La 'Academy', centro de formación y fuente de la juventud de Rossi

La 'Academy', centro de formación y fuente de la juventud de Rossi

Tres de los seis italianos que participarán en el Gran Premio de MotoGP de Catar han salido de una cantera impulsada por 'Il Dottore'

STANISLAS TOUCHOTTavullia

«Trabajar con estos jóvenes me hace sentir joven»: Valentino Rossi, que el sábado cumplirá 40 años, creó en 2013 la 'VR46 Riders Academy' para ayudar a los aspirantes de piloto a progresar y reimpulsar una cantera italiana en dificultades. Cinco años después, 'Il Dottore' se reencontrará con dos de sus alumnos en MotoGP.

Rossi, Franco Morbidelli y Francesco Bagnaia. Tres de los seis italianos que participarán en el primer Gran Premio de MotoGP de la temporada, el próximo 10 de marzo en Catar, pasan los sábados dando vueltas a la pista de tierra de Tavullia, la población de la región de Marcas (este de Italia), donde Rossi creció e instaló su 'Motor Ranch'.

A la entrada de Tavullia, en la parte baja de un pequeño valle, se puede ver esta pista de 2,4 km, que dibuja dos óvalos y unas curvas blancas que sobresalen en medio de un paisaje de viñedos y olivos.

Ahí es donde los once pilotos actuales de la 'Academy' se entrenan desde hace tres años con Rossi, durante largas sesiones de carrera «a la americana», con dos eliminados en cada giro hasta que se llegue a una final a cuatro. La próxima temporada, todos participarán en alguna de las tres categorías del Mundial de motociclismo: MotoGP, Moto2 o Moto3.

«La idea de inicio de la 'Academy' era devolver el motociclismo italiano al lugar que ocupaba hace 15 años, cuando estábamos en la cima. En resumen, se ha tenido que trabajar mucho, escuchar a 'Vale' y dar gas», explica a la AFP Alessio «Uccio» Salucci, amigo de la infancia y brazo derecho de Rossi, ahora director deportivo de la 'Academy'.

Alto rendimiento

Antes de que existiera el rancho y la 'Academy', había una cantera de yeso abandonada donde Rossi se entrenaba con algunos amigos, como una alternativa menos peligrosa al motocross. Tras tomarle gusto a trabajar en grupo, el campeón italiano creó después su rancho, una antigua granja en un terreno de 65 hectáreas que pertenecía a su padre.

«Primero estaban los pilotos, sólo después se convirtió en la 'Academy'», explica Salucci. «Valentino solía ir a un gimnasio de Pésaro. Llegaron chicos de la zona, Niccolo Antonelli, Andrea Migno, Franco Morbidelli, que sabían que se entrenaba allá. 'Vale, nos falta un guante; Vale no tenemos mono'. Se les ayudaba, pero de una manera básica. Entonces Vale nos propuso fundar la academia, ayudar a esos chicos pero de manera más seria».

El 'negocio' creció tanto que de las dos o tres personas que trabajaban al principio, actualmente son una docena en hacer funcionar la 'Academy'.

«Se ha convertido en un proyecto de alto rendimiento: Tenemos dos campeones del mundo juniors, dos campeones del mundo de Moto2 (Morbidelli en 2017, Bagnaia en 2018) y vamos a tener dos pilotos en MotoGP», explica a la AFP Alberto Tebaldi, otro amigo cercano a Rossi y director general del grupo VR46.

Esta lógica del alto rendimiento es el modelo de Rossi. En la 'Academy', los 11 'Valentini' se entrenan en el gimnasio y en la pista con el maestro, son tratados por los mismos médicos y nutricionistas y los prepara físicamente el mismo preparador del nueve veces campeón del mundo, Carlo Casabianca.

Rivalidad

«El estilo de vida de Valentino está hecho para la moto. Los otros deben entender cómo vivir la vida de piloto. Por ello, todo lo que hace Valentino, a cada minuto, es bueno para aprender», resume Salucci. «Él está en este deporte desde hace 23 años y yo desde hace 22. Todas las dificultades, ya las ha vivido. Y gracias a él sabemos inmediatamente cómo resolverlas», confirma Bagnaia, interrogado por la AFP.

La progresión de los alumnos de la 'Academy' ha dado paso a una situación problemática: el enfrentamiento en carrera de los pilotos pertenecientes al grupo, pero también con equipos rivales, entre ellos el Sky Team VR46 de Rossi, inscrito en Moto2 y Moto3.

«Los chicos conocen nuestra mentalidad. Estamos felices de tener el Team Sky y de obtener resultados. Pero también lo damos todo por Marco Bezzechi (miembro de la academia pero piloto de Red Bull KTM). Y si Bezzechi gana una carrera, también seremos felices», asegura Tebaldi.

De todas maneras, Rossi encuentra una gran ventaja. «El entrenamiento en solitario es aburrido», explica Saluccio. «Ahora él se entrena con gente que va rápido y que quieren ganarle. Él también quiere ganarles y no es fácil. La competición, día a día, esa es la gran aportación de la 'Academy' a Vale».