ANIVERSARIOS: LEONARDO, LA LUNA Y ELCANO

Gurutz Linazasoro
GURUTZ LINAZASORO

Algunos de los aniversarios más destacados de 2019 prueban que se avanza a hombros de gigantes. Los grandes hitos de la Historia se alcanzan gracias a una mezcla de inteligencia, imaginación, racionalidad, valor, ambición, sacrificio y esfuerzo. El próximo día 11 se cumplirán 50 años de la llegada del hombre a la Luna. El paseo de Neil Amstrong por la superficie lunar se consideró un enorme paso para la humanidad. En este momento en el que el cambio climático amenaza la habitabilidad de la Tierra, la posibilidad de establecer colonias en la Luna, el satélite más próximo, se ve como una alternativa. Esperemos que la inteligencia humana evite tener que llegar a este punto. Leonardo Da Vinci de cuya muerte se cumplen 500 años, demostró poseer imaginación e inteligencia infinitas. Es el prototipo de la persona del Renacimiento por su versatilidad y conocimiento profundo de materias humanistas y científicas. ¿Imaginó Da Vinci que un día un ser humano pisaría la Luna? No lo sabremos nunca. Y lo peor es que en el mundo superespecializado de hoy en día, los «leonardos» tienen difícil cabida.

Hace falta valor, mucho valor, para subirse en un cohete y comenzar un viaje espacial lleno de incertidumbres. No sé qué sentían los astronautas del Apolo XI en aquellos momentos, pero en cierto modo podría compararse a la sensación que experimentaron los grandes marinos de los siglos XV y XVI que descubrieron nuevos mundos, abrieron nuevas rutas comerciales y revolucionaron la vida, en el sentido más amplio del término. En aquel entonces dar la vuelta al mundo era «lo más». Hace 5 siglos Juan Sebastián Elcano y un puñado de marinos llegaron a Sevilla tras completar la primera circunnavegación de la Tierra. A los harapos que cubrían sus desnutridos cuerpos había que unir las especias que transportaban y las consecuencias geopolíticas y económicas de la aventura. Es una lástima no poder escudriñar el cerebro de estos personajes. A buen seguro ofrecerían claves para comprender la base neuronal de algunos de los valores humanos más relevantes.

Hay aniversarios menos redondos por el número, pero de significado positivo. La Revolución francesa, impulsada por la Ilustración como continuación del Renacimiento, cumple 230 años. El ser humano pasó de siervo a ciudadano a través del triple concepto de libertad, igualdad y fraternidad. Y Gandhi nació hace 150 años. Su mensaje de no violencia no ha calado del todo. Merece la pena insistir. También se conmemoran este año otros hechos que no son motivo de orgullo por encarnar las peores cualidades humanas, como el odio, la opresión, la maldad y el racismo. Hace 100 años se firmó el tratado de Versalles que daba fin a la Primera Guerra Mundial, hace 80 terminó la Guerra Civil española de la que todavía quedan heridas abiertas y ocurrieron los primeros escarceos que culminaron en la Segunda Guerra Mundial con la locura nacionalpopulista nazi y el holocausto genocida. El muro de Berlín, una consecuencia de esa maldita guerra, cayó hace 30 años. La dictadura castrista, revolucionaria en sus orígenes, comenzó hace 60 años. Para pensar: Las personas del Renacimiento son rara avis en la actualidad y los totalitarismos persisten. Estos aniversarios nos recuerdan que el ser humano, gracias a su cerebro, es capaz de lo mejor y de lo peor.