Guipuzcoanos víctimas del horror nazi

Guipuzcoanos víctimas del horror nazi

El BOE publica los nombres de los 4.427 españoles asesinados en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen | La iniciativa forma parte de las medidas recogidas en la Ley de la Memoria Histórica como reparación a los más de 10.000 españoles deportados

SONIA ARRIETA / ÁLVARO SOTO

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes el listado más completo de los españoles fallecidos en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen, un total de 4.427 víctimas, para que los familiares y los allegados puedan presentar alegaciones y correcciones en el plazo de un mes. Transcurrido este periodo de alegaciones serán inscritos como fallecidos en el propio Registro Civil Central, condición que hasta hoy aún no tienen.

Según informa el Ministerio de Justicia, la información recogida por la Dirección General de los Registros y del Notariado procede de los libros correspondientes que se custodian en la sede del Registro Civil Central sobre los españoles que fallecieron en estos campos de concentración nazis y ha sido cotejada con otras bases de datos para realizar las comprobaciones pertinentes. El edicto contiene dos direcciones webs a través de las cuales los interesados podrán acceder al listado definitivo y presentar las alegaciones que consideren oportunas.

La mayoría de las víctimas eran republicanos que huyeron a Francia en los últimos meses de la Guerra Civil y que se integraron en las tropas francesas que combatían a los nazis. Cuando Hitler invadió el país galo, fueron llevados a los campos de concentración. Barcelona es la provincia de origen con más presos en Mauthausen, 469. La siguen Madrid (242), Córdoba (232), Murcia (214), Huesca (210), Tarragona (209) y Toledo (176).

Por lo que respecta a Euskadi, un total de 65 vascos, con edades comprendidas entre los 19 y los 62 años, habrían fallecido entre los años 1941 y 1945 en los campos de concentración nazis de Mauthausen y Gusen, según recoge el listado. Por territorios, el mayor número de víctimas correspondería a Bizkaia, con 36 fallecidos. En el caso de Gipuzkoa, la cifra ascendería a 24 casos, mientras que cinco fallecidos serían naturales de Álava. Todos ellos habrían muerto en el campo de concentración de Gusen.

Además del nombre, apellidos y fecha de nacimiento de las 4.427 víctimas, se indica su lugar de nacimiento y la fecha en que murieron. La mayoría de los vascos fallecieron en 1941. El resto fueron asesinados entre 1942 y 1945. En cuanto a los campos de concentración, 44 de los 63 vascos murieron en el de Gusen: 5 alaveses, 13 guipuzcoanos y 26 vizcaínos. En el de Mauthausen perecieron 3 alaveses y 2 vizcaínos. El resto lo hicieron en los de Watensted (1), Ellrich (1), Dauchau (2), Flossenburg (2), Hradischko (2), Bergen-Belsen (2), Sachsen-Hausen (2), Steyr-Mauthausen (1) y Dora (1).

El representante de la Plataforma Vasca contra el Franquismo Josu Ibargutxi ha valorado la publicación del listado, aunque este colectivo cifra en alrededor de 200 las víctimas vascas. Ha criticado que se trata de una medida que llega «tarde» y ha denunciado que, hasta este momento, «ningún Gobierno español, incluido el socialista, ha realizado esfuerzos para reconocer» a estas víctimas.

Asimismo, ha lamentado que se ofrezca solo un plazo de 30 días a los familiares para presentar alegaciones. «Es irrisorio, un disparate, y lo hace un Gobierno que hace un año dijo pretender exhumar los restos del dictador Franco cuando todavía no ha hecho nada», ha sostenido.

Asimismo, ha considerado «denigrante» para el conjunto de las víctimas del Franquismo que se fijen únicamente en «aquellos que murieron luchando para salvar las libertades en Europa y que fueron asesinados en campos de concentración», cifra que la Asociación eleva a más de 6.000 españoles y alrededor de 200 vascos.

Cuestionado por la posibilidad de que familiares de víctimas reclamaran compensaciones al Estado alemán, ha reconocido que es algo «bastante difícil» y «no estaría de más que fuera el Estado español quien lo hiciera». «Los gobiernos alemanes han tenido la vergüenza de asumir responsabilidades subsidiarias en torno al nazismo, cosa que no ha hecho ningún gobierno español respecto a los 40 años de dictadura franquista», ha finalizado.

La ministra Celaá revela que un tío suyo es una de las víctimas

La portavoz del Gobierno en funciones y ministra de Educación, Isabel Celaá, ha revelado que su tío es una de las víctimas de los campos de concentración nazis de Mauthausen y Gusen cuyos nombres publica este viernes el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Celaá ha confesado este «detalle» en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha explicado que la decisión de publicar el nombre de los represaliados republicanos que fallecieron en los campos de concentración nazis es una cuestión de «simbología» para «dar identidad oficial a aquello que fue silenciado durante tanto tiempo».

Celaá ha añadido además la «simbología» de este paso y lo ha relacionado con el «recordatorio solemne» que tiene el Gobierno con los republicanos, el exilio y el «horror franquista». «Yo lo siento de manera muy íntima porque el hermano de mi madre fue una de las víctimas de Mauthausen», ha revelado.

A su juicio, era importante «poner en valor» aquello que ha estado «silenciado» durante tantos años, coincidiendo con su 80 aniversario y teniendo en cuenta que muchas familias no han podido saber «hasta épocas muy recientes» qué pasó con su familiar desaparecido.

De hecho, en la lista publicada en el BOE figuran tres personas con el apellido Diéguez, que es el de la madre de la ministra, y los tres fallecieron en concreto en el campo de concentración de Gusen.

Gutmaro Gómez Bravo, el profesor de la Universidad Complutense de Madrid que ha dirigido el proyecto, explica el camino recorrido por los libros en los que aparecen los nombres de quienes estuvieron en el campo de concentración de Mauthausen, conocido como el campo de los españoles. «En primer lugar, los libros fueron custodiados por los norteamericanos y después se hicieron cargo de él los franceses, que fueron los que liberaron el campo. En 1952 se lo dieron al Gobierno de Franco, que se encargó de esconderlos porque no tenía ningún interés en que se conocieran», explica.

Pero los historiadores sabían que esos libros existían porque otros países como Polonia los habían recibido tras la caída de los nazis y no los ocultaron. «Llevábamos tiempo detrás de ellos y por fin, el año pasado, el Ministerio de Justicia nos dio acceso», recuerda Gómez. Eran diez libros que estaban en el Registro de Madrid y que tenían información muy detallada. «Los alemanes lo inventariaban todo: nombres, apellidos, lugares de nacimiento y fechas de defunción. Obviamente, había errores de transcripción y por eso se abre ahora un plazo para que las familias lo puedan cotejar», agrega Gómez Bravo.

El bergarés Pedro José Axpe y el hernaniarra Manuel Larburu

Entre los millones de víctimas del holocausto también hubo víctimascomo el bergarés Pedro José Axpe Sagasta, que perdió la vida en los trabajos forzados a los que fue sometido en el campo nazi de Dachau, el 18 de diciembre de 1944. Nació el 20 de septiembre de 1906 en Altos Hornos. Desde los 12 años residió en Aretxabaleta. Perteneció a Unión Republicana y JSU, afiliado al sindicato de la UGT y miembro del Comité local del Socorro Rojo Internacional (SRI). Participó activamente en los sucesos revolucionarios de octubre de 1934, siendo detenido, procesado y condenado a 16 años de prisión. Estuvo preso en el fuerte de San Cristóbal hasta su liberación en marzo de 1936, por la amnistía del Frente Popular. Desde los primeros días de la Guerra Civil se alista como miliciano, combate en varios frentes hasta refugiarse en Francia, donde pasa por distintos campos de refugiados. La ocupación nazi de Francia en 1940 provoca su traslado al campo de concentración, donde fallece.

Oto caso es el de Juan Manuel Larburu Odriozola nació en agosto de 1912 en Hernani, en el caserío Berakorte. Luchó contra el nazismo y en el 19 de enero de 1944 fue trasladado al campo de concentración de Buchenwald. El hernaniarra murió en Flossenbürgen el 5 de abril de ese mismo año.

El historiador asegura que hay constancia de que otros 600 españoles estuvieron en Mauthausen, aunque no aparecen en estos libros. El reto, ahora, es encontrar la información del resto de los campos para completar el registro de los españoles.

Reparación a las víctimas

Esta iniciativa forma parte de las medidas recogidas en la Ley de Memoria Histórica como agradecimiento y reparación a los más de diez mil españoles que fueron deportados a los campos de concentración nazis, desprovistos de su nacionalidad española por decisión del gobierno franquista, declarados apátridas y de los cuales más de cinco mil perdieron allí la vida.

El Consejo de Ministros, en su reunión del pasado 26 de abril de 2019, aprobó la instauración del día 5 de mayo como día del homenaje a los españoles deportados y fallecidos en Mauthausen y en otros campos y a todas las víctimas del nazismo en España.

Más información