«La moto venía directa hacia mí, he intentado esquivarla pero no he podido»

Guardias municipales y bomberos examinan la moto de la víctima./MICHELENA
Guardias municipales y bomberos examinan la moto de la víctima. / MICHELENA

Fallece un hombre de 74 años tras colisionar su moto contra una furgoneta en San Sebastián

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBA

Un hombre de 74 años perdió ayer la vida en Donostia tras colisionar la moto que conducía contra una furgoneta frigorífico. La Guardia Municipal donostiarra investiga las circunstancias que desencadenaron el siniestro. La víctima estaba domiciliada en Donostia.

«He visto que la moto venía directa hacia mí. He intentado meterme un poco a la derecha para evitar el impacto pero ha seguido recta y al final ha chocado contra la parte frontal. No he podido hacer nada para evitarla». Así se expresó el conductor del vehículo contra el que el motorista impactó.

El suceso tuvo lugar sobre las cuatro y cuarto de la tarde, a la altura del número 14 del paseo de Oriamendi, la carretera que une el barrio de Aiete y la zona del parque de Miramón. En circunstancias que están siendo investigadas por la Unidad de Atestados de la Guardia donostiarra, la motocicleta que conducía la víctima, de 200 centímetros cúbicos, que circulaba en sentido al centro de la ciudad, colisionó contra una furgoneta Citroën perteneciente al grupo empresarial Estrella Polar, dedicada a la distribución y comercialización de helados y productos congelados.

La víctima chocó de frente contra la parte delantera izquierda del coche. Tras el impacto, el motorista salió despedido, se estrelló contra el parabrisas y cayó al suelo, donde quedó inconsciente.

Los hechos fueron puestos en conocimiento del Centro Coordinación de Emergencias mediante una llamada efectuada al 112. Al lugar se desplazaron efectivos sanitarios que nada pudieron hacer por reanimar a la víctima. También acudieron efectivos del parque de bomberos de la capital. Estos últimos desplegaron una pantalla para preservar al fallecido de la mirada de las personas que se concentraron en el lugar, muchas de ellas menores de edad escolarizados en alguno de los colegios existentes en las inmediaciones.

«Ha sido muy raro; para mí, le ha tenido que suceder algo previamente»

Es el tercer motorista que pierde la vida en lo que va de año en Gipuzkoa

El conductor de la furgoneta involucrada en el siniestro resaltó la falta de reacción del motorista, que según indicó no efectuó ninguna maniobra evasiva para evitar el impacto y tampoco accionó los frenos. «Ha sido muy raro. Para mí, le ha tenido que suceder algo previamente. De lo contrario, no me explico que ni siquiera haya frenado», manifestó, a la que vez que destacó la velocidad a que la circulaba. «Iba bastante rápido», señaló.

El cuerpo del motorista fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Donostia, donde hoy por la mañana se le practicará la autopsia. Precisamente, la necropsia determinará la causa del fallecimiento y solo entonces se sabrá si sufrió alguna indisposición anterior que le impidió maniobrar.

Debido al siniestro, la carretera permaneció cerrada al tráfico durante una hora. Agentes de la Guardia urbana y de Movilidad regularon el tráfico en la zona.

Tercer motorista

Con el fallecimiento de ayer, son tres los motorista que han perdido la vida en lo que va de año en accidentes ocurridos en carreteras y ciudades de Gipuzkoa. El siniestro anterior tuvo lugar el pasado día 9, en Deba, en la N-634, en la subida al alto de Itziar. La víctima era un vecino de Ermua de 35 años que falleció tras un choque frontal.

Con anterioridad, el 11 de enero, otro motorista de Zarautz, de 40 años, falleció tras perder el control de su vehículo cuando circulaba por la N-634 en la zona de Talaimendi, a escasos metros de llegar al núcleo urbano de la localidad costera, hacia donde se dirigía. Por causas que se desconocen el hombre acabó chocando contra un muro del lateral de la carretera. La víctima era de nacionalidad argentina, aunque estaba afincada en Zarautz desde hace varios años.

Cuatro años para los que huyen. El Pleno del Senado aprobó ayer con el apoyo de todos los grupos salvo el de Podemos la modificación del Código Penal para endurecer las penas por imprudencias en la conducción y castigar hasta con 4 años de cárcel abandonar el lugar del accidente tras haberlo causado.