Vergüenza

Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Una vez le pregunté a Ana María Matute si la vergüenza, la timidez enfermiza, se quitaba con los años. Me dijo que no, que daba igual lo vieja que fueras. Hay otro tipo de vergüenza, la real, la provocada por algo que te haya pasado. Máximo Huerta ha estrenado programa en La 1 sin variar ni el tipo de espacio de María Casado ni la audiencia que esta hacía. Bueno, es verdad que ha cambiado a la gente que se sienta por ahí, pero no busquen experimentos para rellenar las mañanas veraniegas. Hace unos meses, en una entrevista en 'Socialité', y a propósito de su breve desempeño como ministro de Cultura, dijo: «Han sido meses de vergüenza, miedos, censura, de dolor y de pensar que no iba a poder trabajar nunca más. No veía salida».

En 'Paquita Salas' hay un momento (capítulo de Navarrete) en el que Belinda Washington pregunta a Clara: «¿Cuándo se va, Clara? ¿Cuándo se va?». «¿El qué?». «La vergüenza, ¿cuándo se va?». Clara es una especie de Anna Allen y Belinda Washington es una especie de Olvido Hormigos, alguien con un vídeo subido de tono, y de deditos, circulando por ahí. Clara le contesta: «A veces se te olvida, pero la vergüenza está ahí siempre». La propia Anna Allen ha accedido a hacer de sí misma a través de otra, que es ella, en la serie meta meta meta de los Javis. Y Belinda se interpreta a sí misma haciendo algo que no le ha pasado. Ahora Telecinco (se la ha arrebatado a Cuatro) está anunciando la próxima entrega de 'Ven a cenar conmigo: Edición Gourmet'. Las protagonistas son Rosa Benito, Irma Soriano, Loles León y Belinda Washington. En otro momento podría parecer el relleno, ahora la estrella es Belinda.

Esto de la vergüenza es fascinante. La sienten los que no deberían. Los que se han equivocado en algo menor. En la magnífica serie 'La voz más alta' (y también en el documental 'Divide y vencerás') vemos cómo el genio Roger Ailes crea Fox News. Y cómo antes había sido una fiera en comunicación política. Pero también era un asqueroso que acosaba a mujeres. Después de dimitir, murió antes de ir a juicio alguno. Vergüenza, que tuviera este cerdo.