Balonmano

Dinamarca arrasa en todos los rankings del Mundial

Los jugadores de la selección danesa celebran ayer en Copenhague el triunfo en el Mundial . / AFP
Los jugadores de la selección danesa celebran ayer en Copenhague el triunfo en el Mundial . / AFP

14.000 espectadores llenaron el Jyske Bank Boxen en la final y 5,8 millones vieron el partido por televisión, más del 50% del país

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL

Antes de que comenzara el primer partido del Mundial de balonmano que se ha disputado durante el mes de enero en Alemania y Dinamarca, ya se intuía que iba a ser un gran campeonato. Basta con echar un ojo a un dato, las entradas vendidas de antemano. 850.000 personas habían adquirido su billete para ver alguno de los partidos, lo que suponía 130.000 más que la anterior marca, fijada en el Mundial de Alemania del año 2007.

Todo estaba preparado para un torneo en el que la distribución de los grupos y los cruces se perfilaban hacia una final entre las dos selecciones anfitrionas, Alemania y Dinamarca. El guion se mantuvo hasta las semifinales, pero Noruega eliminó a los germanos para provocar una final inédita entre dos combinados que nunca habían ganado un Mundial.

Campeón por primera vez. Selecciones como España, Croacia o Suecia fueron cayendo por el camino hasta dejar unas semifinales en las que se enfrentaron Dinamarca-Francia y Alemania-Noruega. Los daneses eliminaron a los seis veces campeones del mundo y los noruegos hicieron saltar la sorpresa en el Barclaycard Arena de Hamburgo ante 13.800 alemanes.

La final se disputó en la localidad danesa de Herning, en un Jyske Bank Boxen con 14.000 espectadores en el que Dinamarca superó sin problemas a Noruega (22-31) conquistando así su primer Mundial. Tras haber logrado ganar dos Europeos y un oro olímpico, los daneses, en su cuarta final de un campeonato del mundo, se hicieron con el triunfo. El podio lo completó Francia, dejando a Alemania cuarta. Por detrás, también clasificadas para los torneos preolímpicos, Suecia, Croacia y España.

El único lunar del torneo, la descafeinada final. El exjugador de balonmano Albert Rocas comentó al respecto en su cuenta de Twitter: «Creo que el balonmano debe reflexionar. No puede ser que las finales sean el peor partido del torneo. Un jugador profesional no puede jugar 10 partidos en 2 semanas, tanto por el espectáculo como por la salud del propio jugador».

Hansen, el MVP. Como en cada torneo, la IHF dio a conocer el siete ideal del Mundial y al MVP. La distinción de mejor jugador no genera ninguna duda: ha sido para la estrella de Dinamarca, Mikkel Hansen. El jugador del Paris Saint-Germain, además, se convirtió en el máximo goleador con 72 tantos en 10 encuentros. Y el mejor equipo lo completan tres daneses, dos noruegos, un alemán y un 'Hispano'. El extremo izquierdo más destacado ha sido Magnus Jondal (Noruega), lateral izquierdo Sander Sagosen (Noruega), central Rasmus Lauge (Dinamarca), lateral derecho Fabian Wiede (Alemania), extremo derecho Ferrán Solé (España), pivote Bjarte Myrhol (Noruega) y portero Niklas Landin (Dinamarca).

El pivote Myrhol fue una de las grandes sensaciones del Mundial y el portero Landin, con 84 paradas y un 38% de efectividad, uno de los héroes de la final. Hay que destacar también las actuaciones de los extremos, con espectaculares porcentajes; Jondal hizo 59 goles y un 87% y Solé 58 y un 85%.

Mirando hacia casa, Julen Aginagalde, que había sido el mejor pivote en dos Europeos (2014 y 2016) y un Mundial (2013), acabó el campeonato con solo 14 goles, aunque los consiguió con solo 18 lanzamientos y un buen 78%.

Audiencias millonarias. Además de la gran afluencia de público en los pabellones en los que se disputó el Mundial, han sorprendido las audiencias televisivas registradas en los países anfitriones. No hay que olvidar que Dinamarca y Alemania tienen al balonmano como uno de sus deportes más importantes. Mientras la final en España solo la vieron 151.000 espectadores (la final del Europeo pasado entre España y Suecia la vieron más de 2 millones), en Dinamarca 2,7 millones de personas se pegaron al televisor en un país de solo 5,8 millones. Más del 50%.

Más

 

Fotos

Vídeos