José Luis Rebordinos: «Estudiaremos reducir los pases del público para dar más a los acreditados»

José Luis Rebordinos, ayer en el hotel María Cristina al término de la 66 edición del Zinemaldia./ARIZMENDI
José Luis Rebordinos, ayer en el hotel María Cristina al término de la 66 edición del Zinemaldia. / ARIZMENDI

El director del Zinemaldia, José Luis Rebordinos, reconoce la necesidad de darle «un revolcón a la programación» porque «estamos al límite»

ALBERTO MOYANO

Satisfecho del transcurso de esta 66 edición, el director del Zinemaldia, José Luis Rebordinos, reconoce la necesidad de darle «un revolcón a la programación» porque «estamos al límite. Necesitamos más proyecciones para prensa y acreditados, eso está clarísimo y no nos engañemos, no hay milagros: eso significa quitar proyecciones para el público porque no tenemos más salas», asegura Rebordinos.

- ¿Cómo valora el palmarés?

- Para nosotros, el palmarés siempre es el mejor, sea el que sea y por una razón muy simple: es del jurado. Se echará en falta alguna película muy valorada, pero en general son filmes que han tenido una buena acogida, tanto por la crítica local como internacional. Las que están no van a ser muy discutidas; quizás se discuta si falta alguna, como 'High Life'.

- ¿Cómo ha visto esta 66 edición?

- Estamos muy contentos. Ha sido muy equilibrada. Ningún año hemos tenido tanto Hollywood en San Sebastián, esto es así. Y esto supone un estrés para la estructura del Festival pero, a la vez, una enorme satisfacción. Y dije que no os ibáis a aburrir y no creo que os hayáis aburrido: desde la inauguración, que fue muy gamberra. Hay gente a la que no le gustó, pero a mí me encantó. Y también la propia Sección Oficial, hay muchas películas con nueves y unos, no sólo aquí, en quinielas que no son las del DV. Hay entusiastas que dicen que 'High Life' es una de las dos o tres películas del año, junto a Cuarón y Audiard. Otros la detestan. Incluso a 'Angelo', que nos gusta mucho, pero ha pasado muy mal por el Festival, alguna publicación especializada le da un 8. Ha sido lo que creíamos: una edición con pocas películas de consenso, que se ha dado sobre todo en el cine español, y que no deja indiferente.

«Ningún año hemos tenido tanto Hollywood en San Sebastián, esto es así»

«La gala inaugural fue una reivindicación del humor, ahora que nadie aguanta las bromas»

- Ya que menciona la gala inaugural, en algunos sectores ha molestado la parodia, no sé si porque las bromas tenían una base real...

- Bueno, yo no creo que tuvieran una base real. Todo estaba consensuado, nosotros éramos parte de ese guion. No era algo contra nosotros, sino con nosotros. Queríamos reírnos con todos los tópicos. Un ejemplo: si 'High Life' está en San Sebastián es porque no la ha querido Venecia. Pues no: igual es porque ha preferido hacer Toronto-San Sebastián. Era jugar con los topicazos. Venecia y Cannes son muy importantes y obviamente se van a llevar las principales películas, pero alguna no. Nos reíamos de eso. Si yo pensara que aquí no quiere venir nadie hubiera dimitido hace tiempo y me había ido a mi casa.

- ¿Repetirán en próximos años?

- Me gustaría, pero dependerá de si tenemos argumentos. Nosotros queríamos hacer una reivindicación del humor en un momento en el que nadie lo aguanta, ni que hagan bromas con uno mismo. Entiendo que a alguien no le guste la gala, pero no que te insulten, que no ha sido el caso. Hablo en general porque ha habido gente a la que le han metido a juicio. El humor me puede parecer horrible, poco afortunado o no gustarme nada, pero cuando está bien encauzado es catártico y es bueno. Era decir: nos vamos a reír de nosotros mismos. De hecho, tenían la condición de que sólo se podían reír del Festival y de la ciudad. Nada de cine español, nada de política... Como decíamos con Borja, «el año que viene, ¿de qué nos reímos si hemos acabado ya con todos los tópicos?». Bueno, si se nos ocurre algo lo haremos y si no haremos otro tipo de gala. Ni estamos obligados a continuar esta línea, ni lo contrario.

«Lo de la entrevista embargada a Cuarón lo vamos a tener que hablar con Neftlix»

- ¿Qué tal ha funcionado la nueva 'imagen corporativa'?

- Como un tiro. Llevamos preguntando a mucha gente de hace meses. Dicho esto: no es una imagen cerrada. La nueva Concha de Oro, que a mí me gusta mucho, no funciona sin un fondo cerrado. Bueno, pues el año que viene tendrá una caja de otro estilo. Nosotros no somos los más listos del mundo, intentamos escuchar las críticas. Necesitamos tres o cuatro años para que la imagen evolucione, pero en general estamos muy contentos.

«En programación hemos cometido errores, no hay ningún problema en admitirlo»

- Algunos invitados han estado un poco fugaces en sus llegadas. ¿Son unos ingratos o es que estamos mal acostumbrados?

- Es un poco raro... Bueno, yo acepto todo bien porque todo el mundo tiene derecho a opinar, otras cosa es que yo esté de acuerdo o no, son dos cuestiones diferentes. Si alguien piensa que Pattinson, por no saludar, es un maleducado o un desagradable tiene derecho. Yo no lo creo: Pattinson llega cansado, entra derecho al Festival y no ha hecho nada más. No ha meditado, diciéndose: «Estoy dejando tirados a mis fans...». ¿Que eso lleva una gran decepción entre la gente que lleva horas esperando? Pues sí. Por eso, cuando se lo comentamos -y como se quedó un poco sorprendido con los abucheos- estuvo firmando a todo el mundo. En el Festival todos lo vemos desde nuestro punto de vista. Hay que relativizar, aunque haya muchas cosas que mejorar.

- ¿Por ejemplo?

- Una clarísima: este Festival ha crecido mucho. Estamos al límite. Es el primer año en que la prensa y los acreditados han tenido serios problemas para asistir a las sesiones. Hay algo que ya sabemos: la solución pasa por dar más pases para acreditados porque si en siete años hay mil acreditados más, son mil personas más que quieren ver películas. Tendremos unos 3.500 acreditados y sólo pertenecientes a la industria, unos 1.700.

- ¿Cómo han ido las entradas?

- Muy parecido al pasado año, algo por encima de las 174.000.

- Lo que sí es muy cuestionable es que Netflix aproveche las prestaciones que le brinda el Festival pero embargue las entrevistas a Cuarón hasta que le convenga...

- Ése es un tema delicado y que tendremos que hablar con ellos. Al director lo han traído ellos, no el Festival, pero lo tendremos que hablar. Hay que tener en cuenta que tanto para ellos como para nosotros trabajar juntos es nuevo. Tenemos que aprender a conocernos. No nos estresemos, no nos enfademos y no hagamos comentarios demasiado radicales.

- ¿Baraja reducir la Sección Oficial?

- Nos gustaría reducir las de fuera de concurso, cosa que ya hemos hecho. Ha habido dos o tres Proyecciones Especiales menos.

- ¿En qué cifras se movería cómodo el Festival?

- No estamos lejos de lo ideal con 22 ó 23 títulos en la Sección Oficial. Llegamos a estar en 26. Donde hay que reducir es en el global de películas. Este año nos tenemos que sentar y pensar uno de los temas claves: cómo redimensionar el Festival.

- ¿Y qué posibilidades barajan?

- Tenemos que darle un revolcón a la programación. Clarísimamente, necesitamos más proyecciones para prensa y acreditados, y no nos engañemos, no hay milagros: eso significa quitar proyecciones para el público porque no tenemos más salas.

- Eso supone menos entradas vendidas y menos ingresos. ¿Está dispuesto a hacerlo?

- Sí, sí... No hay más remedio. No podemos hacer un festival en el que la prensa y los acreditados no puedan ver las películas. Igual la solución es que el Festival tenga una segunda parte en Tabakalera y demos la oportunidad de ver más películas. Por cierto, la programación de otoño de Tabakalera es un lujo increíble. Que sea un problema que de 175.000 espectadores quitemos 5.000 y que luego haya proyecciones en Tabakalera con 40 espectadores da un poco de pena. Si hay que reducir las proyecciones para el público lo haremos, estamos dispuestos a todo, pero trataremos de dar alternativas.

«Este año nos tenemos que sentar y pensar cómo redimensionar el Festival»

- Se ha criticado la coincidencia en día y hora de los pases para prensa y acreditados de tres de las películas más esperadas de Perlak.

- Ahí hubo algunas cosas que no hicimos bien. En programación hemos cometido errores, ningún problema en admitirlo. Y unos cuantos porque ha sido muy complejo elaborar la programación de este año. De las 70 ó 80 películas que son nuevas, la fecha la marca la disponibilidad del equipo. Cuarón sólo podía venir un día.

- Pero quizás se pueda programar su película a otra hora...

- Sí. Había tres películas que coincidían. Igual teníamos que haber roto el orden lógico de otras secciones, pero no fuimos conscientes, nos equivocamos. El año que viene hay que darle una vuelta entera a la programación.

Más

 

Fotos

Vídeos