Diario Vasco

Rajoy asegura que no habrá impunidad para los autores de la agresión de Alsasua

El director general de la Guardia Civil, ayer, en su visita al cuartel de Alsasua.
El director general de la Guardia Civil, ayer, en su visita al cuartel de Alsasua. / EFE
  • Sortu cuestiona la versión de la Guardia Civil y exige la libertad de los detenidos

La agresión sufrida por dos guardias civiles, acompañados de sus parejas, en la madrugada del pasado sábado en Alsasua ha generado una oleada de reacciones al reavivar un escenario del pasado, precisamente, al cumplirse el quinto aniversario del anuncio del final de la violencia. El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, envió ayer un mensaje de apoyo a la Guardia Civil de Alsasua y advirtió de que «no habrá impunidad» para los autores de la «brutal agresión» sufrida por los dos agentes. Los dos arrestados por esta acción pasarán hoy a disposición judicial.

Rajoy escribió este mensaje en Twitter mientras el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, se desplazó a Alsasua y Pamplona para visitar a uno de los agentes heridos, el teniente en concreto. Según Fernández de Mesa, los agentes fueron «agredidos ignominiosamente» en «una encerrona de cincuenta personas que los apalearon» cuando se encontraban fuera de servicio con sus parejas en un bar.

Tras visitar en Alsasua al sargento herido, a su compañera y a los miembros de la Guardia Civil destacados en esta localidad y sus familias, Fernández de Mesa expresó su pleno apoyo al instituto armado y a su trabajo tanto en el País Vasco como en Navarra, reiteró que este cuerpo policial no abandonará nunca estas comunidades, a pesar de la presión del mundo radical, y agradeció expresamente la reacción de solidaridad tras el ataque de la presidenta de la Comunidad Foral, Uxue Barkos, que visitó al herido hospitalizado, y del alcalde de Alsasua, ambos de Geroa Bai.

Según la versión oficial, los hechos se produjeron minutos antes de las cinco de la madrugada. El teniente, su novia, el sargento, recién llegado al puesto de Alsasua, y su mujer, tomaban una consumición en un bar cuando fueron reconocidos por «elementos de la izquierda abertzale», que, a su vez, convocaron a otros hasta llegar a la cuarentena.

De acuerdo con esta versión, los radicales increparon a los agentes de la Guardia Civil y a sus parejas y repitieron 'Alde hemendik', propinando contra ellos patadas y puñetazos cuando abandonaron el local ante el cariz de gran tensión que estaba tomando la situación. «De repente nos vimos rodeados dentro del bar, con sesenta manos encima», señaló una de las víctimas de la agresión, pareja de uno de los agentes heridos, a 'Diario de Navarra'. La agredida manifestó también que «nos han pegado por ser o estar con guardias civiles».

Los primeros que intervinieron para atajar el incidente fueron miembros de la Policía Foral que procedieron a practicar la primera detención con grandes dificultades.

«Crispación y provocación»

Sin embargo, Sortu cuestionó ayer la veracidad de la versión dada sobre la agresión, con información procedente exclusivamente de la Guardia Civil y de la Delegación de Gobierno, a su juicio, sin que «ni siquiera haya informes ni denuncias públicas». Según la formación abertzale, se está «construyendo un relato oficial de los hechos supuestamente acaecidos sobre la única base de lo difundido por la Guardia Civil y que vienen a contradecir lo narrado por diversas fuentes».

Tras pedir también «la libertad de los dos jóvenes detenidos» y que la Guardia Civil «cese la intimidación y la presencia» en Alsasua, Sortu apeló al resto de agentes políticos y sociales para que «actúen con responsabilidad» a fin de «canalizar mediante el diálogo la resolución de esta situación».

Sortu denunció en este sentido la actuación de la Guardia Civil durante las últimas horas en la localidad navarra, «que no ha hecho sino incrementar la crispación y la provocación en las calles de Altsasu, mediante controles y una presencia más que asfixiante para los ciudadanos» de un municipio que «durante años ha mostrado su hartazgo por la presencia y las prácticas de la Guardia Civil». El partido de la izquierda abertzale subrayó su «voluntad de avanzar hacia la paz y la convivencia en Euskal Herria» para que hechos como los ocurridos «no sucedan nunca más».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate