Mueller desacredita al ministro de Justicia por manipular su informe sobre Trump

Copia impresa del informe Mueller. /AFP
Copia impresa del informe Mueller. / AFP

Una carta del fiscal que investigó la implicación del presidente de EE UU en la trama rusa revienta la audiencia de Barr ante el comité del Senado

CAROLINE CONEJERONueva York (EE UU)

El secretario (ministro) de Justicia de EE UU, William Barr, cuya posición se tambalea después de conocerse una carta del fiscal especial Robert Mueller objetando sobre su interpretación del informe final de la investigación sobre la 'trama rusa', proclamó que era prerrogativa suya decidir como gestionar el documento. Una vez entregado, ya era su «baby», declaró ante el Comité Judicial del Senado.

La carta de Mueller, enviada a Barr el 27 de marzo, evidencia que el secretario de Justicia excluyó de su memorándum de cuatro páginas importantes matices sobre la obstrucción de la investigación por parte del presidente, Donald Trump, y confundió a los medios y a los ciudadanos.

El anuncio del congresista Jerry Nadler de que el fiscal especial Mueller testificará ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes este mes sube la intensidad del extraordinario momento político que se vive en Washington sobre la presunta connivencia del presidente con Rusia durante la campaña que le llevó a la Casa Blanca.

En la carta, que llegó al Congreso y a los medios poco antes de la audiencia de Barr en el Senado, Mueller criticó el resumen que preparó el ministro por creer que no representa la esencia de su investigación. Ante los senadores, un Barr con la credibilidad muy menguada esquivaba preguntas con tecnicismos legales que no engañaron a nadie. Los republicanos trataban de ayudarlo con argumentos que no habrían prosperado en una guardería.

Barr proclamó que Trump tiene la autoridad para cerrar una investigación basada en una acusación falsa. Si lo hubiera intentado, no sería incorrecto, dijo en referencia a la supuesta obstrucción a la justicia por parte del mandatario.

En su resumen del documento para el Congreso, Barr -veterano del circuito de poder en Washington desde que fue consejero de Reagan hasta sus cargos en el Departamento de Justicia con Bush y ahora con Trump- tergiversó las conclusiones de Mueller y redactó el texto con un lenguaje 'trumpiano' que favorecía la exculpación del presidente.

Obstrucción a la justicia

El informe de Mueller indica claramente numerosos episodios por parte de Trump para bloquear la investigación. Aunque el fiscal no habla en su informe de colusión o connivencia porque no es un término legal, establece que la campaña del republicano acogió complacida la ayuda rusa y aprovechó la información dañina contra los colaboradores de Hillary Clinton.

El valor más importante de la carta de Mueller es que sitúa al ministro de Justicia en territorio de perjurio y obstrucción a la justicia para proteger al presidente. La clave de la pérdida de confianza en Barr se sitúa en dos momentos de su gestión: cuando recibió el informe de Mueller y cuando entregó su resumen al Congreso y a los ciudadanos.

El 24 de marzo, dos días después de recibir el informe, Barr publicó un resumen de 4 páginas que descartaba la connivencia entre la campana de Trump y los rusos. No hacía recomendación alguna sobre si Trump debía ser acusado de obstrucción a la justicia. En un segundo momento, el 18 de abril, en rueda de prensa con su adjunto Rod Rosenstein -que acaba de dimitir-, daba su versión del informe Mueller utilizando un lenguaje trumpiano antes de hacer pública una copia editada. Entre esos dos momentos recibió la carta de Mueller que expresaba, en el mejor de los casos, un alejamiento de la exactitud respecto al resultado de la investigación.

Entre estos dos momentos, el 9 y el 10 de abril en audiencias del Congreso, al ser preguntado por el supuesto descontento del equipo de Mueller, Barr, ya en posesión de la carta, declaró no tener conocimiento sobre ello.