El tapado de la Behobia - San Sebastián es el favorito

El duelo entre los vascos Iraitz Arrospide e Iván Fernández acapara los focos de la Behobia-San Sebastián, pero lo cierto es que Jaume Leiva es el gran candidato para hacerse con la txapela

Iraitz Arrospide
Arrospide y Leiva, en la Behobia del pasado año. / Arizmendi
Karel López
KAREL LÓPEZ

Ya ganó en 2012, por lo que hablar de él refiriéndonos al 'tapado' es un tanto injusto, aunque los focos no señalen en esta ocasión a Jaume Leiva. Es el 'tapado' de la Behobia-San Sebastián porque de lo que se está hablando a menos de dos semanas de la multitudinaria cita es del duelo vasco que se vivirá: el guipuzcoano Iraitz Arrospide y el alavés Iván Fernández, frente a frente sobre el asfalto por primera vez. Ahí está el morbo, aunque me temo que será en la lucha por el segundo cajón del podio.

De Jaume Leiva podemos decir que es un habitual de la Behobia-San Sebastián. Querido por el público y gran amante de esta prueba, el atleta catalán de Adidas (como no podía ser de otra manera) llegará al 11 de noviembre en un gran estado de forma. Viene de correr el medio maratón de Valencia la semana pasada (con récord del mundo del keniano Kiptum incluido en esta cita) en 1h02:29, crono al que, ahora mismo al menos, me resulta impensable pensar que se pudieran acercar Arrospide y Fernández.

Con 35 años, el de Terrassa es el gran favorito para hacerse con una nueva txapela en la Behobia-San Sebastián. Está claro que la carrera guipuzcoana no es una media maratón. El recorrido es de un kilómetro y unos cuantos metros menos, pero la dureza es mayor. La subida a Gaintxurizketa la sufren todos los corredores, también los atletas de élite. Y con el Alto de Miracruz ocurre más de lo mismo.

Sin Carles Castillejo, el gran dominador durante las últimas campañas (ganador en 2015, 2016 y 2017) otro catalán tiene toda la pinta de que se llevará la gloria, por mucho que, sí, lo admito, me encantaría y creo que sería precioso ver a un vasco cruzar la meta del Boulevard en primer lugar. Pero Leiva, ese atleta que estuvo cerca de 500 días sin poder correr por una serie de lesiones entre 2014 y 2015, está con más ilusión que nunca. El realista Arrospide le quitó el tercer puesto en 2017, pero 'robarle' el triunfo este año creo que será misión imposible, aunque en la Behobia-San Sebastián nunca se sabe. Los vascos juegan en casa, pero, eso sí, Leiva se conoce al dedillo la carrera.

La semana que viene, el análisis de la carrera femenina.

¿Último año?

No se asusten. No será el último año de la Behobia-San Sebastián. Tenemos carrera para rato... O eso espero. Me refiero a que esta puede ser la última participación de Jaume Leiva, al menos estando al nivel que está ahora. Poder ver al catalán por el asfalto guipuzcoano tal y como está ahora es un auténtico lujo. Como sabrán, la Behobia no forma parte del calendario nacional de la Real Federación Española de Atletismo, razón por la que no pueden correr los atletas becados. Si Leiva sigue así, seguro que el año que viene lo está... Y al no recibir ayuda económica de la RFEA este año, Iván Fernández podrá estrenarse el 11 de noviembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos