Gipuzkoa Basket

El GBC aguanta 25 minutos el vendaval baskonista

Partido entre el Baskonia y el GBC. /Rafa Gutiérrez
Partido entre el Baskonia y el GBC. / Rafa Gutiérrez

Un parcial de 2-20 en el tercer cuarto acaba con las esperanzas de un GBC que brilló en la primera mitad

RAÚL MELERO / BORJA OLAZABAL

Oroz fue la gran sorpresa en el quinteto inicial del GBC que se refugió en una zona para intentar confundir el ataque baskonista. La cosa no empezó bien porque el primer tiro, un triple de Garino fue a la cazuela, pero después la defensa donostiarra se fue ajustando. Eso sí, la alfombra y más en equipos como el guipuzcoano no da para taparse todo el cuerpo. Así que si se ponía una mano siempre en el tirador, se descuidaba la parte más cercana al aro. Por ello Vincent Poirier hizo seis puntos y Huertas dos bombitas marca de la casa. El equipo de Fisac sí estuvo atinado en los triples. Uno de Salvó, otro de Clark y el tercero de Chery en los primeros cinco minutos de partido. Baskonia parecía que jugaba fácil, más que nada porque hizo canastas con sencillez, pero no se despegaba en el marcador.

Al contrario, el Delteco fue por delante en el marcador en cuanto su jugador franquicia entró en calor. Y eso que enfrente estaba Poirier que solo con mirarlo asusta. Una canasta de Salvó dio la máxima al GBC 17-13 (min. 7). En esas distancias se movió el Delteco que amplió su ventaja hasta los siete puntos, 25-18, tras la entrada de Van Lacke quien cerró con cuatro puntos el primer periodo.

El ida y vuelta del primer round no tuvo su continuidad en el segundo acto porque hasta el minuto tres no se vio una canasta. Fueron 180 segundos de balones al hierro. Las segundas unidades de los dos equipos, si se puede llamar así a la de Baskonia ya que presentó a Granger, Shengelia o Janning en pista por ejemplo, se remangaron en defensa y el ritmo anotador se paró. A pesar de eso, el Delteco siguió un paso por delante fruto de las pérdidas del Baskonia (11 al final del primer tiempo) y las ocho recuperaciones que el equipo de Fisac pescó y le dieron alas en ataque. Agbelese y Fakuade se pegaron con los postes rivales y apreció el hombre de la guitarra. Sí, Jordan Swing. El de Tennessee dio una lección con dos triplazos y dos canastones además de hacer una sensacional defensa sobre Matt Jenning, el mejor tirador alavés. Las dos canastas que hizo Swing sobre el de Minnesota fueron de levantarse y aplaudir. Una con paso atrás y su elegancia para levantarse y que el balón besara la red. La siguiente fue la misma pero con rectificado en el aire. Además Swing aportó cinco rebotes a la causa. Con todo esto, el Delteco gozó de trece puntos de renta, 40-27 (min.18) que fueron cortados por un dos más uno de Jenning. Norel anotó para el Gipuzkoa Basket y cuando estaba a punto de sonar la bocina, Poirier dejó el 42-32 en el luminoso.

El equipo de Fisc estaba dispuesto a aguantar la primera embestida gasteiztarra. Y lo hizo. Shengelia salió de inicio dispuesto a echarse al equipo a la espalda y liderar la remontada. Canasta y triple para empezar. Respuesta de Clark. Otra bomba desde más allá del 6,75 de Beaubois. El partido iba de lado a lado. No daba tiempo a darle un sorbo al refresco. La diferencia bajaba con cuentagotas y aparecieron los rubios del GBC para levantar al público donostiarra – ayer en minoría- de sus asientos. Una canasta de Norel y un triple de Clark dieron doce de ventaja a los locales, 54-42 (min. 34). Sin embargo el Baskonia despertó. Y de qué manera lo hizo. El zarpazo de los de Pedro Martínez dejó al Delteco tocadísimo y no le pudo dar la vuelta. El parcial que encajó la escuadra de Fisac fue de 2-20. Con Shengelia martillenado desde dentro y Matt Jenning sacando la muñeca a pasear desde fuera. Y las aportaciones de Rodrigue Beaubois en ataque y el Pato Garino en defensa, los baskonistas se dispararon. También tuvo su dosis de fortuna con un triple que se salió de Chery y unos pasos pitados al canadiense bastante dudosos. ¿Qué hubiera pasado si el GBC llega a anotar una canasta en mitad del vendaval alavés? Quizá el resultado hubiera sido el mismo, pero seguro que la moral de los donostiarras para acometer los minutos finales hubiera sido otra.

Por si había algún atisbo de remontada guipuzcoana, un triple de Janning, una técnica a Fisac y una canasta de Garino, dieron un colchón de once puntos, que se antojaba difícil de bajar, 59-70 (min. 33). Swing, hacía tiempo que el alero no jugaba un partido como el de ayer, metió cinco puntos consecutivos pero que fueron un intercambio de canastas que lo único que hacía era beneficiar al Baskonia.

En los últimos cinco minutos de partido, con distancias entre ocho y diez puntos, la única posibilidad de haber apretado el marcador era enlazar dos triples consecutivos o un mini parcial que pusiera a tiro a los donostiarras de los alaveses. Otro triple de Daniel Clark apretó el marcador hasta un 72-78, pero en el siguiente ataque, Marcelino Huertas ajustició a los donostiarras con un triple. El partido murió casi de forma plácida para jolgorio de los más de mil seguidores alaveses que presenciaron el choque en Illunbe. Tiene que ser duro jugar de local y ser pitado por la grada. Una pena. En siete días otro equipo de Euroliga, el Valencia, visitará la capital guipuzcoana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos