'La desnudez', ganadora en una gala de los Max reivindicativa contra la ley mordaza y por la libertad de expresión

l bailarín y coreógrafo Daniel Abreu (d), acompañado por integrantes de su compañía teatral. /José Manuel Vidal (Efe)
l bailarín y coreógrafo Daniel Abreu (d), acompañado por integrantes de su compañía teatral. / José Manuel Vidal (Efe)

El premio Max de Honor ha recaído en el dramaturgo José Sanchis Sinisterra

AINHOA DE LA HERA (EUROPA PRESS)Sevilla

El espectáculo de danza 'La desnudez', con tres premios, ha sido el triunfador de los Premios Max de las artes escénicas. Los ganadores se han dado a conocer este lunes 18 de junio en una gala celebrada en el Cartújar Centre de Sevilla, y en la que se ha reivindicado el derecho de «libre expresión sin mordazas» y se ha hecho a mención a asuntos relevantes para el sector como el Estatuto del Artista.

Además, la presencia del ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, tras varios años sin la presencia de un titular de Cultura en estos galardones, se ha hecho notar con alusiones y agradecimientos a su presencia. Se trata del primer acto al que el nuevo ministro acude tras tomar posesión de su cargo hace cuatro días en sustitución de Màxim Huerta.

'La desnudez' se ha hecho con los premios de las categorías a las que optaba: Mejor intérprete masculino de danza (Daniel Abreu), Mejor coreografía (Daniel Abreu) y mejor espectáculo de danza con coreografía también del ya mencionado Abreu.

Le siguen de cerca, con dos galardones cada uno, los montajes 'Solitudes' -Mejor espectáculo de teatro y Mejor composición musical para espectáculo escénico (Luis Migue Cobos)- y 'Fairfly' -Mejor espectáculo revelación y a Mejor autoría revelación (Joan Yago)-.

La gala, dirigida por Alfonso Zurro, y que ha transcurrido durante dos horas en un ambiente festivo, ha contado con la cómica presentadora Cristina Medina como maestra de ceremonias, quien ha hecho hincapié en la necesidad de «llenar los teatros» y en la importancia que tienen los espectadores y el público en este arte.

Mimar los teatros

«Hay teatros vacíos, mal gestionados y moribundos que sueñan con su público, no podemos dejarlos así. Señores, hay que cuidarlos, y mimarlos, para que los espectadores nunca nos abandonen, vivan las artes escénicas y viva el público», ha expresado en su intervención final.

En todo caso, la principal reivindicación ha sido la «libertad de expresión» y la derogación de la «ley mordaza», como ha expresado el premiado en la categoría de mejor autoría revelación con Fairfly, Joan Yago, quien en su discurso ha bromeado con realizar «injurias a la corona» para más tarde añadir que «nadie debería tener miedo de expresarse libremente en un escenario».

«Pedro Sánchez, cuando estuviste en la oposición criticaste la Ley Mordaza, y ahora hablas de replantearla en parte y sigue vigente. La cultura y el Estado en general necesitan medidas para acabar con esta vulneración de nuestros derechos», ha expresado antes de realizar la que ha sido su intervención más aplaudida al pedir al público «celebrar la entrada en prisión de Urdangarín».

En este sentido, el galardonado con el premio de Mejor Dirección de Escena por 'L'Anlec Salvatge', Julio Manrique, ha pedido la «libertad de los presos políticos» así como «la libertad para todos sin prejuicios y sin mordazas». Otro de los mensajes que ha calado esta noche en la gala han sido la necesidad de proteger el trabajo de «creador». En este contexto, la premiada en la categoría de Mejor Diseño de Espacio Escénico, Elisa Sanz, por 'Bodas de Sangre', ha recordado la próxima puesta en marcha del Estatuto del Artista, así como la creación de una empresa de gestión que trabaje específicamente con «las cuestiones del espacio escénico».

Por su parte, el presidente de la SGAE, José Miguel Fernández Sastrón, se ha dirigido en su discurso a Guirao para agradecerle su presencia en la ceremonia y reivindicar la «defensa de las artes escénicas, de la cultura y del trabajo del creador» y, por ello, ha pedido también que la gala en cuestión se retransmita en TVE, con el objetivo de «defender las escenas sin tapujos» en el canal público.

Asimismo, ha reclamado a «las instituciones que trabajan en el mundo de las artes escénicas» un compromiso «real» con el derecho de autor, que, a su juicio, «consiste en velar para que los creadores tengan su justa remuneración clara y a tiempo». «Es importante vivir de la creación y es importante que nos ayuden a hacerlo», ha señalado. Por otra parte, ha denunciado que en los teatros estatales «tan solo un 18% de las obras son de autoría femenina» y «tan solo un 22% de los espectáculos están dirigidos por mujeres». «Es un reto que tenemos que afrontar .Todos somos creadores, pero tiene que haber más mujeres en esto. Lo agradeceremos todos y sobre todo lo agradecerá el público», ha expresado.

Por último, ha reivindicado que «un compromiso de política de Estado con la cultura que estimule la inversión cultural y que proteja a los creadores». Asimismo, ha hecho hincapié en la necesidad de que desde Cultura se atienda también a «una realidad iberoamericana», y que «promueva la exigencia, la excelencia, la riqueza y la verdad de una potencia cultural».

El premio Max de Honor ha recaído en el dramaturgo José Sanchis Sinisterra, que en su intervención también ha hecho hincapié en que su lucha en el teatro radica en «el amor por la palabra y el texto escrito», y ha celebrado el «ingreso» de «una verdadera legión de autoras y dramaturgas» en el mundo de las artes escénicas. «Va a ser muy importante para el futuro de la fertilidad del texto dramático», ha aseverado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos