Guta Oriental vuelve a vivir una jornada sangrienta con 38 muertos

Niños heridos reciben ayuda en un hospital controlado por los rebeldes en Douma. / MOHAMMED BADRA (EFE)

Es el escenario de una escalada de las hostilidades, que ha causado 310 muertos, entre ellos 72 menores, y 1.650 heridos

SUSANA SAMHAM (EFE)Beirut (Líbano)

Guta Oriental, el principal feudo opositor de las afueras de Damasco, vivió hoy de nuevo una jornada sangrienta con al menos 38 muertos y 117 heridos por los bombardeos y disparos de artillería, que han suscitado que la ONU exija "una suspensión inmediata" de la violencia.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los fallecidos, entre los que hay cuatro menores de edad, perdieron la vida por los bombardeos de la aviación siria y la rusa, así como por el fuego de artillería de las fuerzas gubernamentales, contra distintas partes de Guta Oriental. No obstante, Moscú negó hoy cualquier implicación en los ataques.

El Observatorio informó de que helicópteros militares arrojaron barriles de explosivos contra las localidades de Kafr Batna, Madira, Hamuriya y Zamalka, mientras que aviones de combate golpearon Yisrin, Ain Tarma, Mesraba y Arbín.

Las tropas leales al Gobierno sirio dispararon, además, cohetes de tipo tierra-tierra contra Mesraba y Madira.

La Defensa Civil Siria, que presta labores de rescate en zonas fuera del control del Gobierno, confirmó en Twitter que al menos veinte civiles perecieron en Kafr Batna.

Los también llamados cascos blancos publicaron un vídeo grabado minutos después de uno de los ataques en Kafr Batna, en el que se veía a sus voluntarios y civiles sacando cadáveres y heridos, con los cuerpos polvorientos, de los escombros de un edificio destruido.

Desde el domingo, Guta Oriental es escenario de una escalada de las hostilidades, que ha causado 310 muertos, entre ellos 72 menores, y 1.650 heridos, de acuerdo al recuento del Observatorio.

En declaraciones a Efe por teléfono, el responsable de seguridad de la ONG francesa Unión de las Organizaciones de Socorro y Auxilio Médico (UOSSM), Ahmad Dbis, reveló que el centro médico Al Rahma de la población de Haza, en Guta Oriental, ha quedado parcialmente fuera de servicio por los ataques, sin que se registraran víctimas.

Dbis subrayó que en los últimos dos días los ataques han sido ininterrumpidos en Guta Oriental.

Aseguró que trece "instalaciones sanitarias" han sido blanco de los bombardeos y disparos de artillería de esta semana en la región, de las que 3 han dejado de funcionar totalmente, mientras 10 trabajadores médicos y voluntarios han muerto.

El responsable regional para la crisis siria de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Panos Moumtzis, ha condenado los bombardeos contra seis hospitales de Guta Oriental.

En un comunicado, Moumtzis calificó de "inaceptables" los ataques del lunes contra cinco hospitales, entre ellos una maternidad, y el del martes contra otro centro sanitario.

Por otro lado, la agencia de noticias oficial siria, SANA, señaló hoy que nueve civiles sufrieron heridas por el lanzamiento de 22 proyectiles de mortero por parte de "grupos armados" apostados en Guta Oriental contra distintos barrios de Damasco.

Una fuente de la Jefatura de Policía de la capital, citada por SANA, precisó que algunos de los cohetes impactaron en el distrito de Bab Salam, en el casco viejo de la ciudad, así como en los barrios de Al Qasani, Barze, Saba Bahrat, Abu Rumane y Yaramana.

Dos de los proyectiles cayeron cerca del Hospital Al Zahrawi en la zona de Al Qasa, donde ocasionaron daños materiales,

Ante el aumento de la violencia, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió hoy la "suspensión inmediata" de las hostilidades en Guta Oriental.

"Estoy profundamente entristecido por el sufrimiento de la población civil en Guta Oriental. 400.000 personas viven en el infierno en la tierra", dijo Guterres, quien insistió en que el mundo no puede permitir que esta "tragedia humana" continúe.

El jefe de Naciones Unidas hizo este llamamiento ante el Consejo de Seguridad, que lleva días negociando una posible resolución para decretar una tregua humanitaria de un mes en toda Siria.

Guterres dijo que apoya plenamente ese esfuerzo, pero consideró que "Guta Oriental no puede esperar".

La ONU calcula que unas 400.000 personas residen atrapadas por el asedio en esa región, cercada por las fuerzas gubernamentales sirias.

 

Fotos

Vídeos