Por Agustina y sus compañeras

./PORTU
. / PORTU

Coincidiendo con el cierre de una exposición sobre las raquetistas, Ereintza llevó ayer a Irun su espectáculo 'Gu Agustina'

IÑIGO MORONDOIRUN.

El Centro Cultural Amaia de la localidad fronteriza clausuró ayer la exposición 'Raketistak lehen eta orain' que desde mediados de mayo reivindicaba la historia de las que probablemente fueron las primeras deportistas profesionales del mundo, mujeres vascas que desempeñaban su trabajo en frontones de Euskadi, de España y, finalmente, de América.

Para cerrar en todo lo alto ese reconocimiento, el área de Cultura del Ayuntamiento programó ayer en la plaza del Ensanche el espectáculo 'Gu Agustina', de Ereintza Dantza Taldea, de Errenteria. La música en vivo de txistu, trikitixa, violín y batería puso la base sobre la que se desarrolló una propuesta multidisciplinar que parte, sí, de la dantza y el bertsolarismo, pero los trasciende con generosidad.

Maddalen Arzallus puso voz a los bertsos que ella misma escribió para esta obra, estrenada en Errenteria en otoño del pasado año. Mediante sus rimas, cuenta la vida de Agustina Otaola, raquetista de Errenteria, con una narrativa ágil, ingeniosa y por momentos emotiva. Esa narración musicada se vio perfectamente complementada por la labor de 15 dantzaris que sobre las losas de la plaza Ensanche dibujaron a la perfección la coreografía detallada que compuso Jon Maya, bien agarrada a la dantza pero con evidentes toques teatrales. El vestuario y el atrezzo, ya fueran las maletas para evocar los largos viajes, ya las raquetas para poder simular el juego del frontón, hacían aún más cercana la historia que el espectáculo busca trasladar. La mejor noticia para sus protagonistas: que al terminar la actuación el público que aplaudía era al menos cuatro veces más que el que había cuando arrancó el espectáculo. Un éxito.