La creación de empresas se estanca en Euskadi y crece a menor ritmo que en el Estado

Confebask alerta de la falta de dinamismo en la constitución de nuevas firmas y reclama «un marco amable» para su actividad al igual que para los autónomos

Pilar Aranguren
PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

La creación de nuevas empresas no termina de despegar en Euskadi pese a que la economía sigue carburando a buen ritmo. Ese encefalograma plano, que también se extiende a los autónomos, preocupa y mucho a la patronal vasca Confebask, que insiste una vez más en la necesidad de fomentar las vocaciones empresariales, así como la consolidación de las empresas existentes, «favoreciendo la creación de un marco lo más amable posible para la actividad empresarial y el emprendimiento y, por tanto, para generar riqueza y empleo».

Un mensaje que cobra más importancia en un momento en el que el Gobierno central está barajando diferentes medidas, como elevar la base máxima de cotización entre un 10 y un 12%, lo que impactaría en el trabajador, pero sobre todo en las empresas.

Las cifras

58.991 empresas
inscritas en octubre, 70 más que un año antes, y un aumento del 0,1% frente al 1,1% del conjunto del Estado.
172.233 autónomos.
366 más que en octubre de 2017, lo que supone un incremento del 0,2%.

El informe mensual que elabora Confebask sobre evolución empresarial referente a octubre revela que a cierre de dicho mes había un total de 58.991 empresas inscritas en Euskadi, lo que supone 70 más que en el mismo periodo del año pasado, apenas un incremento del 0,1%. Flaco consuelo para un tejido productivo al que, como recuerda la patronal vasca, aún le queda por recuperar cerca de 8.000 empresas para llegar a los niveles precrisis.

Mientras la construcción muestra una evolución más favorable, al crecer un 1,7% interanual, en consonancia con el mayor dinamimo que está registrando, la creación de establecimientos industriales apenas sube un 0,2%, mientras que los servicios se reducen un 0,1%.

La evolución por territorios también es dispar. En Bizkaia se registró un mayor incremento interanual (0,5%), mientras que en Álava fue casi plano (0,1%) y en Gipuzkoa se redujo un 0,1%.

Pero quizás lo que más llama la atención es que siendo Euskadi como ha sido un territorio de grandes vocaciones industriales y empresariales se está estancando o al menos muestra un menor dinamismo que el conjunto del Estado, donde el crecimiento ha sido en octubre del 1,1%. Tampoco la cifra de autónomos aporta mayores alegrías. Tras el mínimo de agosto, la cifra creció en 873 personas en octubre alcanzando un total de 172.233, lo que supone 366 más que un año antes, apenas un 0,2%.

Eso sí, las firmas que ya existen muestran una mejor salud ya que los concursos de acreedores siguen descendiendo. De hecho, hasta septiembre -últimos datos- se habían acogido a esta figura 193 empresas, 33 menos que en el mismo periodo del año anterior, lo que supone una reducción del 14,6%. Confebask destaca que se consolida así la tendencia de descensos interrumpida en 2017. Caen sobre todo las empresas concursadas en Industria (-23,4%), seguidas por las de servicios (-14,6%) y Construcción (-8,6%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos