La pletórica 'novia de América' cumple 51 años

Queda muy lejos el 25 de marzo de 2001 cuando recogió su único Oscar de la Academia. / GARY HERSHORN
Queda muy lejos el 25 de marzo de 2001 cuando recogió su único Oscar de la Academia. / GARY HERSHORN

Julia Roberts dobla más allá del medio siglo de vida a punto de lanzar película en las salas y serial televisivo

Antonio Corbillón
ANTONIO CORBILLÓN

La novia de América, quizás como la propia América, se va haciendo mayor aunque mantenga su atractivo y tirón cinematográfico. Julia Roberts, la moza de Georgia que se enamoraba de buena parte de sus colegas de reparto, ha dado la vuelta al almanaque y ayer celebró sus 51 otoños. Debió ser una fiesta muy íntima ya que nada ha trascendido salvo una foto en su perfil de Instagram junto al actor Dermot Mulroney y una sola palabra: 'Yep' (traducible por 'Si').

Para bastantes, la imagen del considerado por muchos el rostro más bello del cine actual, se quedó congelada en su papel en 'Pretty woman (1990), aquella prostituta 'cool' que se camelaba al ejecutivo Richard Gere. Con el tiempo nos enteramos de que los guionistas habían pensado y grabado algunas escenas más subidas de tono que el 'pastel' rosa que se pudo ver finalmente. Después llegarían piezas como 'Nothing Hill' o 'Novia a la fuga', que acabaron de colocarle el sambenito de 'novia de América'.

Sin embargo, la hoy más que cincuentona Julia demostró a lo largo de su carrera que su agraciado rostro tenía muchos más registros. Una década después le llegó el papel de 'Erin Brockovich' con el que ganó oscar, globo de Oro y BAFTA (Gran Bretaña). Un salto de calidad y escalafón que le permitió ser la actriz mejor pagada del planeta y convertirse en la octava más rica entre las féminas que viven del entretenimiento.

No tuvo tanta suerte en el amor. La prensa del corazón le atribuye incontables relaciones, siempre con gente del sector. Su primer papel importante, 'Magnolias de acero' (1989) fue también su primer ligue serio con su compañero de reparto Dylan McDermott. Después llegó Kiefer Sutherland con el que rodó 'Línea mortal' unos meses después del 'pelotazo' que supuso 'Pretty woman'. Con este actor protagonizó una escena digna de una de sus películas. La Roberts dio la espantada a tres días de la boda y dejó a Sutherland con más de un palmo de narices. Después les tocó el turno a Benjamin Bratt o al inefable George Clooney.

Da la sensación de que sus roles son parejos a su evolución personal. En 'Erin Brockovich' encarnó a una mujer coraje que pareció insuflarle fuerzas para conquistar una vida personal más controlada. En 2002 fijó su mirada en el cámara Daniel Moder, que el que grababa en el rodaje de 'The mexican'. Aquí sí hubo flechazo, boda y tres hijos (los dos primeros mellizos).

La edad no ha detenido a una actriz que pronto estrenará la serie televisiva de terror psicológico 'Homecoming'. Y en diciembre vuelve a la gran pantalla con 'Ben is back' ('Ben ha vuelto'). La que no parece que tenga prisa por irse es la madurita Julia Fiona Roberts.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos