Un público habitual con un perfil bien definido

Quienes están al cargo de las proyecciones saben qué clase de público frecuenta las sesiones del Coliseo. «Sí que hay gente habitual, 30 o 40 personas que vienen cada semana». No son jóvenes, un sector que se escapa a otras localidades a pasar el día y ver la película con palomitas y chucherías. El Coliseo recibe gente de más edad con gusto por las películas de autor, las producciones internacionales dejando fuera superhéroes y cintas de acción. «Las películas infantiles de los grandes estudios también tienen una buena acogida», apunta Vázquez.

El Coliseo cuenta con la sala principal que tiene un aforo para más de 400 espectadores y dos más en la planta baja, con 84 y 74 butacas respectivamente. En el año 2007 comenzó a programar sesiones de cine-club y en 2009, tras el cierre del cine Unzaga, se inició la proyección de cine comercial en fin de semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos