un jurado menos para discutir

un jurado menos para discutir
Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

Los jurados de las distintas secciones se encierran hoy a mediodía para confeccionar el palmarés, en eso que antes se llamaba «una comida de trabajo». Si hay 'fumata blanca' el acta estará redactada a la hora del café. Si no, el debate seguirá hasta la noche, como ha ocurrido otros años. Por las confesiones de exjurados sabemos que si el palmarés es bueno, fluye rápido; los problemas empiezan cuando se atascan las deliberaciones y se acaban pactando premios disparatados. El presidente Alexander Payne parece tocado por el sentido común, tanto en su cine como en sus declaraciones. Este año el jurado tiene un componente menos de lo habitual: suelen ser siete miembros y esta vez son solo seis (la productora italiana Francesca Cima causó baja a última hora por problemas personales). ¿Facilitará el debate ser uno menos?

Las ociosas quinielas

Hoy se presenta la noruega 'Blind Spot', última película a concurso, y hay que permanecer atentos porque dice la experiencia que a veces la última termina siendo la primera. De lo visto hasta ahora puede decirse que el palmarés está muy abierto. La esperada 'High Life', por ejemplo, es para algunos la más destacada candidata a Concha de Oro mientras otros critican el mero hecho de que estuviera en Sección Oficial. Es el fime más polémico de la edición. Tomen nota: las tres españolas ('El reino', 'Quién te cantará' y 'Entre dos aguas', la última de lsaki Lacuesta, que dio ayer el pelotazo) y la británica 'In fabric' son las candidatas que más se repiten en los corrillos, mientras que para mejor actor suenan el eterno Ricardo Darín y Antonio de la Torre. Pero los veteranos sabemos bien que no hay trabajo más ocioso que las quinielas.

Resacón en Donostia

Entramos en la recta final. Ayer el mexicano Alfonso Cuarón fue el personaje del día con 'Roma', el filme presentado en Perlas y que muchos consideran ya la película del año, con su emocionante viaje a los años jóvenes del propio director. Cuarón pasó en Donostia apenas seis horas: llegó a mediodía, dio entrevistas, presentó el pase de gala en el Victoria Eugenia (donde saludó a admiradores como Andoni Luis Aduriz) y se fue. Paco León trajo al Velódromo su fiesta con 'Arde Madrid' y Bradley Cooper llega ya para redondear el 'glamour'. El actor de 'Resacón en las Vegas' amenaza con dejar un resacón en Donostia. Disfrutemos de lo que queda.