Irigoien presenta treinta fotografías de treinta segundos en el Topaleku

Clausura. José Luis Irigoien en la exposición que llega a su fin mañana.
/FÉLIX MORQUECHO
Clausura. José Luis Irigoien en la exposición que llega a su fin mañana. / FÉLIX MORQUECHO

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

Dicen que una fotografía es un click, un instante, pero José Luis Irigoien se carga esa máxima en la exposición que presenta en la sala Topaleku. Sus disparos duran treinta segundos y la colección se fraguó en un día, aunque había empezado a nacer seis años antes. El resultado de todo ello se ha presentado en el local de Arrate Kultur Elkartea, en la calle Zuloagatarren, y llega a su clausura mañana, domingo. Aún hay tiempo para visitarla en las dos últimas jornadas, ambas en horario de 19.00 a 21.00 horas.

«Mucha gente piensa que aquí hay Photoshop, pero yo ya tenía una colección de fotos hechas con esta técnica hace más de veinte años» apunta el autor. La exposición presenta treinta fotografías de una sesión en la que Irigoien comenzó a trabajar seis años atrás. Fue entonces cuando se puso a dibujar las poses, la distribución de las luces, y todos los detalles. «Es fundamental haber hecho una preparación previa, tener un guión elaborado» explica el fotógrafo. «Es algo que siempre hago en una sesión de fotos en estudio, porque si no a los diez minutos estás perdido, ya no sabes qué hacer».

Exposición
Fotografía de José Luis Irigoien.
Cuándo
Últimos días hoy y mañana, domingo, en horario de 19.00 a 21.00 horas
Dónde
Sala Topaleku, en la calle Zuloagatarren.

El trabajo previo tomó forma en una única sesión de fotos con una modelo, unas doscientas tomas de las que el autor escogió las treinta que forman la colección. «Parte se ha podido ver en exposiciones en Santurtzi y Tolosa, pero aquí se puede ver la serie completa». La técnica común se basa en tiempos largos y un golpe de flashes, «en alguna de las fotos dos o incluso tres». Esos flashes dan definición a una imagen pero permite que los movimientos de la modelo dibujen estelas y formas difusas dentro del cuadro. «Mi idea era fijarme en el movimiento. No se trata de hacer un desnudo sin más sino dotarlo de un componente artístico» señala sobre las imágenes misteriosas que se crean en algunas de las fotografías.

La asistencia a las exposiciones no es masiva pero hay quien repara en los detalles. «El otro día una mujer me dijo que estaba viendo todas las facetas de la mujer. Me gustó» recuerda el autor. Entre los visitantes son muchas las dudas que se suscitan sobre la técnica empleada pero Irigoien remarca la falta de retoques. «Hubiera sido fácil pero he preferido no hacerlo».

Más que pájaros y flores

Encontrarse con una exposición fotográfica de José Luis Irigoien no es novedoso, ya que mantiene una actividad constante que le lleva a mostrar su trabajo en distintos espacios. «Para mí, exponer en Eibar supone lo mismo que viene haciendo el Club Deportivo Eibar desde hace años, fomentar la fotografía, ver que se puede hacer más que pájaros y flores, que también están bien, pero da para más. Quiero que en Eibar se vea que se hace fotografía» remarca. De ahí que procure exponer anualmente en la sala Topaleku, en una cita que el año pasado dedicó a cuatro ciudades de China y ahora sitúa en una serie de desnudo. En noviembre, también expone fotos de Praga en el 'Depor'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos