Diario Vasco

Urkullu jura «humilde ante Dios y la sociedad» cumplir «fielmente al mandato»

fotogalería

El lehendakari, con la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejería, y miembros de la Mesa de la Cámara. / IGNACIO PÉREZ

  • El lehendakari toma posesión del cargo bajo el Arbol de Gernika, en un acto con presencia de Sáenz de Santamaría y Puigdemont

  • El juramento ha vuelto a ser íntegramente en euskera ante el árbol de Gernika sobre un ejemplar del Estatuto y otro del Fuero de Bizkaia

“Humilde ante Dios y la sociedad, en pie sobre la tierra vasca, y bajo el roble de Gernika, con el recuerdo a nuestros antepasados juro ante vosotros, representantes del pueblo, cumplir fielmente mi mandato. Lo juro”. El lehendakari Iñigo Urkullu ha tomado posesión de su cargo este sábado al mediodía en la Casa de Juntas de Gernika, con el mismo juramento que ya utilizó en su primer mandato, hace cuatro años. A la ceremonia han acudido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, una presencia con alto valor político.

la ceremonia

El ceremonioso acto ha comenzado a las 12 horas, con la llegada del lehendakari y su mujer Lucía Arieta-Araunabeña a la casa de Juntas, donde los integrantes de la Cámara, los exlehendakaris –salvo Ibarretxe-, expresidentes del Parlamento y numerosos invitados le esperaban para completar su investidura. Leído el artículo de designación de la Cámara y el real decreto de nombramiento, Urkullu ha salido del hemiciclo y ha jurado el cargo bajo el Arbol de Gernika. A continuación ha sonado el himno de Euskadi interpretado por la Banda de la Ertzaintza y ha presenciado el aurresku de honor.

Tras el momento más simbólico, ha vuelto a entrar, ya emocionado, al salón de plenos para asumir el cargo, sobre un tomo del Fuero Viejo de Bizkaia, “con lealtad a la Corona y respeto a la Constitución y al Estatuto”. En ese momento, la presidenta de la Cámara vasca, Bakartxo Tejeria, le ha entregado la makila, que ha permanecido custodiada por el Parlamento desde la convocatoria electoral. Tras recibir el aplauso de la Cámara, se ha acercado hasta el Viejo Roble, donde ha escuchado el Gernikako Arbola.

En el libro de honor, de su puño y letra, ha dado su palabra de que trabajará «a favor de una Euskadi para todos y mejor».

Tras las fotografías oficiales con los exlehendakaris, la Mesa, la vicepresidenta española y los presidentes territoriales y su familia, ha concluido un acto que da inicio a un segundo mandato de Urkullu marcado por su coalición con el PSE.

Santamaría apela a «trabajar juntos»

Los nuevos consejeros de su Ejecutivo, los ocho jeltzales y los tres socialistas, que tomarán posesión de su cargo el lunes, y sobre todo la coincidencia de Sáenz de Santamaría y Puigdemont han centrado la atención de la ceremonia, en un momento de reinicio en las relaciones políticas entre los dos territorios con el Estado, con el nuevo gobierno en minoría de Rajoy.

La vicepresidenta del Gobierno central y ministra de Administraciones Territoriales, Soraya Saénz de Santamaría, ha transmitido al nuevo lehendakari, Iñigo Urkullu, la "máxima lealtad y voluntad de entendimiento" del Ejecutivo de España y le ha instado a "trabajar juntos" a partir de hoy. "Tenemos mucho que hablar y empezaremos", ha señalado.

Por su parte el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado que respeta la "opción" que pueda escoger Euskadi en relación a su futuro y ha asegurado que siempre que necesite el apoyo de Cataluña, "lo encontrará". Puigdemont ha asegurado que, durante el acto, en el que tomó asiento junto a la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, tan solo intercambió con ella "palabras de cortesía y vecindad obligada" y ha lamentado que el Estado "desaparezca" cuando se le apela a pactos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate