó en 1987. Precisamente, intentaba entrar en España con pasaporte del país azteca. Esta tarde ha sido puesto en libertad con medidas cautelares y a la espera de juicio.

Luis Miguel Ipiña Doña, alias Torero o Tontxu, nació en San Sebastián en 1951. Residía en México desde 1980 y se nacionalizó mexicano en 1987. Fue detenido en el país azteca e ingresó en prisión en mayo de 2011 acusado de estar en posesión de un arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y vínculos con ETA cuando residió en España.

Precisamente, las autoridades mexicanas investigaban a Ipiña por su presunta vinculación con Juan Carlos Rekarte Gutiérrez, otro etarra residente en México que fue detenido el 29 de noviembre del 2010 y extraditado a España para ser juzgado por la Audiencia Nacional.

En octubre de 2012 Ipiña salió de la cárcel después de que un tribunal mexicano declarara nulo el registro de su domicilio donde fueron hallados un fusil y una pistola, ya que el entonces detenido no estaba presente en la inspección.

Luis Miguel Ipiña Doña formó parte en los años 80 del comando Otxobi, implicado en el asesinato de al menos dos personas y la colocación de artefactos explosivos en coches de empresarios y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Está reclamado por la Audiencia nacional por asesinato y pertenencia a banda armada. En concreto, fue identificado por la Policía en octubre de 1980 como integrante del comando Otxobi y se le imputó su participación en la colocación de artefactos explosivos en automóviles de miembros de las Fuerzas de Seguridad y empresarios, entre 1979 y 1980.

También participó en el asesinato del comandante del Ejército José María Herrera, el 2 de enero de 1979; y en el del coronel retirado Eugenio Sancíbar, el 20 de febrero de 1980.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos