Bellezón con causa

Vanessa Ponce de León. /  AFP
Vanessa Ponce de León. / AFP

La mexicana Vanessa Ponce de León gana Miss Mundo con su compromiso con los migrantes

Antonio Corbillón
ANTONIO CORBILLÓN

Una mexicana con apellido de conquistador español ha conquistado a su vez para su país el título de Miss Mundo. El primero después de 68 ediciones. Definitivamente este concurso se aplica con rigor el «renovado código de ética» del que presumen sus organizadores. La joven de Guanajuato (26 años) enamoró al jurado en dura pugna con la tailandesa Nicolene Pichapa.

El despliegue de belleza y talento que reunió en la ciudad de Saya a aspirantes de más de 120 países se rindió a la «inteligencia y ganas de ayudar» de este mujer. Se acabaron las coronaciones 'florero' y ahora también un concurso como éste puede servir para reivindicar el papel activo de la mujer para hacer un mundo mejor.

Además de sus dos carreras (Comercio Internacional y diplomada en Derechos Humanos), Vanessa Ponce de León dirige un centro de rehabilitación de mujeres y es oradora del Instituto Nacional de la Juventud de México. «Usaré mi reinado para seguir haciendo lo mismo que hago desde hace tres años, es decir, seguir siendo un ejemplo, porque todos podemos ser un ejemplo. El mundo necesita un cambio y ayudar no es tan difícil», dijo la ganadora, sin que el boato de su coronación la desviara de su destino terrestre.

En un país como México, en el que las corrientes migratorias son una de sus causas más perentorias, Vanessa presentó en la ciudad china que ha colocado su imagen en el foco mundial su proyecto Na Vili, con el que busca ayudar a los hijos de jornaleros migrantes indígenas que viajan desde el estado de Guerrero (el más pobre del país) hacia su ciudad, Guanajuato.

Desde Mujeres en el Camino asesora también a los padres para que puedan poner en regla los papeles de sus hijos y tengan derecho a servicios como educación o salud. A Ponce de León aún le queda tiempo para dedicarlo a sus aficiones favoritas: el voleibol y la pintura.

Por una vez las quinielas previas se acercaron bastante ya que la triunfadora estaba entre las treinta primeras de la reciente lista publicada por el portal Global Beauties (Bellezas Globales). De las concursantes de origen latino solo se le acercó la chilena Anahí Hormazábal, que estaba entre las cinco favoritas, aunque finalmente desapareció del palmarés.

Al podio final se sumaron, además de la tailandesa Pichapa, las participantes de Bielorrusia, Jamaica y Uganda. También obtuvieron reconocimientos la representante de Estados Unidos (Deportes), Japón (Talento) y Francia (Top Model).

Es la novena vez que el título de Miss Mundo se entrega en China. En esta ocasión se desplazó a Sanya para conmemorar el trigésimo aniversario de la creación de la provincia insular china de Hainan, que el gigante asiático quiere convertir en su referencia turística.

Miss Mundo arrancó en 1951 en Londres. Un 'invento' británico de cuya capital no se movió hasta 1989 en que se desplazó a Hong Kong (entonces todavía colonia de la Reina Isabel II). Desde entonces se ha desplazado a escenarios de Sudáfrica, EE UU, la India o Polonia.

 

Fotos

Vídeos