Alarde Fundazioa condena «la violencia sufrida» por su público

Decenas de personas respaldaron ayer a los representantes del Alarde tradicional. /DE LA HERA
Decenas de personas respaldaron ayer a los representantes del Alarde tradicional. / DE LA HERA

Los partidarios del desfile tradicional, apoyados en imágenes, ofrecieron su versión sobre lo ocurrido en la calle Mayor de Hondarribia

EDU PRIETO

Representantes de Alarde Fundazioa comparecieron este viernes frente a su sede, en la plaza de Armas de Hondarribia, para valorar su Alarde y los sucesos ocurridos el pasado sábado. En el comunicado leído por el burgomaestre, Iñaki Sagarzazu, se analizó el transcurso de la jornada asegurando que «nos sentimos orgullosos del desarrollo del Alarde». «La alta participación, con más de 5.500 componentes, el entusiasmo y los aplausos recibidos por las miles de personas que se acercaron a disfrutar del Alarde, nos demuestran que esta conmemoración histórica se mantiene más viva que nunca».

Con la presencia de numerosos simpatizantes y las cantineras que han desfilado en la reciente edición, Sagarzazu apuntó que «hemos cumplido escrupulosamente con los horarios y las condiciones impuestas en la resolución del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco y que atañen a la organización del Alarde».

Apoyado en la proyección de imágenes, el burgomaestre condenó «el ambiente de crispación y la violencia sufrida por el público del Alarde. Denunciamos las actitudes y comportamientos violentos ejercidos contra mujeres y niñas, en su mayoría menores de edad, por parte de quienes se erigen en defensores de los derechos de las mujeres».

«Lo lógico sería que ambas partes contaran con su propio espacio y tiempo, sin injerencias exteriores»

Así, lamentó «profundamente estos hechos, especialmente la humillación del público del Alarde tradicional, gentes normales y pacíficas, casi todas mujeres, que son obligadas a presenciar una manifestación que protesta contra aquello que ellas quieren y defienden. Nos solidarizamos con aquellas que han presentado las denuncias correspondientes frente a la autoridad. Bajo ningún concepto puede aceptarse el uso de la violencia».

En este sentido, Alarde Fundazioa manifestó su «preocupación e indignación por cómo las instituciones omiten y no reprueban estos hechos. Apelan a la responsabilidad y la convivencia, pero no condenan la violencia demostrada hacia unas mujeres sólo por el hecho de pensar diferente. Un doble rasero injustificable en organismos que tienen la obligación de tratar a la ciudadanía en términos de igualdad. Demuestran una cobardía institucional al no querer asumir la realidad ocultando y manipulando los hechos para influir en la opinión pública desde su posición de poder».

Dispositivo «deficiente»

Sobre el papel que juegan los medios de comunicación, consideró «intolerable la falta de veracidad, el tratamiento parcial y la censura de las imágenes reales. Asistimos a un linchamiento mediático que olvida las agresiones y se centra en propagar una imagen distorsionada de los hechos. Nos sorprende que ningún medio de comunicación haya incidido en unos sucesos tan graves como el acoso, la intimidación y las agresiones sufridas por las mujeres defensoras de nuestro Alarde. La manipulación convierte a los agresores en víctimas, y a las chicas defensoras de nuestro Alarde en peligrosas agresoras».

«El dispositivo de las fuerzas de seguridad fue deficiente, avivó el clima de tensión»

Iñaki Sagarzazu calificó el dispositivo de las fuerzas de seguridad como «deficiente», porque «no sólo no ha garantizado la integridad física de nuestras mujeres sino que ha avivado el clima de tensión», y declaró que «lo lógico sería que ambas partes contaran con su propio espacio y tiempo, sin imposiciones que generen conflicto, sin confrontaciones ni injerencias exteriores. Que cada cual muestre sus apoyos reales y sus recursos en igualdad de oportunidades para que cada uno pueda escoger en libertad y sin presiones cómo desea celebrar el Alarde».

Para finalizar, el burgomaestre quiso agradecer a los hondarribiarras porque «gracias a ellos se puede celebrar el Alarde año tras año. Un Alarde que está apoyado por la amplia mayoría de la ciudadanía y avalado por unas sentencias firmes del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y del Tribunal Supremo. La gran mayoría hemos tomado la decisión de mantener nuestro Alarde como un espacio para nuestra memoria y un espacio para la renovación anual del voto, que es un compromiso histórico asumido libremente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos