El problema de no acceder a recursos sociales si no se presenta denuncia

Los trabajadores sociales de Gipuzkoa urgen cambios legislativos para que puedan acreditar como víctima a una mujer sin necesidad del paso judicial previo

A. A. SAN SEBASTIÁN.

Una víctima de la violencia de género que no haya presentado denuncia se encuentra con el obstáculo añadido de encontrarse cerradas las puertas de muchos recursos sociales. El Pacto de Estado contra la violencia de género prometió modificar los mecanismos para corregir esa situación y acreditar a una víctima del machismo sin necesidad del paso judicial previo. Así, a través de la valoración mediante un informe de los trabajadores sociales, una mujer podrá encontrar los apoyos necesarios para huir del maltrato. Los profesionales urgen a que se aceleren esos cambios.

El Colegio Oficial de Trabajo Social de Gipuzkoa recuerda que hoy por hoy no tienen esa posibilidad. «No es lo mismo enfrentarnos a una situación de violencia de género cuando podemos acreditarlo y contar con recursos que favorezcan el que la mujer víctima pueda salir de esa situación. Dará la posibilidad de poder empezar a dotar de los apoyos necesarios tanto a la mujer como a sus hijos e hijas. Garantizará que las mujeres más vulnerables -con discapacidad, inmigrantes...- puedan acceder a la protección necesaria, máxime en el caso de las mujeres con discapacidad ya que muchas veces son los propios cuidadores los que están ejerciendo esa violencia».

El foco también está puesto en mejorar la protección de los hijos e hijas. El Pacto contempla que los padres condenados ya no tengan que dar su aprobación para que el menor acuda a tratamiento psicológico. «Es necesario que se proteja a los menores. Debemos ser muy cuidadosos con las visitas que tienen con sus progenitores, que deben ser supervisadas», reclaman. Para mejorar toda la atención, «es imprescindible dotar de fondos económicos destinados al Pacto». La financiación destinada a los ayuntamientos resulta «insuficiente», con 689 euros por municipio, siendo los más pequeños los más perjudicados en el reparto, denuncian.