El juicio a tres de 'La Manada' que robaron las gafas en Donostia será en septiembre

Los miembros de 'La Manada', en la óptica donostiarra en la que robaron. /
Los miembros de 'La Manada', en la óptica donostiarra en la que robaron.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Donostia ha señalado la vista para el día 10 y serán juzgados José Ángel Prenda, Ángel Bozay el exguardia civil Antonio Manuel Guerrero

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBA

Tres de los cinco miembros de 'La Manada' tienen pendiente una cita con la Justicia guipuzcoana. El próximo 10 de septiembre, José Ángel Prenda, Ángel Boza y el exguardia civil Antonio Manuel Guerrero se sentarán en el banquillo de los acusados de un juzgado donostiarra donde deberán hacer frente a una acusación de hurto por sustraer presuntamente cinco gafas en una óptica de la capital.

La vista, cuya fecha ha sido recientemente notificada a las partes personadas, tendrá lugar en el Juzgado de lo Penal número 3 de Donostia bajo la presidencia de la titular de dicho órgano, la magistrada Carmen Zubimendi.

La Fiscalía Provincial de Gipuzkoa solicita nueve meses de cárcel para Prenda y Boza, y rebaja su demanda hasta los seis meses de prisión para el exguardia civil. A este último le aplica la atenuante de reparación del daño causado, ya que devolvió uno de los artículos sustraídos al comercio perjudicado.

El escrito de acusación del ministerio público detalla que las restantes gafas de las que los acusados se apropiaron no han sido devueltas y en consecuencia son reclamadas por la óptica.

Los hechos tuvieron lugar el 5 de julio de 2016, dos días antes de que los cinco sevillanos abusasen sexualmente de la joven madrileña la madrugada de la festividad de San Fermín, ataque por el que la Audiencia de Navarra les condenó a 9 años de prisión, un fallo que más tarde fue ratificado por el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad foral, aunque con el voto particular de dos de los cinco jueces que afirmaron que la víctima sufrió una «encerrona» y fue víctima de una violación.

Reincidencia

Uno de los acusados en el caso donostiarra, Ángel Boza, fue también condenado el pasado año por un hecho similar al acontecido en la capital guipuzcoana. Sobre Boza recayó una condena de multa por una cuantía de 1.080 euros después de que sustrajera otras gafas de sol en un centro comercial de Sevilla. Inicialmente, la Fiscalía pedía cuatro años de prisión por un delito de robo con violencia y otro de lesiones a los vigilantes de seguridad a los que, según la acusación pública, intentó atropellar en su huida del aparcamiento del establecimiento tras el hurto, mientras que la acusación particular que ejercían los vigilantes solicitaban dos años por lesiones.

La cifra

9
meses de prisión solicita la Fiscalía Provincial de Gipuzkoa para José Ángel Prenda y Ángel Boza, mientras que para el tercer acusado, el exguardia civil Antonio Manuel Guerrero, demanda seis meses. A este último le aplica la atenuante de reparación del daño causado, ya que reintegró uno de los artículos sustraídos.

Finalmente, el juez estimó que los hechos constituían un delito leve de hurto, como solicitaba el letrado de la defensa, aunque asimismo consideró a Boza autor de otro delito leve de lesiones, y le impuso tres meses de multa por cada uno de ellos a razón de 6 euros diarios (1.080 euros en total). También le sentenció a indemnizar al vigilante lesionado con 234,32 euros. Cuando se hizo pública esta sentencia, el acusado se hallaba en prisión provisional por su reincidencia delictiva, una medida que se acordó apenas un mes después de que saliera libre bajo fianza tras permanecer dos años en prisión preventiva junto a los otros cuatro miembros de 'La Manada'. Boza, sin embargo, quedó en libertad después de que se le notificarse el fallo por el hurto de las gafas.

En libertad

Los cinco amigos sevillanos se encuentran en la actualidad en libertad provisional pendientes de que el Tribunal Supremo resuelva al recurso interpuesto por las acusaciones. La Fiscalía presentó a primeros de marzo un recurso ante el Supremo contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra en el que pedía que los cinco miembros de 'La Manada' sean condenados a 18 años de prisión por delitos de agresión sexual por los hechos ocurridos en sanfermines en 2016. «No es admisible forzar el derecho hasta extremos de exigir de las víctimas actitudes heroicas que inexorablemente las conducirán a sufrir males mayores», sostiene la Fiscalía en un escrito en el que argumenta que los hechos descritos en la sentencia no corresponden con un abuso sexual con prevalimiento, como determinó la Audiencia de Navarra y confirmó el TSJ, sino con una «intimidación grave».

«Intimidación no es otra cosa que causar o infundir miedo, miedo o pánico que, en casos como el analizado, se infunde con la sola presencia de cinco individuos de fuerte complexión rodeando a una víctima en un habitáculo cerrado y sin posibilidad alguna de escapar», añade el fiscal.