Diario Vasco

Uno de los guardias civiles agredidos en Navarra rescató a expresos de ETA atrapados en la nieve

Exterior del bar donde se produjo la agresión a los dos guardias civiles.
Exterior del bar donde se produjo la agresión a los dos guardias civiles. / JESÚS CASO
  • Se encuentra hospitalizado tras ser operado de un tobillo al ser golpeado junto a otro agente por radicales cuando se encontraban con sus parejas en un bar de Alsasua

El teniente de la Guardia Civil que ha sido agredido este sábado de madrugada en Alsasua (Navarra) por medio centenar de personas del «entorno radical abertzale» participó en las labores de rescate de expresos de ETA que solicitaron en marzo la ayuda del Instituto Armado cuando quedaron atrapados por una nevada.

El teniente se encuentra hospitalizado después de haber sido operado de un tobillo, según han informado fuentes de la Guardia Civil. Este agente fue agredido por medio centenar de personas cuando disfrutaba con otro sargento y las parejas de ambos de un momento de ocio en el bar Koxka de Alsasua. Los otros tres agredidos han sufrido policontusiones de carácter leve.

Dos personas han sido detenidas acusadas de un delito de lesiones por su relación con la brutal agresión ocurrida a las 4.55 horas en las inmediaciones de este bar. La pelea se originó después de que los guardias civiles fueran increpados al ser reconocidos como miembros de este Cuerpo. Los agentes pidieron la intervención de la Policía Foral, que ha abierto una investigación para identificar a todos los autores de un altercado por el que pueden ser acusados de un delito de atentado contra la autoridad.

Reacciones

El Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Alsasua han condenado estos hechos y sindicatos policiales y asociaciones de la Guardia Civil han recordado que no es la primera vez que ocurre. «Son constantes los actos vandálicos y de hostilidad ejercidos por el entorno abertzale contra miembros de las fuerzas de seguridad que, desde hace años, llevan soportando en dicha localidad insultos, amenazas, mofas o pintadas», ha denunciado la AUGC.

En señal de apoyo tras lo ocurrido, se han movilizado efectivos de la Policía navarra tanto de la comisaría de Alsasua como desde Pamplona, que han practicado las detenciones. Mientras, la Guardia Civil ha enviado este sábado a través de su cuenta de Twitter un mensaje de apoyo a los agentes atacados la pasada madrugada.

La AUGC, asociación mayoritaria, ha lamentado la «grave» agresión, que no considera casual porque «tiene detrás una larga lista de incidentes» contra las fuerzas de seguridad del Estado, «en una estrategia para que no tengan presencia en Navarra y País Vasco». «Contra estos actos que solo alientan el odio y el rechazo social hacia los guardias civiles y sus familias", afirma la asociación, que exige al Gobierno y al Ayuntamiento de Alsasua que "se actúe con firmeza, con todos los medios legales posibles, para no volver a tiempos que nadie quiere que se repitan».

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), por su parte, ha afirmado en un comunicado que los agentes «han sido salvajemente agredidos por aproximadamente 50 personas pertenecientes a la izquierda radical vasca al ser reconocidos como miembros de la Guardia Civil». «Una vez más los valientes gudaris, haciendo gala de una cobardía sin parangón, valiéndose de una superioridad manifiesta, se han lanzado cual jauría de perros rabiosos contra unos servidores públicos por el simple pecado de ser guardia civil», dice esta asociación, que muestra su «repulsa e indignación ante estas agresiones fruto del odio y el extremismo».

La UniónGC explica, por su parte, que a causa de la agresión el teniente de la Guardia Civil, que ha resultado el lesionado de más gravedad, tiene una fractura de tobillo. Esta asociación afirma que la agresión podría estar vinculada al movimiento denominado 'Ospa Eguna' (día de la huida), de la izquierda abertzale, para reclamar la expulsión de las fuerzas de seguridad del Estado del País Vasco y Navarra.

La APROG ha tildado de "cobardes" a los «muchachitos pseudoterroristas» que habrían agredido a los agentes «en manada, como hienas, embozados no vaya a ser que alguien les pueda reconocer y tengan que dar la cara». La asociación cree que su conduzca está encuadrada en el delito de odio y agradece a los agentes de las policías forales de Navarra, ya que gracias a su rápida intervención se evitó un mal incluso mayor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate