La CEOE acusa al Gobierno de «atentar» contra el diálogo social

Antonio Garamendi. /Efe
Antonio Garamendi. / Efe

Garamendi invita al Ejecutivo a llevar al Parlamento la reforma laboral y los sindicatos le critican por «sobreactuar»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los empresarios han sacado el hacha de guerra al Gobierno. El nuevo presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, acusó este viernes al Ejecutivo de «atentar contra el diálogo social» al supuestamente haber pactado con los sindicatos un preacuerdo para derogar aspectos centrales de la reforma laboral, tales como recuperar la ultraactividad de los convenios colectivos y devolver la prevalencia al convenio sectorial sobre el de empresa. Así lo anunció el pasado jueves Comisiones Obreras (CC OO), aunque el Ministerio de Trabajo y UGT (Unión General de Trabajadores) no dieron el pacto por cerrado, lo que sentó como un jarrón de agua fría en la patronal, que se sintió excluida de la negociación.

«Si realmente eso es así, que legisle el Gobierno, pero no tiene mucho sentido que a eso se llame diálogo social», aseguró durante una conferencia en Bilbao Garamendi, que puntualizó que «es un acuerdo bipartito entre los sindicatos y el Gobierno». Y, para ilustrarlo, utilizó un símil futbolístico: «El árbitro sale al campo de la mano del equipo contrario». En este sentido, quiso dejar claro que la CEOE no ha «excluido de la negociación a nadie» y argumentó: «No hemos roto la mesa ni la vamos a romper, y los empresarios vamos a trabajar con sentido de Estado y lealtad institucional».

Las palabras de los empresarios no gustaron nada a los sindicatos, que les acusaron de «sobreactuar» y de utilizar la estrategia de «no entrar a fondo» en el debate con la esperanza de retrasar los cambios en la reforma laboral. Tanto UGT como CC OO aseguraron que todos los cambios pactados se han hecho en la mesa de diálogo social. «El otro día hubo una última reunión en la que prácticamente han quedado ultimados los términos de lo que podría ser un acuerdo que en efecto modifica aspectos centrales de la reforma laboral y CEOE ha estado en esa mesa; otra cosa es que no esté de acuerdo en lo que pone en esos términos, pero no ha habido ningún espacio de bilateralidad entre el Gobierno y los sindicatos», quiso dejar claro el secretario general de CC OO, Unai Sordo.

Por su parte, el líder de UGT, Pepe Álvarez, criticó la inacción de la CEOE: «No se puede salir y decir que hay que luchar contra la corrupción y contra economía sumergida para después cuando se ponen algunos elementos encima de la mesa, que van a ser fundamentales para acabar con esta, inmediatamente se pongan en contra y no permitan que eso avance».