Ana Gutiérrez: «El amor maltratador se vende como si fuera cariño y protección»

Ana Gutiérrez, poco antes de la charla de ayer en Zarautz sobre la violencia de género./MÓNICA RIVERO
Ana Gutiérrez, poco antes de la charla de ayer en Zarautz sobre la violencia de género. / MÓNICA RIVERO

«Muchas conductas son como la tortura de la gota china, merman poco a poco y lo peor es que muchas víctimas no saben que lo son»

Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN.

Nació en Deba, vive en Madrid y es asesora de la asociación Clara Campoamor de Andalucía, que comenzó su andadura hace cinco meses. Profesora de la Escuela de la Salud, participa estos días en las charlas que ha organizado la Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa contra la violencia de género. Ayer estuvo en Zarautz y hoy hablará en Eibar, a las 19.00 horas, en la Sala Fundación Ramón Rubial, calle Isasi, 2. Ana Gutiérrez es una psicóloga forense que quiere que se tenga en cuenta la importancia del daño psíquico más allá del moral y del físico. Reconoce que a veces tiene que pelearse con los abogados que no lo entienden.

- Todo es aparentemente más fácil para la víctima cuando la agresión deja secuelas físicas. ¿Cuál es la diferencia entre una lesión moral y una psíquica?

- El problema es que muchos profesionales no lo distinguen, lo que dificulta mucho nuestra labor. Tenemos que demostrar que la lesión psíquica de una mujer está causada por un maltrato. Una pierna rota o un moratón se detectan de forma fácil, pero el problema es demostrar, por ejemplo, la causa de una depresión. ¿El daño moral? Es el sufrimiento en sí mismo que generan determinadas actitudes de acoso o de agresión y que no tienen por qué generar patologías psicológicas. Puede que seas muy fuerte y no te cause una enfermedad, pero sí daño moral por lo que has aguantado.

- ¿Cómo se evalúan los daños que una mujer sufre en estos casos?

- Mire, como ocurre con los accidentes de tráfico. Días de baja impeditiva y no impeditiva, tiempo de inhabilitación o de duración de la enfermedad... Insisto en que es difícil demostrar las causas de una enfermedad psíquica. A veces no se detecta hasta que hay un intento de suicidio. Ocurre más de lo que creemos.

- El maltrato afecta a todas las edades, pese a que la educación ha sido mucho más igualitaria desde hace años. Es difícil de entender...

- en lo que tiene que ver con los malos tratos físicos, el propio factor biológico hace que sea patrimonio de los hombres hacia las mujeres y es normal. Si yo le digo a mi pareja que le voy a dar una bofetada no le va a asustar demasiado. En el psicológico, sin embargo, es más paritario, lo que no es nada bueno. Entre los más jóvenes existe menos empatía, menos emociones, se fomenta mucho la intolerancia a la frustración y el egoísmo. Puede que en la escuela les eduquen para la igualdad, pero luego está la sociedad, desde los catálogos de juguetes a los modelos que ofrecen en determinados programas de televisión, los influencers, los youtubers... No citaré uno de esos programas, pero me he visto obligado a verlo porque mis pacientes lo hacen y es dañino.

- Dígame cuál...

- Si ya se lo imagina... ¿Le suena 'Mujeres y hombres...'? No es el único.

- Defiende que tanto chicos como chicas deben interiorizar que si les tratan mal es que les maltratan. ¿No lo hacen?

- A veces las personas no se dan cuenta de que lo que el otro considera una prueba de amor se trata solo de forzar a su pareja a que haga lo que no quiere. 'Si no haces determinada práctica sexual es porque no me quieres', 'si no me das la contraseña de tu móvil es porque no soy nada para ti'. El maltrato de control, por ejemplo, es brutal entre los más jóvenes, entre los adolescentes. 'No te vistas así, mándame una foto para que sepa con quién estás...'. Lo peor es que el 50% de las víctimas no se considera como tal porque existe un marketing del amor maltratador como amor sano y protector. 'No quiero que salgas sola porque te puede pasar algo'. O 'no te contesto al teléfono, ni te hablo'. Todas estas conductas siguen la estrategia de la tortura de la gota china, hacer daño poco a poco. A veces la depresión que provoca hace que la gente intente suicidarse.

- No piden ayuda...

- No, no entra en su cabeza, ni cuando son apenas unas crías ni cuando son adultas. Se sienten infelices, pero no creen que son víctimas.

- Es difícil poder abandonar esta situación porque cada vez proliferan más esas exparejas que quieren vengarse.

- El momento de la ruptura es el más peligroso. Los datos son reveladores y para sorpresa de quienes estamos en este mundo, si no hay maltrato físico y en cambio sí psicológico, es más posible que exista acoso. Ahora se trabaja en la mejora de los instrumentos de detección de la peligrosidad, pero nos encontramos con el problema de siempre, que si estas mujeres no han denunciado porque no se reconocen como víctimas, no se puede protegerlas, no se puede hacer nada.

«La educación nos ha dado la base teórica, pero hay un abismo entre el discurso y la práctica»

«Hay que ser consciente de que si te tratan mal es que te maltratan, que no son pruebas de amor»

- Vaya, que instituciones o asociaciones se encuentran con las manos atadas en muchos casos.

- En este 2018, solo 13 de las 48 víctimas de violencia de género contaban con protección porque habían presentado una denuncia. Es verdad que 8 estaban mal diagnosticadas.

- Estos datos no animan mucho a separarse del verdugo...

- ¿Sabe lo que me dicen estas mujeres? Que si la información fuera que casi 200 mujeres han abandonado esa relación que les maltrataba y les hacía daño en vez de que hay 48 víctimas, podrían ser más valientes. Es lógico, dicen que si piensan que por abandonarles les van a matar, se lo piensan mucho, aunque luego acaben en intentos de suicidio. Estas 200 lo hacen con ayuda de entidades, pero luego hay más que se respaldan solo en familiares y en amigos.

- Aboga por una buena formación para detectar la peligrosidad a la que puede estar sometida una mujer y porque se generen grupos interinstitucionales en los que también haya asociaciones de apoyo. ¿No es complicado?

- Vamos a ver... Puede que te incomode ir a una comisaría de Policía, sea la Ertzaintza o la Guardia Civil. Sobre todo si vives en un pueblo, donde te puede ver la hermana de tu cuñada o su vecina. Pero puedes acercarte a una asociación que te aconsejará sobre aquello que más te conviene, por ejemplo un piso de acogida. Puede que haya sitios que te causen ciertos recelos, pero ¿y el centro de salud del pueblo? Una red fluida es muy importante.

- Se escucha mil veces que lo importante es la educación, pero da la sensación de que no ha servido para mucho.

- Es que los roles siguen siendo los mismos, tenemos una base teórica que inculcamos a los niños, pero luego no hay práctica. Hay un abismo entre el discurso y la práctica, se sigue hablando de mariquitas y marimachos y chicos y chicas se controlan a través del móvil sin plantearse siquiera que esa relación que genera miedo e infelicidad no es sana.

- Vaya panorama...

- Habrá que admitir que más allá del bofetón, que es muy grave, hay maltrato psicológico que genera patologías y que puede llevar al suicidio. No podemos esperar a que eso suceda para actuar.

 

Fotos

Vídeos