Indar de Beasain lidera un proyecto esencial para paliar la sequía que padece Las Vegas

Motobomba de Indar terminada en Beasain y a punto de ser enviada a Nevada./JOSETX0 MARIN
Motobomba de Indar terminada en Beasain y a punto de ser enviada a Nevada. / JOSETX0 MARIN

El Gobernador de Nevada visitó ayer la fábrica, donde se producen treinta equipos que bombearán agua a 127 metros de profundidad en el lago Mead

Fernando Segura
FERNANDO SEGURA

El suministro de agua de Las Vegas depende en gran parte de las enormes motobombas que se están construyendo en la fábrica de Indar, en Beasain. Southern Nevada Water Authority, la compañía encargada del abastecimiento, adjudicó el año pasado a la firma guipuzcoana un megacontrato para la construcción de 30 equipos hidráulicos para bombear agua a 127 metros de profundidad en el lago Mead (presa Hoover). Indar se embolsará 70 millones de dólares, el mayor contrato firmado hasta ahora por la firma.

El proyecto es vital para Las Vegas. Tanto es así que el Gobernador de Nevada, Brian Sandoval, visitó ayer la factoría de Indar -grupo Ingeteam- en Beasain. Quería conocer de primera mano dónde se fabrican las motobombas que evitarán que la ciudad de los casinos, edificada en pleno desierto, se enfrente a un gravísimo problema de desabastecimiento.

Los datos

12 unidades
de las 30 contratadas ya han sido entregadas. Otras dos están en camino y el resto escalonadamente hasta 2019.
650 millones de dólares
es el presupuesto total del proyecto de abastecimiento, de los que 70 corresponden a Indar.

Sandoval no ahorró elogios para la firma guipuzcoana. En un breve encuentro con este periódico, el Gobernador explicó que Nevada, y particularmente Las Vegas, «está padeciendo la peor sequía de su historia». Subrayó que garantizar el éxito de la expansión de la ciudad, la que más rápido crece de Estados Unidos, requiere incrementar el suministro de agua. «Estamos excavando una tercera toma en el lago Mead. Indar nos ha aportado la mejor solución para garantizar el éxito de Las Vegas durante décadas».

Nuevos contratos

Sandoval no descarta que este proyecto suponga para Indar la firma de nuevos contratos en Nevada o en otros estados norteamericanos. «Estamos permanentemente a la búsqueda de nuevas soluciones para garantizar el abastecimiento. Sin duda, la alternativa aportada por Indar servirá a la empresa como ejemplo fantástico de lo que es capaz de hacer». Lo cierto es que el contrato ha catapultado a la firma guipuzcoana al liderato mundial en la fabricación de motobombas sumergibles de gran potencia, superando a multinacionales de renombre.

Las claves

Sequía
El nivel del lago Mead, que abastece a 35 millones de personas, ha bajado 40 metros en dieciocho años
Potencia
Los motores sumergibles fabricados en Indar para Nevada son los de más capacidad del mercado

Indar forma parte del núcleo duro de un proyecto de 650 millones de dólares cuyo objetivo es luchar contra la sequía que padece la cuenca del río Colorado. Los niveles del lago Mead han caído más de cuarenta metros desde el 2000, una situación de extrema gravedad, dado que abastece a varias presas que dan servicio a 35 millones de personas y riega 2 millones de hectáreas destinadas a uso agrícola.

La SNWA convocó un concurso público para la presentación de proyectos que fueran capaces de bombear agua situada a 140 metros de profundidad. Un auténtico reto técnico porque exige que tanto el motor como la bomba se sitúen sumergidos, cuando habitualmente el motor se instala en tierra.

La complejidad era de tal calibre que solo acudieron tres empresas, una austrogermana, otra japonesa -los directivos de Indar prefieren que no se cite el nombre de estas compañías- y la guipuzcoana. Las dos primeras son auténticos gigantes del sector en tanto que Indar, pese a su reconocimiento internacional, se encuentra a años luz de aquellas multinacionales en cuanto a tamaño, pero no en tecnología. Indar, pese a partir en teoría con menos posibilidades de éxito, se llevó el gato al agua porque fue capaz de cumplir con todos los requisitos exigidos por el cliente

Indar fabrica para este proyecto las motobombas sumergibles más potentes del mundo, desarrolladas gracias a tecnología 'made in Beasain'. Suministrará treinta unidades que, dependiendo del modelo, pesarán entre 21 y 27 toneladas, con una longitud de entre 7 y 8,5 metros y, lo más importante, una potencia de entre 2.350kW y 3.800kW.

La capacidad de bombeo de los treinta equipos será de 3,4 millones de metros cúbicos al día, equivalentes a llenar 250 bañeras en un segundo. Con el fin de probar esta tecnología, en Beasain se construyó un banco de pruebas con un capacidad de 900.000 litros y una profundidad de 30 metros, requiriendo una inversión de 2 millones de euros.

Fabricadas en Beasain

Las treinta máquinas se fabricarán en Beasain. Indar ya ha entregado doce y otras dos están en camino. El resto irán saliendo escalonadamente de la factoría, hasta completar el pedido a finales de 2019, con el objetivo de que la planta esté operativa en 2020.

El contrato no exige trasladar la producción a Estados Unidos. En el caso de que lleguen más adjudicaciones, Indar dispone de una planta de generadores eólicos en Milwaukee, con una plantilla de 150 personas. La instalación se podría ampliar para las nuevas funciones.

Brian Sandoval visitó la fábrica de Beasain acompañado por Paul Anderson, director de la oficina de Desarrollo Económico de Nevada. En la factoría fueron recibidos por la diputada foral de Promoción Económica, Ainhoa Aizpuru; el viceconsejero de Industria, Javier Zarraonaindia y la directora de Basque Trade&Investment, Ainhoa Ondarzabal. El presidente de Indar, Alex Belaustegi, y el director general de la firma, Peio Pagola, guiaron a los invitados en el recorrido por las instalaciones.

La visita del Gobernador quizá sirva para iniciar una relación económica fructífera entre Nevada y Euskadi. Sandoval señaló que le ha sorprendido el sistema educativo vasco, el alto nivel de la industria y la cualificación de los trabajadores. «Esperamos colaborar más con las empresas vascas», señaló Sandoval al término de la visita. El Gobernador tenía previsto acudir ayer también a Salto Systems y al Basque Culinary Center.

Referente internacional

El éxito del contrato norteamericano reafirma a Indar en su apuesta por reforzar la división de bombas y motores sumergibles. De hecho, la compañía ha puesto en marcha un departamento específico de ingeniería del agua. La 'marca' Indar es un referente internacional en equipos hidráulicos con contratos como el Ciudad de México, donde gestiona treinta estaciones de bombeo de agua potable.

La compañía de Beasain también forma parte de la élite mundial en el suministro de equipos para plataformas de oil&gas, especialmente para las situadas en el mar del Norte. Las bombas de Indar se utilizan para el equilibrado de las plataformas, en los sistemas antiincendio y para el suministro del agua de consumo. La compañía espera que, con el incremento que está registrando el precio del petróleo, este mercado se reactive. Otro campo en el que destaca la empresa guipuzcoana es en el de las desaladoras, con especial presencia en España y el resto de la cuenca Mediterránea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos