Diario Vasco

«Mi hijo siempre ha querido abrir la Guardia Civil al pueblo, ser uno más»

  • La madre del sargento apaleado afirma que el agente no había sentido rechazo durante el año que lleva en Alsasua

«Desde que llegó a Alsasua, mi hijo se ha esforzado por tratar de abrir la Guardia Civil al pueblo. Iba a todos los bares y comercios como uno más del pueblo. Para él es muy imporante que la convivencia sea lo más normal posible. Y, salvo con una minoría, no había tenido problemas hasta ahora, ni se había sentido rechazado». Inmaculada habla con este periódico desde el hospital de Pamplona en el que todavía ayer estaba ingresado Óscar, el teniente de 24 años que fue agredido en la madrugada del viernes en un bar de la localidad navarra, que celebra estos días sus fiestas, junto a un sargento y sus respectivas novias. Inmaculada, natural de un pueblo de Valencia, sigue con el susto en el cuerpo, aunque los médicos piensan que hoy mismo podría recibir el alta médica después haberse sometido a una operación por una fractura de tobillo. Pero tiene muy clara una cosa: «A mi hijo le han pegado por ser guardia civil. No hay ningún género de duda».

Inmaculada eleva el tono para rechazar por completo que fuese su hijo y su compañero los que iniciasen la pelea, tal y como sostienen desde el movimiento Ospa! de Altsasu, que hace campaña en contra de los Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La madre de Oscar tiene muy claro que su hijo no fue provocando a nadie. De hecho, aclara que su novia es de la localidad navarra y él había acudido a ese bar en otras ocasiones. Óscar -insiste- lleva un año viviendo en el pueblo y habían salido a tomar unas copas como dos parejas cualquiera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate