Ibone García (Bailarina): «En directo hay que cuidar todos los detalles, pero al final todo sale»

Después de aprender a bailar en distintas formaciones de Eibar Ibone García sigue su camino en Madrid./
Después de aprender a bailar en distintas formaciones de Eibar Ibone García sigue su camino en Madrid.

La bailarina eibarresa participó en el estreno del musical 'Franciscus' basado en la historia de San Francisco de Asís

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

A comienzos de mes el Euskalduna de Bilbao acogía el estreno del musical 'Franciscus', un espectáculo que se basa en la historia de San Francisco de Asís. El conocido José Luis Moreno produce un montaje que pone en escena a 40 músicos, un coro de 24 cantantes, una soprano, una docena de actores protagonistas, cinco pantallas led gigantes, cuatro caballos, una paloma, un zorro plateado y 20 bailarines. Entre estos últimos está Ibone García (Eibar, 1992), una joven que a sus 26 años inicia su quinto curso en Madrid, la ciudad a la que fue para hacer realidad su sueño bailando. Desde allí resume su primera experiencia en un musical.

-¿Cuándo comenzó a bailar?

-Cuando tenía 5 años. Empecé a bailar en Kezka y después seguí con el grupo de Nerea Lodosa para aprender danza contemporánea, y también estuve un año haciendo ballet con Pili Alonso. Seguí bailando hasta que terminé la carrera de Bellas Artes. Además de bailar en Eibar también estuve algunas temporadas en Bilbao, dando algunas clases. Y al acabar la carrera me vine a Madrid y me puse en serio con ésto.

-¿Con qué idea?

-Vine para bailar.

-¿Y lo de Bellas Artes?

-Mis padres me dijeron que primero tenía que estudiar una carrera universitaria y después podría decidir. Durante la carrera estuve pensando y decidí que quería bailar y que quería intentar este camino.

-¿Por dónde empezó?

-Me apunté a una escuela de baile que tiene una formación profesional, y desde entonces no paro de bailar, y bailar, y bailar... y mientras tanto también trabajo como camarera.

-El alquiler no se paga solo.

-Como había trabajado en Eibar de camarera ya tenía experiencia, ¡todo ayuda!

-¿Cómo es el día a día de alguien que busca un hueco en el mundo del baile?

-Lo que hago es recibir clases dependiendo de las disciplinas que más me interesen. Yo, por ejemplo, suelo ir a clases de ballet como base, y luego meto clases de jazz, contemporáneo, bailes urbanos... para seguir formándome, y también para estar entrenada. Además de eso también doy clases, algo que hacemos muchas bailarinas. Y cuando sale un casting, allá vamos.

«Durante la carrera estuve pensando y decidí que quería bailar»

-¿Hay que estar atenta?

-Por supuesto. Voy a todos los castings y en la mayoría te toca ver que no, que no... pero de repente en uno te dicen que sí.

-Hace poco tuvo la ocasión de participar en el musical 'Franciscus'. ¿Era su primer musical?

-Sí, había hecho algún trabajo de días sueltos en algún espectáculo, pero sí que es la primera vez que actuaba en un musical.

-A nivel de intérpretes ha sido una producción importante, ¿cómo ha sido la experiencia?

-Ha sido muy guay, muy guay. Éramos un montón de gente y a veces puede pasar que en un grupo tan grande no es fácil llevarse bien con todos, pero todo lo contrario. El ambiente ha sido muy bueno, tanto con coro, como con la orquesta, los actores, los bailarines... Estábamos siempre juntos y ha sido algo muy bonito.

-¿Y tras el estreno?

-Fueron cuatro funciones y ahora no sabemos, estamos a la espera. Dicen que puede haber más fechas pero no tenemos nada confirmado aún.

-¿Qué pensó cuando supo que se estrenaría en el Euskalduna, cerca de casa?

-Me puse muy contenta, me hizo mucha ilusión. De hecho, cuando hice el casting ya sabía que el estreno iba a ser en el Euskalduna, una oportunidad increíble. Si bailas en Madrid puede venir la gente muy cercana, pero siendo en Bilbo han venido también tíos, la amama... todo fue muy especial.

-¿Estar sobre un escenario es muy diferente a...?

-¿A bailar en clase? ¡Totalmente diferente! No tiene nada que ver y para mí ha sido un reto. Se pasan nervios porque no solo dependes de tí. Había mucho trabajo en pareja, en grupo, dependes también de la orquesta, de la velocidad de la música... Si ves que ellos van un poco más rápido los bailarines tenemos que hacer lo mismo a toda velocidad. Depende mucho del directo y eso hace que haya que cuidar todos los detalles para que vaya bien, pero al final todo sale.

-El mundo de la danza tiene muchas modalidades, ¿le atrae el mundo de los musicales?

-Me gustan muchas cosas. Los musicales me encantan, pero también me gusta la danza contemporánea, la idea de tener alguna compañía y después, si salen trabajos esporádicos es genial. Pero lo ideal es tener un proyecto a largo plazo.

-¿Hay cantera de baile en Eibar?

-Pues la verdad es que sí, y en Madrid estamos un montón de gente de Euskal Herria, me encuentro muchísima gente aquí. Y eibarreses, al menos conozco cinco que estamos en Madrid dentro del mundo del baile.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos