Amaya Fernández: «El PP debe renovarse porque es evidente que hemos perdido empatía con la gente»

Amaya Fernández posa junto al parque de Doña Casilda en Bilbao./
Amaya Fernández posa junto al parque de Doña Casilda en Bilbao.

«El PNV estaba dispuesto a tirar por la borda 470 millones en inversiones para Euskadi porque no le gustaba la política que hacía el Gobierno de España en Cataluña»

Elisa López
ELISA LÓPEZSAN SEBASTIÁN.

Reconoce que el PP necesita un cambio para volver a ilusionar a su electorado. Por eso, la secretaria general del PP vasco confía en que el congreso nacional de los días 20 y 21 de julio sirva de acicate para reforzar su partido y para lograr el mejor proyecto para Euskadi. En cualquier caso, Amaya Fernández defiende que Rajoy y su Gobierno no estaban «manchados por la corrupción».

-¿Usted hubiera preferido un Rajoy dimitido antes que tumbado por una moción de 180 escaños?

-Si el Gobierno hubiera estado manchado por la corrupción vería lógico que hubiese dimitido. Rajoy no debía dimitir, pero no solo porque ni él ni ningún otro miembro de su gobierno estaban salpicados por la corrupción, sino porque, además, durante su mandato ha promovido 70 medidas para luchar contra ella. Y gracias a estas iniciativas, ahora los partidos tienen que hacer públicas sus cuentas, existe una ley de Transparencia, ningún exalto cargo puede cobrar del Estado si tiene otro sueldo... En definitiva, el PP puso en marcha medidas contra la corrupción. No obstante, esto no es excusa para pedir perdón todas las veces que sea necesario por los casos que ha habido.

«No es razonable que se quiera presentar a todo el partido como una banda de criminales»

-¿Cómo puede su partido sacudirse el estigma de haber sido condenado por el caso Gürtel y por funcionar con una caja 'B'?

-El PP debe renovarse a nivel nacional porque es evidente que es una exigencia de la sociedad ya que todo esto nos ha llevado a perder terreno y empatía con la ciudadanía. Estoy segura de que el congreso nacional que celebraremos en julio servirá de oportunidad para hacer ese proceso de renovación. Y entiendo que no solo será un cambio de caras, también de proyectos.

-¿Le duele que la mayoría del Gobierno Aznar esté imputado por corrupción cuando en Euskadi ustedes sufrían el azote del terrorismo?

-Nadie me va a encontrar en la justificación de una actividad delictiva, la cometa quién la cometa. Si la justicia determina que se cometieron delitos, que paguen quienes los cometieron. Pero no es razonable que se quiera presentar a todos los miembros del PP como una banda de criminales. Y aquí, en Euskadi, nos duele. Nadie puede poner en duda el buen nombre del PP vasco y su compromiso con la democracia.

-El PP abre un proceso inédito. Es la primera vez que el presidente no será elegido a dedo. ¿Cómo tiene que ser la nueva dirección?

-Es verdad que va a haber una nueva oportunidad de abrir la elección a las bases. Pero quiero destacar que la ciudadanía sabe que somos los mejores gestores. Así lo dicen los datos. Nuestra labor junto con los sacrificios de la clase media trabajadora nos han sacado de la crisis. Cuando el PP gobierna se vive mejor. Y es el momento de volver a ilusionar y no solo a nuestro electorado de siempre.

-¿El partido debería ser dirigido por un equipo diferente al de Rajoy?

-Debe haber una intensa renovación de caras y también de proyectos. Pero creo que haber formado parte de los gobiernos de Rajoy no lastra las posibilidades de presentarse. Siempre y cuando se reúnan los apoyos suficientes para ello.

-Núñez Feijóo, Sáenz de Santamaría o Cospedal. ¿Por quién apuesta?

-Tengo que ser cauta. Todavía no se ha presentado ninguna candidatura y por respeto no puedo valorar nada. Pero no me voy a decantar por candidatos sino por proyectos. Desde luego que abogaré por una propuesta que sea buena para Euskadi.

«Los partidos esclavos del poder condicionan el interés de los vascos a urgencias ideológicas»

-¿Y si se presenta Alfonso Alonso?

-No es posible. Él mismo ha anunciado que no. Pero qué duda cabe que si se presentase le respaldaría.

-¿Alonso apuesta por Sáenz de Santamaría? Él se confiesa 'sorayo'...

-No me voy a posicionar...

-García-Margallo también ha anunciado que presentará candidatura.

-Yo afronto el congreso nacional alejada de los dimes y diretes. Insisto en que lo importante son los proyectos. Habrá que ver cuál es el mejor planteamiento respecto a Euskadi, el que se identique con la defensa del autogobierno y de las peculiaridades y singularidades vascas.

-Feijóo es favorito en las quinielas. ¿Tiene relación con el PP vasco?

-A Núñez Feijóo le conozco de mi etapa como presidenta del PP de Barakaldo. Estuvo aquí y, como buen gallego, se acercó a la casa de Galicia. Tuve oportunidad de acompañarle. Es un político que ha demostrado sobradas capacidades para sacar adelante su comunidad.

-Las encuestas para las elecciones municipales y forales no son favorables al PP vasco. ¿Cómo van a contrarrestar esta tendencia?

-Tenemos en cuenta las encuestas pero en Euskadi no hacemos política en función de ellas. Nuestro jefe es la ciudadanía y no el poder. Y, desde luego, los partidos esclavos de las encuestas y del poder hacen cosas raras, como por ejemplo condicionar los intereses de los vascos a sus urgencias ideológicas. Eso hizo precisamente el PNV cuando dijo 'no' a los Presupuestos Generales del Estado, y anunció que estaba dispuesto a tirar por la borda 470 millones en inversiones para Euskadi, y la posible creación de siete mil puestos de trabajo porque no le gustaba cómo el Gobierno de España hacía política en Cataluña. A este respecto, el PNV está bien en las encuestas, pero nervioso en la arena política porque sabe que estamos desmontando su discurso.

-¿En qué sentido?

-El alcalde de San Sebastián, por ejemplo, sobreactuó calificándonos al PP vasco de 'irrelevante'. Algo mal está haciendo el PNV, cuando un partido supuestamente irrelevante es el responsable de que a Euskadi vayan a venir esos 470 millones en inversiones. Les diría que se pregunten quién en Euskadi critica con firmeza las iniciativas de Gure Esku Dago o quién recuerda al alcalde donostiarra que su trabajo es representar a todos los donostiarras y no solo a los independentistas... Tenemos una clara función de utilidad en la política.

-¿La retirada del PP de dos enmiendas acordadas con el PNV por valor de 29,5 millones les puede perjudicar electoralmente?

-Difícilmente. El PP vasco no pone el foco de atención en las enmiendas del PNV porque fue este el que, en un ejercicio de deslealtad, rompió el acuerdo. Nosotros tenemos que trabajar en asegurar esos 470 millones de euros de inversión, que es lo que hemos conseguido para Euskadi.

-¿Han endurecido su oposición al PNV tras la moción contra Rajoy?

-Con nueve parlamentarios hemos sido capaces de forzar al Gobierno Vasco a bajar los impuestos porque ni el PNV ni el PSE, su socio de Gobiero, querían hacerlo. Quiero decir con claridad que somos los únicos que en Euskadi defendemos una política útil para los vascos. Somos los únicos que amparamos esa opción constitucionalista y que decimos con firmeza 'no' a esas aventuras soberanistas que nos dividen.

-¿Van a seguir apoyando los Presupuestos de Urkullu?

-Nuestra posición va a ser siempre de utilidad en la política vasca. Y habrá que valorar otras cuestiones que se están produciendo y que advierten de la senda de radicalidad que está empezando a recorrer el PNV con el documento que han presentado por registro y que recoge el derecho de autodeterminación. Y parece que lleva a editar, con otra semántica, un nuevo plan Ibarretxe.

-¿El documento para el nuevo estatus, acordado por PNV y EH Bidu, tendrá futuro legal?

-Obviamente no.

-¿Barajan la posibilidad de abandonar la ponencia de autogobierno?

-En esta ponencia estamos está cumpliendo una función de oposición a este proyecto del PNV que únicamente va de la mano de Bildu. Seguiremos ahí para defender sin complejos el constitucionalismo y el autogobierno en Euskadi.

Más

 

Fotos

Vídeos