Diario Vasco

El panel de cata de Fraisoro valoró 570 muestras en 2016

El panel de cata del laboratorio que la Diputación Foral de Gipuzkoa tiene en Fraisoro es una las piezas clave en estos nuevos tiempos de la sidra. Por ahí pasan, para ser catadas y juzgadas, tanto las sidras que aspiran a llevar el marchamo de la denominación de origen Euskal Sagardoa como las que son candidatas al sello de calidad Gorenak. Los lotes que en Fraisoro no alcanzan una puntuación mínima pierden el derecho a llevar cualquiera de esos dos distintivos.

El panel está acreditado por la ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) desde 2014 y todos los años es auditado por este organismo.

Tiene una actividad incesante. El año pasado se cataron 570 muestras en un total de 112 sesiones de cata. En cada sesión participan cinco catadores y se prueban ocho sidras, de las que al menos una es muestra de control, con el fin de evaluar tanto al panel en conjunto como al catador.

Estas muestras de control, destinadas a poner a prueba la pericia de los catadores, pueden ser de diferentes tipos: muestras duplicadas de la misma sesión; muestra catada en una sesión anterior; o muestras con defecto o con una alta puntuación, que el catador debe identificar y dar la puntuación correspondiente.

En el festejo de ayer en Astigarraga estaban presentes el director del panel, Domingo Merino, y su colaboradora Agurtzane Andueza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate