Jon Iturbe (Ingeniero): «Con un sistema de riego eficiente el ahorro de agua es mucho mayor»

Jon Iturbe, responsable de Riegos Euskadi./FÉLIX MORQUECHO
Jon Iturbe, responsable de Riegos Euskadi. / FÉLIX MORQUECHO

Eibar fue pionera en Euskadi en riego eficiente, un sistema que se multiplicó en Bilbao con el mayor proyecto de este tipo en Europa

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

Hace casi tres años los jardines de Eibar estrenaban un sistema de riego novedoso gracias a la tecnología. Jon Iturbe (Eibar, 1981) fue el encargado de diseñar su entramado. Ingeniero técnico agrícola y máster europeo en Paisajismo, a través del Ayuntamiento de Bilbao, la UTE Espacios Verdes y la firma Samcla, extendió este sistema a la capital vizcaína en un proyecto que se ejecutó en seis meses de trabajo, «tuvimos que apretar, fue muy duro» recuerda. En tiempos en los que la sostenibilidad mira a todos los niveles, los ahorros del gasto en agua llaman la atención.

-El sistema que se implantó en Bilbao...

-Es el mismo que se instaló en Eibar, pero a mayor escala. En Eibar habrá unos 35 programadores y en Bilbao son 1.200. De ahí que formemos una red de comunicaciones en forma de tela de araña para llegar a todas las arquetas de Bilbao. Con eso, los equipos te contestan y sabes que han recibido perfectamente la orden.

«Si sube el precio del agua crece el interés, porque el ahorro que produce es muy grande»«Antes, entre cuatro personas tardaban un mes en poner en marcha los programadores»

-¿En qué consiste el sistema con el que trabaja?

-Se trata de cambiar el sistema de riego. Por ejemplo, en Bilbao hay 1.200 programadores a pilas que están dentro de las arquetas, y hasta ahora había que ir físicamente a cada uno de ellos, enchufarles un aparato y programarlos.

-Eso se hacía hasta el año pasado.

-¡Y es una locura! Entre cuatro personas tardaban más o menos un mes en ponerlos en marcha. A finales de mayo se empezaban a poner los riegos en marcha para que diera tiempo a que en junio, con la llegada del calor, estuvieran todos funcionando. Arrancaban los programadores primero desde los parques más emblemáticos y después los del extrarradio, y se regaban tres veces por semana al 100% del porcentaje de riego. Y a finales de septiembre se apagaban.

-¿Y ahora?

-Al instalar un sistema de telegestión se pueden seleccionar todos los programadores en un instante y encenderlos, en unos 20 segundos. Eso te permite graduar y empezar el regadío al 30%, luego subir al 60% y llegar al 100% en los días de más calor. Por ejemplo este año en que ha estado lloviendo hasta bastante tarde el primer riego no se ha hecho hasta el 27 de junio. ¿Por qué? Porque no había hecho falta y cuando ha llegado el calor en 20 segundos se pueden encender todos y empezar el riego. Antes, sabiendo que tardabas un mes en programar el riego automático no podías reaccionar a tiempo. Eso produce un ahorro de agua brutal. Además tenemos un módulo de contadores que detecta si hay alguna fuga en el sistema.

-¿Cómo actúa?

-Puede cortar automáticamente el riego de esa zona de jardín y enviarte un correo electrónico indicándote que estás excediendo el consumo teórico, para que tomes medidas.

-¿Cómo llega toda esa información a los responsables del riego de una ciudad?

-Todo consiste en una red de comunicaciones que funciona con unos concentradores. En el caso de Bilbao hay 36 enviando toda la información a internet. Además tiene sensores de lluvia que hacen que si llueve se corte el riego inmediatamente. De ahí que el ahorro de agua este año haya sido de un 47%.

-¿De dónde sale este sistema?

-De un fabricante catalán, Samcla, que es líder mundial en estos temas. De hecho este proyecto en Bilbao es el más grande que se ha hecho en Europa, y puede sonar pretencioso decir que en el mundo, pero no conocemos un proyecto tan grande.

-Ahí está una parte compleja del proyecto, lo que le toca a usted.

-Sí, mi trabajo es proyectar esa red de comunicaciones en la que la señal de radio tiene que ir saltando de un punto a otro evitando las interferencias y sombras que hacen los edificios y los diferentes elementos que hay en las ciudades. Para eso he colocado los concentradores de señal, y los repetidores que se emplean cuando los puntos están más alejados entre sí.

-No acaba ahí el trabajo.

-No, hay que identificar todos los puntos donde hay que colocar los programadores en las arquetas y la UTE Espacios Verdes de Bilbao, en base a los planos, los fue colocando. Fueron seis meses de trabajo muy intenso.

-¿Cómo llegó a dar con este tipo de sistemas de riego?

-A mí me gusta mucho la informática y la electrónica, pero en los grandes fabricantes me encontraba sistemas que no me parecían interesantes. Entonces tuve conocimiento de Samcla, hablé con gente que había probado el sistema y estaban encantados, y me encontré con un soporte que me permitió empezar a instalarlo.

-Ha nombrado la informática y la electrónica pero estamos hablando de regar jardines, algo que antes se hacía con un operario y una manguera.

-Y un derroche de agua muy importante. Ya con el paso de la manguera a un riego automático hay un ahorro muy importante, y con el paso de un sistema normal a uno eficiente el ahorro de agua es mucho mayor. Y si sumas sensores llegas a gastar únicamente el agua que necesitas, y eso que en Euskadi no pagamos el agua demasiado cara.

-¿Hasta qué punto abrió puertas el proyecto de Eibar?

-Fue el primero en Euskadi. Para entonces había unos cien municipios que lo tenían en España, y a nivel de Europa lo tenían en Portugal, Gibraltar, Francia, Alemania, Suiza... Es algo a lo que aquí no se le ha dado mucha importancia, solo prestan atención los que tienen una especial sensibilidad hacia estos temas.

-¿Este tipo de sistemas llegan para quedarse?

-Sí, sobre todo cuando nos tocan el bolsillo. Si sube el precio del agua crece el interés porque el ahorro que producen es muy grande. Por eso seguimos trabajando en Bergara en varias fases, algo en Pamplona...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos